RSS

MOTIVOS PARA NO ACEPTAR EL SEGURO QUE ME IMPONE EL BANCO

11 Nov

firma hipoteca bancoEs un mensaje repetido hasta la saciedad: no es obligatorio suscribir ningún seguro con las hipotecas, pero sigue siendo cada vez más frecuente que las entidades financieras exijan, a quien pide un préstamo o línea de crédito, productos adicionales, entre ellos los seguros de vida y hogar, además donde el propio banco es el beneficiario, para garantizarse el cobro del préstamo, si fallece el deudor. Esta práctica está denunciada en todos los sitios posibles, pero, salvo algunas anecdóticas situaciones, ninguna administración ha puesto fin a estas prácticas abusivas para el consumidor que, además de soportar tal ignominia, tiene que enfrentarse a las consecuencias:

  • Para comenzar, el precio (la prima) del seguro suele ser más alta de la que se pagaría si se busca otro canal de distribución, como los Corredores de Seguros. Razones para éste encarecimiento hay muchas, pero la principal, es precisamente la falta de competencia por la imposición de la entidad financiera.
  • Muchas veces la “rebaja” en el tipo de interés que ofrecen las entidades financieras no compensa la diferencia del costo del seguro. El abuso, en algún caso que tuvimos ocasión de observar, fue el cargo de una prima única por el importe de todas las anualidades futuras.
  • Si el banco se constituye como beneficiario, en caso de fallecimiento del Asegurado, es él quien cobra la indemnización y cancela el préstamo. El Tomador y Asegurado pierden todo derecho sobre lo que pueda tener que pagar la Aseguradora.  Se pueden ver las consecuencias de una situación semejante en el terremoto de Lorca y cuyos desgarradores testimonios se publicaron en la prensa, por ejemplo en este artículo.
  • Los familiares de la persona fallecida no perciben la prestación del seguro, pero sí reciben la cancelación de la deuda por parte del banco y tienen que declararla en su Base General del IRPF (Impuesto de la Renta de Personas Físicas) como una ganancia patrimonial y tributar al tipo marginal. Se pueden visualizar ejemplos en la Agencia Tributaria.
  • El cónyuge superviviente queda liberado total o parcialmente  del pago de la deuda y debe incluir la ganancia en su Renta. Por ejemplo si fuese una hipoteca y la cantidad pendiente 200.000 euros, el viudo o viuda incluirá en su declaración una ganancia igual a la mitad de esa cantidad, pero no han recibido ni un euro. Esto en lenguaje castizo se denomina “ quedarse con el culo al aire”
  • Sin embargo si, como medida de previsión familiar, se contrata el seguro fuera del banco y el titular del préstamo (Tomador de la póliza), designa beneficiarios a su cónyuge o hijos, el capital correspondiente al seguro tributaría por el Impuesto de Sucesiones y se beneficiaria de la reducción prevista en la Ley, como mínimo de 9.195,49 euros y puede alcanzar una cifra mayor, en función a la Comunidad Autónoma en que resida; en algunas el cónyuge y los hijos apenas pagan impuestos.
  • En el seguro de daños, por ejemplo el seguro del hogar, tendremos situaciones tan peculiares como que el banco se pueda quedar la indemnización percibida por un incendio que dañó los muebles de cocina, a pesar de ser un contenido que no fue hipotecado, ni tampoco garantía del préstamo, pero  como le hemos nombrado beneficiario, es quien cobra. ¡! Te lo imaginas ¡¡
  • La conclusión es clara, NO SE DEBE CONTRATAR EL SEGURO CON EL BANCO y por supuesto NO SE LE DEBE NOMBRAR BENEFICIARIO.

¿Qué podemos hacer entonces?  Si el préstamo hipotecario ha sido titulizado, existe la obligación de asegurar el inmueble que sirve de garantía, pero se hace una Reserva de Dominio, que consiste en una cesión de derechos a favor de la entidad financiera, es decir un derecho preferente del banco sobre aquella parte de la indemnización sobre la que pueda tener algún tipo de privilegio legal (el Continente normalmente), pero mantenemos a los beneficiarios que libremente podemos elegir.

La cesión de derechos es mucho más limitada que la declaración de beneficiarios. Por ejemplo, en el seguro de hogar no tendría derechos sobre un daño parcial o que afecte al contenido. Por si alguien todavía tiene dudas sobre estos aspectos, la fuente legal se encuentra en el regulador, concretamente en este criterio del Servicio de Reclamaciones de la DGSyFP  cuya lectura es clarificadora; de lo que se trata es de garantizar que el dinero de la indemnización sirva para reparar o reconstruir la vivienda y no que se lo quede el banco.

Por éstas y otras razones, la asistencia profesional en seguros es imprescindible y el profesional más cualificado para dar asesoramiento y realizar un Análisis Objetivo, desde el interés del Asegurado, es la Correduría de Seguros. Con un seguro mal hecho, el consumidor o empresario se juegan mucho, es necesario que espabilen y comprendan que el fuego quema y plegarse a las exigencias bancarias no le resulta rentable.

 

Etiquetas: , , ,

Una respuesta a “MOTIVOS PARA NO ACEPTAR EL SEGURO QUE ME IMPONE EL BANCO

  1. Emilia Barros

    11 noviembre, 2015 at 21:20

    Ole, ole y ole…… mas claro agua. Muchas gracias

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: