RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2013

¿Es hurto o robo?

La contratación de un adecuado seguro de hogar nos aporta máxima tranquilidad en el caso de sufrir una apropiación indebida de objetos útiles y en alguna ocasión valiosos, desde el punto de vista  económico, no así ante el valor sentimental de estos, los cuáles en la mayoría de los casos son irremplazables, de ahí la importancia de tomar medidas preventivas. Al problema de la pérdida de nuestro enseres, se une, en ocasiones, la respuesta de las aseguradoras que rechazan las reclamaciones por robo o las rebajan porque en realidad el asegurado ha sido víctima de un hurto y no de un robo, dejándose al dañado ante la disyuntiva de aceptar lo ofrecido por la empresa de seguros  o no conformarse y requerir una mayor indemnización. Es por ello por lo que se crea una desconfianza generalizada de la ciudadanía ante las cláusulas de las pólizas de seguros, que ofrecen una cobertura en el caso de sufrir un siniestro por robo; sin embargo legal y contractualmente los conceptos de robo y hurto son diferentes, con consecuencias idénticas, no existiendo en la mayoría de los casos una relación equilibrada entre lo robado y la indemnización ofrecida, porque la póliza no estuvo correctamente concluida, por falta de asesoramiento profesional, quizá porque el asegurado sucumbió a los cantos de sirena de alguien que lo ofrecía barato.

Parece ser que la clave de la cuestión se encuentra pues en la diferencia entre hurto y robo, tal cual se definen en el Código Penal en sus artículos 234, 237 y 238, es decir si existe empleo de la fuerza o no. Sin embargo, estas definiciones son normativas, no coloquiales y no deben ser aplicadas a la hora de valorar las indemnizaciones por sustracciones, quedando estas cuestiones amparadas y definidas en la Ley del Contrato de Seguro, en la que en su artículo 50 hace referencia a sustracciones ilegítimas y en lo que cada Aseguradora  haya establecido en la propia póliza de seguro, con sumas diferentes, límites distintos, exclusiones y limitaciones, que finalmente es lo que importa porque una póliza de seguro es un contrato aceptado entre dos partes y pasados treinta días desde su emisión, sus cláusulas son definitivas. La valoración de hurto y robo de tipo penal sólo podría utilizarse mediante una reclamación ante la aseguradora en la vía jurisdiccional, al considerar la parte demandante que la solución que da la aseguradora no se ajusta a lo perdido por el afectado.

Por tanto, será el propio seguro de hogar el que identifique si se ha sido víctima de un robo, un hurto u otro tipo de sustracción y, en el mismo, aparecen definidos las cuantías de las indemnizaciones. Por la poca diferencia de precio que existe entre las diferentes pólizas multirriesgo de hogar ,es una temeridad no utilizar los servicios de una Correduría de Seguros para asesorarse previamente.

Anuncios
 

Etiquetas: , , ,