RSS

LAS PAREJAS DE HECHO EN EL SEGURO DE VIDA

Aunque la evolución social ha ido favoreciendo gradualmente la equiparación legal entre casados y parejas de hecho, ambas modalidades tienen importantes diferencias jurídicas que afectan a diversos aspectos de la convivencia, tanto en el régimen económico y a efectos fiscales, como en los derechos laborales y sucesorios. Mientras que el Código Civil solo regula el matrimonio pero no las parejas de hecho, la jurisprudencia del Tribunal Supremo, en línea con el Tribunal Constitucional, ha precisado que la unión de hecho es una institución diferente de la de matrimonio, aunque ambas caen en el ámbito del Derecho de Familia. Incluso una sentencia del Tribunal Supremo de septiembre de 2005 advierte que “la unión de hecho está formada por personas que no quieren, en absoluto, contraer matrimonio con sus consecuencias”, lo que significa que, desde el punto de vista legal, matrimonio y pareja de hecho no son lo mismo ni tienen iguales derechos adquiridos. Además, al no existir una ley estatal que regule a nivel nacional las parejas de hecho y ser las propias Comunidades Autónomas las encargadas de establecer su legislación, sus derechos variarán sustancialmente dependiendo del lugar de residencia.

Teniendo en cuenta que en materia hereditaria no existe normativa estatal para las parejas de hecho y que a nivel autonómico cambia, ya que algunas Comunidades equiparan la pareja de hecho al cónyuge viudo, como País Vasco o Baleares, otras reconocen determinados derechos a la pareja sobreviviente, como Andalucía o Aragón y hay Comunidades que carecen de normativa hereditaria para las parejas de hecho, como Madrid, ¿afecta este hecho al cobro de las indemnizaciones de los seguros de vida? Si la pareja de hecho está designada nominalmente como beneficiaria del seguro de vida no habría problemas. Sin embargo si el seguro de vida tiene como beneficiarios legales a los herederos sin especificar ni concretar podría ser un inconveniente, incluso aunque el asegurado haya incluido a su pareja de hecho como heredera legal. A la hora de ser beneficiario de un seguro de vida, no es lo mismo ser cónyuge o pareja de hecho. Si el asegurado fallece sin hacer constar expresamente quien será beneficiario de su seguro de vida, ni de manera genérica, ni de manera expresa, los beneficiarios serán sus herederos. Esto es, primero el cónyuge superviviente casado legalmente con el asegurado, si este faltase, sus hijos, padres o hermanos en este orden.

Aunque una reciente sentencia del Tribunal Supremo, del 25 de noviembre de 2020, ha entendido que la voluntad del titular de un seguro de vida colectivo era la de favorecer la posición jurídica de la que fue su pareja de hecho al incluirla como heredera, anterior jurisprudencia había establecido que, si no aparece designada expresamente con nombre y apellidos como beneficiaria de la póliza, la pareja de hecho del fallecido no podrá cobrar el seguro aun cuando haya sido nombrada heredera del asegurado. Por lo tanto, y para evitar posibles futuros problemas, siempre es necesario designar en la póliza de vida a la pareja de hecho como beneficiaria de manera expresa, es decir, con nombres y apellidos. Si la póliza designa como beneficiario al cónyuge se está refiriendo únicamente a la persona con que hubiera contraído matrimonio el tomador del seguro y no a la pareja de hecho. Ello podría suponer que la aseguradora no la indemnice y su parte pase a otros beneficiarios.

Otro punto a tener en cuenta es que las parejas de hecho no pueden realizar la declaración de la Renta de forma conjunta, únicamente con la modalidad individual. Los matrimonios pueden elegir la modalidad de declaración que les resulte más ventajosa. Los seguros de vida cuentan con importantes reducciones fiscales en función del parentesco, ya que en las cantidades recibidas por beneficiarios de estas pólizas se podrá aplicar una reducción del 100% del importe del seguro, con el límite de 25.000 euros si el parentesco con el causante es el del cónyuge o pareja de hecho.

Por todos esto motivos, a la hora de contratar cualquier tipo de seguro de vida resulta imprescindible contar con el asesoramiento y ayuda que nos brinda una correduría de confianza, ya que nos indicará las coberturas y garantías necesarias para cada caso concreto, así como sus ventajas fiscales.

Fuentes: Tribunal Supremo, Agencia Tributaria y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , ,

¿CUBREN LOS SEGUROS PERSONALES LOS DAÑOS OCASIONADOS POR LAS NEVADAS?

Pasado el colapso que la borrasca Filomena, la gran nevada que ha teñido de blanco más de la mitad de España, ha supuesto tanto en pequeños núcleos urbanos como en grandes ciudades, ahora es el momento de valorar daños y comenzar con las reparaciones. Incontables árboles caídos, vehículos y edificios dañados, vuelos cancelados y lesiones provocadas por resbalones a causa del hielo han sido los ejemplos más comunes de la infinidad de incidencias que este gran temporal y sus bajas temperaturas han ocasionado. Pero llegados a este punto es normal que nos asalten dudas y cuestiones acerca de quién responderá por las indemnizaciones pertinentes: ¿Se harán cargo los seguros de los daños ocasionados por la nieve? ¿Son un riesgo extraordinario? ¿Será necesario acudir al Consorcio?

En primer lugar conviene aclarar que los daños que se hayan producido a causa directa de la nieve o por helada a consecuencia de la borrasca Filomena, no serán cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros, ya que no tienen la consideración de riesgo extraordinario, como si lo son las inundaciones, embates de mar, huracanes, terremotos, maremotos, erupción volcánica o caída de aerolitos. Sin embargo, sí indemnizará los daños derivados de la inundación por deshielo posterior o por fuertes vientos. Por este motivo serán las compañías aseguradoras quienes se harán cargo de los siniestros ocasionados por la nevada, siempre en el caso de que la póliza contratada contemple esta cobertura:

  • El seguro de vehículos cubrirá los daños provocados por nieve, hielo o granizo siempre que se tenga contratada una garantía por daños meteorológicos. Normalmente no se consideran los temporales de nieve como una exclusión en las condiciones de contratación y tampoco es necesario que se cumplan unos límites mínimos de cantidad para poder reclamar al seguro, a diferencia de otros fenómenos atmosféricos como el viento o la lluvia. Un automóvil que tenga contratada una póliza a terceros no estará cubierto ante ningún fenómeno natural, a excepción de que incluya de forma específica una cobertura de daños propios o que haya contratado de forma específica una ampliación de la póliza para incluir este tipo de daños.
  • En el caso del seguro de hogar, se hará cargo de los daños ocasionados por la nevada siempre que cuente con cobertura de fenómenos atmosféricos de daños por nieve, una garantía común en estos tipos de pólizas. Si los daños son provocados por una inundación que se haya producido por deshielo, el coste de daños lo asumirá el Consorcio de Compensación de Seguros siempre que se tenga contratado un seguro que incluya esta cobertura. Además, si cuenta con garantías de responsabilidad civil y defensa jurídica, el seguro de hogar se hará cargo de las indemnizaciones de las que se pueda resultar civilmente responsable, de daños corporales o materiales y perjuicios ocasionados a terceros, así como los costes judiciales y gastos que pudieran ser impuestos.
  • El seguro de accidentes, cubrirá las lesiones causadas por caídas accidentales en función a las garantías que se tengan contratadas en la póliza, asistencia sanitaria, incapacidad temporal o invalidez parcial o total. En la ciudad de Madrid a los tres días de producirse la nevada, las bajas temperaturas la convirtieron en pistas de patinaje con las consecuentes lesiones.
  • En los seguros de incapacidad temporal a causa de accidentes también estarán cubiertas las indemnizaciones por baja dictaminadas por un médico, hasta el límite diario de indemnización pactado en la póliza.
  • En los seguros de vida, tanto el fallecimiento como una invalidez total o profesional dará lugar a percibir la suma asegurada por los beneficiarios de la misma.

En resumidas cuentas, el sector asegurador, que se ha volcado para atender a los afectados por el temporal, estableciendo líneas especiales de atención a los afectados y activando sus protocolos de emergencia, cubrirá los daños ocasionados por la gran nevada si la póliza contratada cuenta con las coberturas necesarias. Por su parte, el Consorcio se ocupará de los siniestros ocasionados por el deshielo, si provoca inundación. No obstante, para que esto ocurra se debe tener previamente contratado seguro que incluya la cobertura por daños causados por fenómenos atmosféricos. En caso contrario ni siquiera el CCS se hará cargo de las reparaciones necesarias.

Por estos motivos, desde el Consejo General de Mediadores de Seguros se recomienda a todos los que hayan sufrido daños materiales o personales que acudan a sus mediadores para poder solventar estos siniestros de manera rápida y organizada. Estos procesos pueden convertirse en largos y complicados si no se cuenta con la ayuda profesional de una Correduría de Seguros que se encargue de representar los intereses del asegurado frente a la compañía aseguradora. Desde la Correduría José Silva os ofrecemos nuestros servicios que, además de un asesoramiento profesional, imparcial e independiente, incluyen un amplio servicio postventa realizado por un excelente equipo de profesionales que os brindará toda la información que podáis necesitar y ayuda en caso de que sufráis un siniestro.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

AYUDAS PARA UN VIUDO PRIMERIZO, IMPUESTO DE SUCESIONES EN EL SEGURO DE VIDA

A raíz de la lectura del blog Manual para un viudo primerizo, publicado por nuestro amigo Salvador Jiménez, observé la necesidad de resaltar la importancia del seguro, especialmente el de vida riesgo y ahorro como una fórmula para evitar “mal vender” el patrimonio y obtener liquidez, prácticamente inmediata, con ventajas fiscales para hacer frente a los gastos que se presentan después del fallecimiento de una persona allegada.

Conversamos sobre su experiencia y me sugirió que podría resultar de utilidad añadir algunos consejos para reducir el impacto económico que supone hacer frente al impuesto de sucesiones, utilizando algunos instrumentos que nosotros manejamos habitualmente. Entre las numerosas gestiones que tuvo que realizar y gastos a los que hizo frente, se quedó literalmente temblando. Para afrontar una situación similar a la suya nosotros recomendamos utilizar estos instrumentos de seguro.

El seguro de vida tiene un objetivo principal: asegurar un capital para cubrir las situaciones inesperadas y garantizar la tranquilidad económica a los beneficiarios. El beneficiario es la persona/s designadas por el Asegurado para recibir la prestación si ocurre su fallecimiento. Cualquier persona puede tener la condición de beneficiario de un seguro de vida, incluso las jurídicas, independientemente de que tenga relación de parentesco o no con el Asegurado. El seguro de vida es inembargable por parte de cualquier acreedor, incluidos otros herederos legítimos ¿Conoces alguna fórmula mejor de proteger a un beneficiario? Se puede renunciar a una herencia y sin embargo cobrar el seguro.

El seguro de ahorro, cuyo fin es acumular una cantidad determinada pensada para la jubilación, con ventajas fiscales, cuya cobertura de fallecimiento aporta liquidez en caso de necesidad. Los beneficiarios pueden ser designados de forma expresa, indicando nombre y cuantía o de forma genérica por relación de parentesco, cónyuge, hijos, padres, amigos, amigas. En caso de existir varios beneficiarios, la prestación se repartirá por partes iguales o mediante la distribución concreta designada por el Asegurado.

El seguro de vida no forma parte de la herencia, por tanto su cobro y prorrateo es libre a voluntad del Tomador del seguro o del Asegurado. El cobro del seguro de vida se hace por la vía contractual, independiente de la vía sucesoria utilizada para la herencia. Tampoco está afectado por la “legítima” y los herederos legitimarios no tienen nada que reclamar en caso de no estar incluidos entre los beneficiarios. El Tomador del seguro puede cambiar de beneficiarios siempre que quiera. Puede hacerlo mediante escrito dirigido a la aseguradora o al mediador de seguros solicitando el cambio; Utilizar el testamento para designar beneficiarios expresamente del seguro de vida o incluso en Últimas Voluntades ante testigos. Si el beneficiario es menor de edad, la prestación la cobra la persona que quede como tutor legal, se pueden dejar instrucciones sobre la administración de los bienes del menor, incluido quién será su administrador, no tiene porque coincidir con el tutor legal.

El seguro de vida evita “entrar en guerras” por el patrimonio o “mal vender” para liquidar los impuestos. También permite “favorecer” a una persona determinada. Todo ello de forma sencilla, económica y sin afectar al resto del patrimonio. Ayuda a enfrentarse a algunos problemas económicos.

El seguro de Vida tributa por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, su cuantía y bonificaciones varía en función de cada Comunidad Autónoma y tiene algo común, la reducción por parentesco. Ejemplo para la Comunidad Autónoma de Madrid:

  • Grupo I descendientes y adoptados menores de 21 años 16.000 euros, más 4.000 euros por cada año menor sin que la deducción pueda exceder de 48.000 euros.
  • Grupo II ídem de 21 o más años, cónyuges, ascendientes y adoptantes, 16.000 euros.
  • Grupo III adquisiciones por colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad, 8.000 euros.
  • Grupo IV: en las adquisiciones por colaterales de cuarto grado, grados más distantes y extraños, no habrá lugar a reducción.

Se aplicará, además de las que pudieran corresponder en función del grado de parentesco con el causante, una reducción de 55.000 euros a las personas que tengan la consideración legal de minusválidos, con un grado de discapacidad igual o superior al 33% e inferior al 65%, será de 153.000 euros para un grado de minusvalía igual o superior al 65 por 100 Con independencia de las reducciones anteriores, se aplicará una reducción del 100%, con un límite de 9.200 euros, a las cantidades percibidas por los beneficiarios de seguros sobre vida, cuando su parentesco con el contratante fallecido sea de cónyuge, ascendiente, descendiente, adoptante o adoptado.

En los seguros colectivos o contratados por las empresas a favor de sus empleados se estará al grado de parentesco entre el asegurado fallecido y beneficiario. La reducción será única por sujeto pasivo cualquiera que fuese el número de contratos de seguros de vida de los que sea beneficiario. La misma reducción será en todo caso aplicable a los seguros de vida que traigan causa en actos de terrorismo, así como en servicios prestados en misiones internacionales humanitarias o de paz de carácter público. Será aplicable una bonificación del 99% a los herederos de los grupos I y II en la cuota tributaria resultante. En conclusión los hijos menores de 21 años están muy favorecidos y conviene regularizar la relación de pareja a efectos fiscales.

¿Cómo se puede saber si soy beneficiario de un seguro de vida? En España existe un registro público de seguros de vida y accidentes al que se accede mediante un certificado de contratos de seguro de cobertura de fallecimiento. Es un servicio del Ministerio de Justicia disponible en el Registro de Seguros de Vida durante un período de 5 años desde la fecha de defunción.

Si quieres saber más sobre el asunto puedes consultar otros artículos en nuestro blog de seguros personales, como por ejemplo: “¿Qué tengo que hacer para cobrar un seguro?, “Motivos para no aceptar el seguro que me impone el banco.” o “No hipoteques a tus hijos con deudas fiscales.” También puedes dejar tu comentario o consulta, daremos respuesta a la misma. Si deseas asesoramiento sobre soluciones para tu caso en concreto solicita nuestra opinión en josilva@josilva.com o llamarnos al teléfono 915353009. Estaremos encantados de ayudarte.

 

Etiquetas: , , , , ,

¿QUÉ CUBREN LOS SEGUROS PERSONALES FRENTE AL CORONAVIRUS?

El sector asegurador es como el patito feo, hace bien su trabajo, pero los demás no le quieren. Dejando aparte actuaciones puntuales de algunas aseguradoras cuyo único mensaje que pueden trasladar a la sociedad es el precio, la gran mayoría dedican todos los esfuerzos a cumplir sus compromisos contractuales y se ocupan de dar buena protección a los ciudadanos.

La crisis ocasionada por el virus Covid-19 ha provocado que vivamos en un estado de alarma emocional continuo, agravado por los cambios de rutinas, actividades y hábitos de la vida en general debido a las medidas dispuestas, impuestas y autoimpuestas, para evitar contagios y hospitalizaciones con distintas reglas territoriales. Es comprensible que por momentos perdamos el control de la situación que nos ha tocado afrontar y nos sintamos inseguros o desprotegidos, es la llamada fatiga de pandemia, pero debemos ser conscientes de que estamos viviendo una situación temporal y que simplemente es necesario que la gestionemos de la mejor manera posible para volver cuanto antes a nuestras costumbres y con la mente en plena forma.

Esta epidemia nos está demostrando que somos una sociedad resistente, solidaria y resiliente, capaz de superar cualquier situación adversa. También nos enseña que no podemos descartar ningún escenario de riesgo y que por lo tanto debemos tomar todas las medidas de protección necesarias para cada situación. Estos cambios relacionados con el control de la incertidumbre y de la preocupación nos han llevado a interesarnos en mayor medida por la contratación de productos aseguradores que nos garanticen nuestra protección frente a diversos riesgos y nos permita afrontar el pago de siniestros mediante diversas soluciones, bien en forma de indemnizaciones, prestando servicios médicos privados o como producto de ahorro para el futuro. Estamos refiriéndonos a los denominados Seguros Personales, aquellos que cubren los riesgos que puedan llegar a afectar la integridad física, existencia o salud de la persona asegurada.

La llegada del segundo estado de alarma hace revivir en los consumidores diversas dudas en cuanto a las coberturas, límites o las medidas extraordinarias de este tipo de pólizas frente al coronavirus. Conviene aclarar que el sector asegurador, consciente de su importante papel para minimizar los riesgos y solventar problemas, mantiene su plena disponibilidad durante esta nueva etapa. Además, como ya ocurrió en el anterior estado de alarma decretado el pasado marzo, la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) reitera que las aseguradoras acordaron retirar de forma temporal la cláusula que contempla anular la póliza contratada en el caso de que el afectado lo haga por una enfermedad considerada pandemia, como es en este caso el coronavirus.

Por lo tanto, debe quedar claro que los seguros de salud facilitan el acceso a la atención médica a quienes muestran síntomas de una posible infección por coronavirus en los centros adscritos a sus cuadros asistenciales, ya que la asistencia sanitaria está garantizada para todos los clientes. Por su parte, los centros sanitarios privados están atendiendo a los enfermos y respetando en todo momento los protocolos que marcan las autoridades sanitarias en el tratamiento de posibles infectados y colaborando estrechamente con el sector sanitario público y los servicios de salud pública de las distintas comunidades autónomas con el fin de frenar la propagación de esta enfermedad.

En cuanto a los seguros de vida, siguen manteniendo hoy en día todas sus coberturas a pesar de la crisis sanitaria y las aseguradoras están indemnizando por fallecimiento por coronavirus y entregando las cantidades correspondientes a los beneficiarios que figuren en la póliza.

Los seguros de vehículos cubren todos los siniestros que tengan lugar durante este periodo, los seguros de viaje que incluyen la cobertura de libre desistimiento permite, asimismo, la cancelación de un viaje por cualquier causa a quienes lo hubieran contratado y los seguros de hogar continúan prestando todas sus coberturas con absoluta normalidad.

En estos tiempos los Seguros Personales son más que nunca sinónimo de tranquilidad, pero para conocer cuál es la póliza que más nos conviene con respecto a nuestras necesidades y particularidades es necesario que contemos con la colaboración de una correduría de seguros de confianza, es decir, un mediador especializado, independiente e imparcial, que nos recomendará los mejores productos, con todas las garantías profesionales y claridad en cláusulas y contratos. Saber interpretar las cláusulas de un contrato de seguro y cómo aplicarlas cuando surge el siniestro es una labor reservada a expertos, cuando das tu confianza a otros estás “jugando con fuego”.

Fuentes: UNESPA y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

CORONAVIRUS Y APORTACIONES DE LA SANIDAD PRIVADA

Observando los datos diarios de nuevos contagios e innumerables brotes a lo largo de toda la geografía de nuestro país, la cuestión de si nos hallamos ya ante una segunda oleada de la pandemia provocada por el temible virus Covid-19 parece confirmada. La situación empieza a ser de nuevo complicada, así se admite desde el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad y lo confirma el preocupante aumento en la presión hospitalaria. La gravedad del asunto es notoria, ya que una saturación en la sanidad pública no solo implica que no se pueda atender debidamente a los pacientes que se hayan contagiado, sino también a aquellos que por motivos ajenos al corononavirus, como por ejemplo una lumbalgia, una apendicitis o una operación quirúrgica normal, necesiten atención urgente.

¿Cuáles son las principales opciones para detectar el Covid-19?

  1. PCR-RT Es una prueba altamente sensible que arroja un bajo número de falsos negativos. Se debe realizar en un laboratorio de biología molecular y sus resultados se conocen en 24/48 horas.
  2. Prueba rápida de detección de antígeno. Se basa en la detección de proteínas de la capsula del virus, permite identificar pacientes contagiados dos días después de establecida la infección. Puede realizarse in situ y su resultado en 10/15 minutos.
  3. Prueba rápida de detección de anticuerpos. Basada en la detección de anticuerpos generados por el sistema inmunitario tras producirse el contagio. Se realiza in situ mediante muestra de sangre de la yema del dedo. Produce elevado número de falsos negativos. El resultado en 10/15 minutos.
  4. Prueba para detección de Anticuerpos específicos. Permite identificar pacientes infectados entre 4-8 días después de haberse producido el contagio. Puede dar lugar a falsos negativos. Se realiza en laboratorio, mediante muestra de sangre y el resultado depende de la agilidad del mismo.

Teniendo en cuenta que la Atención Primaria se encuentra al borde del colapso. La mayoría de los centros de salud españoles están desbordados debido a que a su ya saturada actividad diaria se suman ahora las llamadas de rastreo, la realización de las PCR y la ingente tramitación de bajas laborales. Mientras los médicos de familia están atendiendo una media diaria de 40 consultas telefónicas y unas 15 presenciales, una cada cinco minutos, numerosos pacientes se ven obligados a guardar largas colas en las puertas de los centros de salud debido a que nadie contesta a los teléfonos destinados a concertar citas médicas.

Si la atención primaria, el muro de contención necesario para que no se vuelva a producir una situación como la que vivimos el pasado mes de marzo, se encuentra en una situación extrema, los servicios de urgencias hospitalarias no son una excepción. Tanto es así que desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) alertan de que esta segunda oleada de la pandemia está llevando a las áreas de urgencias de los hospitales de nuevo al límite.

Ante esta actual situación de la sanidad pública de nuestro país es trascendental encontrar medidas que puedan aliviar la tensión que sufren los centros sanitarios y, al mismo tiempo, ofrecer una asistencia sanitaria inmediata, de calidad y confianza a los pacientes. Seguramente la solución se puede encontrar en la sanidad privada, ya que durante el transcurso de la primera oleada se ha reforzado en gran medida al invertir más de 13,5 millones de euros para la adquisición de equipos de protección individual, compra de respiradores adecuación de espacios y otras inversiones, como publica el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Idis). Además, aunque las pandemias suelen ser una de las exclusiones más comunes en las pólizas de salud, todo el sector asegurador se ha unido en esta crisis y ha garantizado la cobertura y la atención sanitaria a sus clientes en caso de que padezcan el Covid-19. Cabe recordar que en su momento el sector asegurador ya acordó medidas similares para luchar contra la gripe aviar o la porcina.

En estos tiempos, los seguros de salud son más que nunca sinónimo de tranquilidad, ya que nos garantizan una asistencia sanitaria cómoda, rápida y eficaz, así como los diagnósticos rápidos, tratamientos personalizados, analíticas inmediatas, pruebas sofisticadas y hospitalización sin demoras en cuanto lo necesitemos, evitando así listas de espera y colapsos en los servicios de urgencia. Pero para conocer cuál es la póliza que más nos conviene con respecto a nuestras necesidades y particularidades, es necesario que contemos con la colaboración de una correduría de seguros de confianza, es decir, un mediador especializado, independiente e imparcial, que nos recomendará las mejores pólizas de salud, con todas las garantías profesionales y claridad en cláusulas y contratos. Los seguros médicos de salud gozan de ventajas laborales y fiscales, consúltanos.

Fuentes: Ministerio de Sanidad y elaboración propia.

 
 

SI VOLVEMOS A ESTAR CONFINADOS, ¿QUÉ SEGUROS SON NECESARIOS?

Nunca te has considerado una persona pesimista, de esas que parecen complacerse aplicando un filtro negativo a cada situación que les ha tocado vivir. Esta percepción tuya está siendo plenamente verificada en el transcurso del 2020, año que aunque parezca empeñado en llevarse por delante nuestros planes, proyectos e ilusiones no ha logrado desanimarte ni ha conseguido que dejes de luchar por tus metas y objetivos. Tampoco crees que el alarmismo forme parte de tu carácter, hecho que has demostrado incluso en los días más oscuros de la pandemia, cuando has mantenido la calma y has tenido confianza en que todo iría a mejor. Sin embargo, las últimas jornadas de este periodo de nueva normalidad te están trasmitiendo amargos sentimientos de inquietud, intranquilidad y preocupación, quizás provocados por las continuas noticias de rebrotes e incremento de los casos de contagio, o por la irresponsabilidad de algunas personas con las que te cruzas por la calle, en tu trabajo o en tu Comunidad de Propietarios que ignoran las más básicas medidas de prevención recomendadas para vencer a este temido virus.

La crisis del coronavirus te ha hecho ser más prudente y previsor y te ha demostrado que no debes descartar ningún escenario de riesgo, al menos las estadísticas revelan ésta opinión en nuestro país, y quizás por estos motivos la idea de que se establezca un nuevo estado de alarma, que nos obligue otra vez a permanecer encerrados en nuestras viviendas, te parece cada vez menos descabellada. Te detienes por un momento y piensas en el pasado confinamiento: como improvisaste un pequeño despacho destinado al teletrabajo en el salón, la quemadura que se hizo tu pareja al sacar un bizcocho de chocolate del horno (por la cual necesitó ir a urgencias y casi una semana de curas), las goteras en el cuarto de baño a causa de una fuga en la tubería del vecino, la llamada de tu madre preocupada porque la pasada noche habían intentado entrar a robar en su peluquería…

Tu experiencia en el pasado confinamiento te ha enseñado que debes tomar todas las medidas de protección necesarias para esta situación, y por esa razón no dudas en coger tu teléfono y llamar a tu correduría de seguros de confianza, tienes su número y correo electrónico guardados desde hace tiempo en tu agenda. Te contestan con rapidez, se dirigen a ti por tu nombre y se preocupan en preguntar qué tal marcha tu negocio. Ese trato personal te aporta confianza y la seguridad de que has llamado al sitio correcto. Le expones tus preocupaciones sobre tu hogar, familia y trabajo en caso de que vuelva a producirse un nuevo estado de alarma, y al momento recibes toda la información que necesitas y un asesoramiento de calidad, sin coste alguno. Le agradeces sus servicios, os despedís cordialmente, guardas tu móvil y reanudas el paso. Te sientes como si te hubieses quitado un gran peso de encima.

Como te han recomendado desde la correduría, contratarás un ciberseguro para tu negocio e incluirás coberturas de ciberriesgo en el seguro multirriesgo de hogar que ya posees. También ampliarás tu seguro de salud incorporándole una garantía de asistencia en viaje que cubre los viajes nacionales y visitas a los países fronterizos con España y garantiza la asistencia médica y sanitaria, incluyendo la enfermedad por Covid-19. Por supuesto te quedas más tranquilo porque incorporas una indemnización diaria para el caso de enfermedad y hospitalización. Además recomendarás a tu madre que contrate para su peluquería un nuevo seguro multirriesgo para negocios que tiene unas excepcionales coberturas por robo, y también le preguntarás si tiene un buen seguro de alquiler para la vivienda que tiene arrendada en el centro, que cubra los posibles impagos de las rentas de sus inquilinos. ¡Ah!, y no te puedes olvidar al llegar a casa de hablarle a tu pareja sobre un seguro de protección jurídica familiar que puede interesarle por los problemas constantes que le ha acarreado su situación de ERTE, y comentarle la posibilidad de asegurar a Balú, vuestro perro, mediante una póliza para mascotas. Continuas caminando con la certeza de que hoy está siendo un día muy productivo.

Fuentes: elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

¿POR QUÉ NECESITAMOS LOS SEGUROS PERSONALES?

Hemos aprendido a ser más prudentes y previsores. La crisis del coronavirus nos ha enseñado una valiosa lección: que no podemos descartar ningún escenario de riesgo y que por lo tanto debemos tomar todas las medidas de protección necesarias para cada situación. Puede que nos aguarde una de las peores crisis de nuestra historia cuando aún no hemos conseguido salir completamente de la anterior, pero esta vez trataremos de hacer las cosas mejor, siendo más conscientes de nuestras debilidades y tomando todas las medidas de precaución necesarias ante los posibles riesgos que puedan aparecer en nuestro camino. La experiencia tras el impacto del Covid-19 nos ha mostrado que la seguridad es un valor esencial y que la salud es el bien más preciado que tenemos.

Nuestro mundo está sufriendo la peor pandemia que se ha conocido en un siglo y nuestro país ha sido duramente perjudicado por ella. A la preocupación que hemos vivido por la tragedia personal de las decenas de miles de compatriotas fallecidos y los cientos de miles de afectados, a los enormes esfuerzos que hemos realizado de manera ejemplar para respetar el confinamiento y las actuales normas de distanciamiento social, a la tensión que ha sufrido y sigue sufriendo nuestro tejido empresarial, a todo ello hay que sumar los desastrosos efectos económicos y sociales derivados de la crisis originada por el virus Covid-19. Sin embargo, a pesar de toda la angustia que hemos vivido y de la incertidumbre e inquietud que el coronavirus ha creado a nuestro alrededor, sabemos que nos hemos levantado siendo mas fuertes tras este duro golpe recibido. Esta epidemia nos ha demostrado que somos una sociedad resistente, solidaria y resiliente, capaz de superar cualquier situación adversa.

Todos estos cambios relacionados con el control de la incertidumbre y de la preocupación por los futuros riesgos marcan un nuevo rumbo del sector asegurador (compañías y mediadores), que durante las etapas más duras de la pandemia ha demostrado estar a la altura de las circunstancias, garantizando la asistencia a todos sus clientes y poniendo en marcha innovadores sistemas de atención y asistencia remota. Las aseguradoras, sabedoras de que el Covid-19 ha cambiado nuestra forma de trabajar, de relacionarnos y también de percibir los riesgos, ofrecen cada vez productos más especializados que cubren las nuevas necesidades de la población; los mediadores conocedores de que las personas necesitan ayuda en la búsqueda de esa protección, un bien de primera necesidad que le da más relevancia a los seguros personales que cubren los riesgos de fallecimiento, invalidez, hospitalización e incapacidad temporal.

Claros ejemplos de estas circunstancias son los cada vez más solicitados seguros de incapacidad temporal para autónomos, profesionales y empleados por cuenta ajena, que cuentan con las siguientes garantías:

  • Coberturas que corresponden a un seguro de asistencia sanitaria, que garantizan atención médica con los mejores profesionales y sin listas de espera.
  • Coberturas que corresponden a un seguro de enfermedad, que garantizan una indemnización en el caso de ingreso en un hospital.
  • Coberturas por parto.
  • Coberturas por invalidez permanente o absoluta.
  • Coberturas correspondientes a un seguro de decesos.

Por otra parte, cada día hay más interés por la contratación de seguros de salud para pymes o empresas, es decir, pólizas médicas colectivas que garantizan a los empleados, y en muchas ocasiones a sus familiares, una asistencia sanitaria cómoda, rápida, eficaz y personalizada, así como un amplio abanico de servicios, como por ejemplo medicina preventiva, consultas a especialistas, pruebas médicas, tratamientos, intervenciones quirúrgicas o hospitalización individual, entre otras.

También es importante señalar los seguros de vida, ya que se encargan de cubrir tanto contingencias ocasionadas por accidentes como por enfermedad. Se trata de una póliza que garantiza al asegurado un resarcimiento económico a favor de sus familiares directos o a aquellas personas a quienes quiera beneficiar en caso de fallecimiento o incluso su propia invalidez parcial, total o absoluta. Este tipo de seguros suele ofrecer cobertura adicional por el riesgo de quedar incapacitado para desarrollar una actividad profesional o laboral por culpa de un accidente o enfermedad.

En José Silva Correduría de Seguros estamos en continua evolución para adaptarnos a las nuevas necesidades de la sociedad y poder ofrecer las pólizas personales más innovadoras del mercado. Si tienes alguna consulta sobre éstos u otros seguros no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te asesoraremos o simplemente informaremos, tú eliges como deseas que te ayudemos.

 

Fuentes: elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

CUIDADOS Y NECESIDADES DE LAS MASCOTAS DURANTE LA CUARENTENA POR CORONAVIRUS

Más de 13 millones de mascotas conviven en nuestros hogares y Comunidades de Propietarios, de las cuales un 93% son perros. El actual estado de alarma a causa de Covid-19 ha confinado en sus casas a la mayoría de la población y también a sus animales domésticos en una cuarentena obligatoria y de duración desconocida, que puede incidir negativamente en la salud y el estado de ánimo de nuestros amigos peludos si no se siguen unas medidas básicas de protección y cuidado.

En primer lugar debemos señalar que aunque está permitido que los perros salgan a la calle, desde el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad informan que estos paseos deben ser lo más cortos posible y únicamente para que nuestra mascota haga sus necesidades fisiológicas. Antes de salir de casa debemos lavarnos las manos, y una vez en el exterior debemos ir en solitario, nunca socializar con otras personas y mantener a nuestra mascota siempre con correa y evitando el contacto con otros animales. Está prohibido realizar este paseo por jardines, parques públicos y otros espacios abiertos como el campo y la playa, y es obligatorio el uso de bolsas de plástico y agua con jabón para la recogida y limpieza de orines y excrementos. Una vez que volvamos a casa debemos limpiar las patas y el hocico de nuestra mascota con una toallita húmeda enjabonada o con agua y champú para mascotas, pero nunca se deben utilizar productos irritantes como el alcohol o agua con lejía. Debemos recalcar que el incumplimiento de alguna restricción nos puede acarrear multas de entre 100 y 30.000 €.

Como podemos comprobar, las salidas permitidas estos días no serán suficientes para que nuestros perros hagan el ejercicio necesario, por lo que es posible que se encuentren más inquietos y estresados de lo normal al no poder liberar toda su energía en la calle. Por este motivo es necesario que en nuestro hogar fomentemos el ejercicio físico de nuestra mascota, la exploración y el uso del olfato por medio de juegos. El entrenamiento también es un factor muy positivo para ellos, ya que repasar algunos comandos básicos, como sentarse o acostarse, o incluso enseñarles algunos trucos nuevos ayudarán a estimular su mente y favorecerán su concentración.

Otro aspecto muy importante es controlar su alimentación, ya que como no pueden realizar mucha actividad física es necesario que adopten una dieta justa y equilibrada que no contenga un extra de calorías innecesarias para esta situación de confinamiento. También debemos estar más pendientes de su estado de salud, observando los posibles cambios anímicos, comprobando si tiene el pelo sano, es decir, uniforme y sin pérdida excesiva y examinando sus dientes, encías y lengua con el fin de detectar placa e infecciones.

En el caso de que el animal necesite asistencia veterinaria, previamente debemos ponernos en contacto telefónico con su clínica habitual para evaluar el caso antes de acudir físicamente. Las clínicas veterinarias, como centro de servicios sanitarios de primera necesidad, permanecen abiertas para garantizar la salud de nuestras mascotas pero quedan restringidas las visitas a aquellas de carácter urgente y siempre atendiendo los protocolos de seguridad e higiene establecidos.

En cuanto a los seguros, siempre es recomendable (y obligatorio para algunas razas de perros) que contemos con la protección que nos brinda una póliza especializada en mascotas o un seguro de hogar multirriesgo con cobertura para animales domésticos. Pero debemos tener en cuenta que si durante esta época de cuarentena el dueño es hospitalizado será esencial que tenga contratado un seguro que cuente con una garantía de estancia del animal en una residencia o centro canino autorizado durante el periodo que dure su recuperación. Si tienes alguna duda o pregunta al respecto, te aconsejamos que te pongas en contacto con una correduría de confianza donde te asesoraran y te informarán sin coste alguno.

 

Fuentes: BOE, CCAES, portalveterinaria.com y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

¿DEBEMOS ALARMARNOS ANTE EL CORONAVIRUS?

¿DEBEMOS ALARMARNOS ANTE EL CORONAVIRUS?¿Es una pandemia u otra gripe más? No es de extrañar que la abrupta aparición y posterior propagación del coronavirus esté causando una creciente intranquilidad social a nivel mundial, ya que la información que nos llega a través de los medios de comunicación y las redes sociales parece el argumento de una película con temática catastrófica: de repente, sin saber cuál es su origen, un virus mortal que aparece en la ciudad china de Wuhan comienza a propagarse por el resto del mundo. El contagio se produce por mero contacto entre los seres humanos, por lo cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) decide declarar la emergencia internacional… Sin embargo, ante acontecimientos de este tipo, en lugar de inquietarnos sobremanera y tomar medidas desproporcionadas debemos ser cautelosos e informarnos concienzudamente sobre los riesgos y peligros que verdaderamente implica esta gran familia de virus que deben su nombre a su forma de corona.

Los coronavirus son un grupo de virus comunes que pueden infectar las vías aéreas: nariz, senos paranasales, garganta y pulmones, y que tienen como característica que se pueden transmitir entre animales y personas, es decir, son zoonóticos. La mayoría de las cepas conocidas no provocan especial preocupación, ya que causan síntomas leves, parecidos a los de un resfriado común, tanto es así que la gran mayoría de la población contraerá un coronavirus al menos una vez en la vida sin que le provoque problemas mayores que un malestar generalizado. Sin embargo, otras cepas como el actual coronavirus de Wuhan son mucho más peligrosas, ya que causan síntomas más graves como el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) que tiene una tasa superior de mortalidad, y por su fácil transmisión pueden convertirse en una pandemia.

En cuanto a los síntomas que se pueden relacionar con esta nueva cepa son muy variables, y van desde cuadros leves que se manifestarían con secreción nasal, estornudos, dolor muscular, tos seca y dolor muscular, hasta otros más graves que comprenderían fiebre, fatiga, falta de aliento y dificultades para respirar. Cuanto más fuerte y sano se encuentre el paciente, y por lo tanto más fuerte sea su sistema inmunitario, más posibilidades tendrá de recuperarse rápidamente. Por otro lado, los grupos de riesgo que incluyen a niños, personas mayores y personas que padecen enfermedades crónicas, cáncer o enfermedades pulmonares, tienen más riesgo de sufrir complicaciones. Al tratarse de un virus, no hay tratamiento específico, por lo cual solo se podrán aliviar los síntomas a base de analgésicos para paliar el dolor y antipiréticos para bajar la fiebre, y se deberá guardar reposo y mantenerse bien hidratado. Conviene también señalar que los pacientes nunca podrán ser tratados con antibióticos ya que estos medicamentos solo tienen efecto si la causa de una enfermedad es bacteriana, y no vírica como es este caso.

Si comparamos el coronavirus con otro virus tan conocido como el de la gripe podemos observar multitud de similitudes, como la sintomatología, el tratamiento y su capacidad de mutar constantemente, causa por la que año tras año debe variar la vacuna contra el virus de la influenza. El modo de transmisión es exactamente igual, ambos son virus respiratorios que se transmiten por el aire, por las microgotas que todos expulsamos al hablar o toser. Si cotejamos la mortalidad de estos dos tipos de virus obtendremos los siguientes resultados: solo durante la temporada 2018-2019, la gripe causó en España 490.000 casos y 6.300 muertes, según el Centro Nacional de Epidemiología. Por su parte, la denominada neumonía de Wuhan deja ya casi 60.000 casos en varios países del mundo y se han registrado 1.530 muertes (oficialmente). Con estos datos en la mano podríamos afirmar que a día de hoy sigue siendo más preocupante la gripe que el coronavirus, aunque siempre a expensas de lo que puedan dictaminar los acontecimientos y la evolución de esta nueva cepa.

En resumidas cuentas, con la información y los datos que manejamos en la actualidad, no debemos ser alarmistas ni estar intranquilos, aunque siempre es una buena idea apostar por la prevención que nos brinda la contratación de un buen seguro de salud, ya que nos garantizará una asistencia sanitaria cómoda, rápida y eficaz, así como los diagnósticos, tratamientos, analíticas, pruebas y hospitalización en cuanto los necesitemos. España es un país con una sanidad pública de altísimo nivel y universal, sin embargo quizá, al mismo tiempo, valores otros aspectos como la rapidez, la intimidad y el trato personalizado que puede aportar la medicina privada, especialmente si has elegido bien la opción que necesitas, con el respaldo profesional de un mediador de seguros.

No dudes en consultar con tu correduría de confianza si quieres obtener información sobre este u otro producto asegurador.

 

Fuentes: Organización mundial de la salud, Centro Nacional de Epidemiología y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

¿QUIÉN PAGA LOS DAÑOS OCASIONADOS EN MANIFESTACIONES?

El propósito fundamental de una manifestación es la transmisión pública de ideales, opiniones, intereses, problemáticas o reivindicaciones realizada por una parte de la población, constituyendo un cauce del principio democrático participativo. El artículo 21.1 de la Constitución española reconoce este derecho siempre que se haga de manera pacífica, y así queda reflejado en la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, Reguladora del Derecho de Reunión, que indica que sólo si existen razones fundadas de que puedan producirse alteraciones del orden público, con peligro para personas o bienes, podrá prohibirse una reunión o manifestación o, en su caso, proponer la modificación de la fecha, lugar, duración o itinerario.

Como venimos observando en las últimas semanas, en diversas manifestaciones se han producido numerosos disturbios y actos violentos contra bienes materiales, establecimientos, peatones o la policía, o incluso contra los mismos manifestantes, lo que está enturbiando este derecho fundamental y constitucional de manifestación, así como causando un alto grado de preocupación a la ciudadanía, que en muchos casos ha sufrido las consecuencias del vandalismo en sus negocios, vehículos o Comunidades de Propietarios.

Es normal que a la hora de reclamar la cuantía de estos destrozos perpetrados en manifestaciones violentas a bienes de nuestra propiedad nos asalten muchas cuestiones y dudas: ¿Quién paga los daños originados por vandalismo?, ¿A dónde debo dirigirme para reclamar?, ¿Se hará cargo el seguro?. La respuesta a estas cuestiones dependen del contexto en el que se haya producido el daño a un bien de nuestra propiedad, ya que cuando los actos vandálicos se realizan en grupo y con la intención de atentar contra el orden público, llegando a causar lesiones en las personas o daños materiales en los bienes y propiedades, estaríamos hablando de daños ocasionados por un tumulto popular, no de un hecho concreto y aislado, por lo que en este caso el seguro privado no es el encargado de indemnizar porque es una exclusión habitual en las pólizas de seguro. En estas ocasiones los destrozos a bienes privados como escaparates, negocios, ventanas, fachadas de edificios, coches, motos, etcétera, quedan cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Esta entidad, adscrita al Ministerio de Economía, tiene entre sus funciones cubrir riesgos extraordinarios, ya sean daños por catástrofes naturales (inundaciones, embates de mar, vientos fuertes, terremotos o tornados), como por actos violentos como terrorismo o tumultos.

Pero para que el Consorcio de Compensación de Seguros nos realice el pago de la indemnización por daños causados por tumulto en manifestaciones siempre será necesario que tengamos contratada una póliza con una aseguradora, que la prima del CCS esté pagada (figura en el recibo del seguro desglosada y es independiente de la prima neta a pagar por la cobertura del riesgo) y además concurran las circunstancias siguientes:

  • Que el riesgo extraordinario no esté amparado por la póliza de seguro emitida por la compañía de seguros.
  • Que, aún estando amparado, las obligaciones de la entidad aseguradora no pudieran ser cumplidas por declaración de estar en concurso judicialmente o por un procedimiento de liquidación intervenida o asumida por el Consorcio.

Siempre que se cumplan dichas condiciones, la solicitud de indemnización podrá ser realizada por el propio asegurado o, en su representación, su aseguradora o correduría de seguros (tiene capacidad de representación del Tomador y Asegurado), a través del teléfono gratuito 900 222 665 o en la página web del CCS, donde será necesario el DNI electrónico o un certificado electrónico para realizar esta gestión. Además habrá que aportar fotocopia de las condiciones generales, particulares y especiales de la póliza y el recibo de pago.

Distinta situación podemos encontrarnos si se trata de un caso puro de vandalismo, en cuyo supuesto los daños correrán directamente a cargo de la aseguradora. Por lo tanto debe quedarnos claro que en ambos casos, para estar protegidos de los daños que el vandalismo y los actos violentos, de las manifestaciones puedan ocasionar en nuestros bienes materiales debemos contar previamente con un seguro multirriesgo para nuestro negocio, hogar, automóvil o Comunidad de propietarios que disponga de cobertura para actos vandálicos y la prima del Consorcio esté abonada. Según las propias declaraciones del Director de Operaciones del Consorcio, sin duda la mejor solución es contar con la ayuda profesional de una correduría de seguros de confianza, que nos asesore y nos ayude a gestionar nuestras necesidades para percibir las indemnizaciones correspondiente, con todas las garantías profesionales y claridad en los contratos.

 

Fuentes: Constitución española, Boletín Oficial del Estado, Consorcio de Compensación de Seguros y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,