RSS

Archivos Mensuales: agosto 2013

Vivir tranquilo en el extranjero: seguro médico internacional

Menos mal que me advirtieron antes de irme a vivir a Inglaterra de contratar un seguro médico internacional. El desconocimiento que tenía sobre cómo funciona el tema de la sanidad en ese país, y también en España, me hizo creer que sólo con mi tarjeta sanitaria pública me bastaría para poder ir al médico en caso de emergencia. Tal fue la sorpresa, y a la vez la satisfacción porque ya lo llevaba contratado, que supuestamente en ese país para tener una cobertura médica se necesita estar trabajando y es la empresa la que paga la cobertura médica por ti. El hecho de mi ida a Inglaterra fue precisamente ese, mi pareja estaba viviendo allí y yo me fui a buscar trabajo porque en España la situación laboral para mí era cada vez más complicada. Sin embargo, y a pesar de no tener apenas recursos económicos, porque ya llevaba varios meses desempleada, empecé a buscar información en el mercado de los seguros médicos a nivel internacional, por estos valores que recibí en mi familia de ir siempre bien seguros cuando realizamos viajes de distancias más largas.

La cuestión fue que a los dos meses de estar allí y con la llegada del invierno, como cualquier español que está acostumbrado al buen clima de nuestra tierra, caí enferma con una infección de las vías respiratorias que me dejó en cama más de una semana. Claro, el seguro médico de mi pareja no cubría mi asistencia sanitaria, así que fui como una ciudadana inglesa más, y totalmente tranquila. Primero escogí un buen médico que me habían recomendado y, en un primer momento, no me atendieron muy bien en la clínica, hasta que mostré la tarjeta que me facilitaron al contratar el seguro, que por cierto muy bien recomendado por el Corredor de Seguros de mi familia. Me atendieron estupendamente y el tratamiento fue el adecuado, evitando que estuviese más días en cama. Después, la tramitación del papeleo ha sido de lo más sencillo, sin mareos ni complicaciones, sólo llame al número de teléfono que me facilitaron y me lo iban solucionando todo en el momento de manera amable.

Me siento muy satisfecha con el servicio que me habían prestado, porque otros amigos me habían comentado los numerosos problemas que habían tenido al acudir al médico en Inglaterra. Mi póliza incluía también servicios adicionales, como el odontólogo y el podólogo, que en este país resultan bastante caros.

Por eso, siempre que escucho o me comentan que alguien se va a vivir al extranjero, a cualquier lugar, les recomiendo de manera insistente que contraten este servicio, que se trata de una inversión muy pequeña y puede llegar a ser muy rentable, en comparación con lo que puede costarnos la asistencia médica. 

Anuncios
 

Etiquetas: , ,