RSS

Archivos Mensuales: junio 2016

Aseguramiento de urbanizaciones y complejos urbanísticos

mayor-incendio.jpg

El verano ya está aquí y las altas temperaturas propician la aparición de incendios que amenazan las urbanizaciones y constituyen un problema creciente con consecuencias sociales y económicas, afectan a las personas, a las propiedades y al entorno y los elementos comunes de una mancomunidad o complejo urbanístico, a veces escondidas entre masas forestales. Algunas son primeras residencias y otras se destinan a segunda o vacacional, y además presentan características especiales y distintas a las de los edificios en régimen de comunidad de propietarios. Por este motivo, los incendios que afectan a estas propiedades no encuentran fácil solución en los seguros multirriesgo estándar. El pasado 2015 el fuego alcanzó la puerta de las viviendas en alguno de los siniestros que se sucedieron por toda la geografía nacional, en los que las llamas alcanzaron en algunos casos los dos metros de altura. En España se vienen registrando en los últimos años intensidades pluviométricas elevadas, con inundaciones y crecidas repentinas, olas de calor y frío, graves sequías y temporales marítimos. En total, hay más de 800 municipios con peligro de incendio y otros fenómenos catastróficos, en zonas habitadas.

Vamos a identificar los elementos susceptibles de sufrir o causar daños:

  • Viales, generalmente calles, caminos, carreteras, aceras, veredas, árboles, maleza, setos ornamentales, zonas de maniobra en caso de atasco por pánico.
  • Iluminación, farolas, señalizadores.
  • Red eléctrica de suministro a los elementos comunes y privados, transformadores, acumuladores.
  • Red de energía, canalizaciones, tuberías, pozos, codos, depósitos, botellas, bombonas, placas solares, molinos, bombas de suministro, motores, calderas.
  • Zonas de ocio, praderas, campos deportivos, piscinas, salón social, gimnasio, videoclub, vestuarios, instalaciones de servicios explotadas por terceros ( panadería, bar, cafetería, guardería, peluquería, botiquín, clínica veterinaria, centro médico)
  • Redes de suministro y evacuación, agua potable, albercas, estanques de tormentas, lagos, ríos, atajeas, agua caliente, climatizadores, aparatos de aire, extracción de gases, bocas de incendio, extintores, carros de extinción, tratamiento de residuos,
  • Telecomunicaciones, antenas, repetidores, nodos, fibra óptica, telefonía, internet,videoportero, video-vigilancia, pararrayos,
  • Movilidad, bicicletas, ciclomotor, patinete, vehículo eléctrico, segadora, cortacésped, limpia-fondos, aspiradora, barredora, abrillantadora,
  • Seguridad, garita de vigilancia, sistemas de autoprotección.

Cada uno de los elementos o instalaciones identificadas anteriormente  es fuente generadora de riesgos, pero también es receptora de daños. En ambos supuestos, su reparación tendrá un coste, por eso a continuación elaboramos un mapa de riesgos para identificarlos, evaluarlos, minimizarlos o transferirlos a un tercero compañía aseguradora.

Cuando recibimos el encargo de aseguramiento de una urbanización o complejo urbanístico, comenzaremos por identificar las zonas con peligrosidad de incendio, áreas sensibles a catástrofes por la combinación de núcleo urbano y forestal, puntos de toma para la extinción por medios terrestres y aéreos, evacuación de personas… Además, es importante valorar la vulnerabilidad de cada propiedad por su ubicación y el potencial de destrucción de un fuego. Vigilamos especialmente los riesgos para la salud por acumulación de residuos, así como la contaminación accidental por fugas y escapes y la Contaminación medioambiental gradual de suelos, aguas, aire.

Los riesgos naturales

Nunca debemos perder de vista los riesgos naturales a los que puede estar expuesta una propiedad, como por ejemplo riesgo sísmico, volcánico o por radón, cuyo aseguramiento en nuestro país se realiza a través del Consorcio de Compensación de seguros para los primeros y auto seguro y medidas de prevención para el último.

Además, también existen otros riesgos como el de inundación, avenidas, derrumbes en zonas de acantilados o montaña, muros de contención, fallas geológicas, arcillas expansivas o lluvias torrenciales que arrastran piedras, cascotes y árboles o acumulación de nieve.

También tenemos en cuenta las posibles condiciones meteorológicas adversas, vías de acceso a la urbanización, tipología y densidad. En un incendio, la presencia de humo denso incrementa la confusión y entraña riesgo de accidentes por asfixia por tanto un buen plan de información y entrenamiento en colaboración con los bomberos de la zona ayuda a preparar a la población, entrenarles para situaciones de riesgo. Aconsejamos que las medidas de prevención abarquen a los elementos comunes y privativos, además todas las viviendas deberían de tener una adecuada cobertura de seguro y disponer de un plan de prevención y emergencia con soluciones prácticas.

En muchas urbanizaciones no está claro si el terreno es propiedad municipal o privada lo que impide el inicio de obras de reparación, en caso de siniestro. Con este Mapa de Riesgos, realizamos nuestro Análisis Objetivo que abarca un mínimo de 4 áreas :

  • Daños propios a las instalaciones Comunes.
  • Daños a terceros con origen en las instalaciones comunes. Siempre consideramos como terceros a los copropietarios, familiares, empleados, visitantes, proveedores y colindantes.
  • Protección Jurídica para organizar la Defensa o Reclamación de los Daños propios o a terceros y la relación con empresas de servicios y aseguradoras.
  • Protocolo de Gestión de Siniestros, organizamos una Hoja de Ruta con objeto de resolver con rapidez las incidencias en la Urbanización o Complejo Urbanístico.

A partir de los datos obtenidos presentamos distintas soluciones con aseguradoras muy solventes.

José Silva, director técnico de JOSE SILVA CORREDURIA DE SEGUROS.

Anuncios
 

¿Qué ocurre con la tarjeta sanitaria si viajamos al extranjero?

1403606788_408841_1403607919_noticia_normal.jpg

Desde el 2004, la Tarjeta Sanitaria Europea permite al beneficiario el acceso a los sistemas nacionales de salud en el Espacio Económico Europeo y Suiza en igualdad de condiciones con los asegurados del país al que se desplaza. Es decir, si el sistema público es de copago o reembolso, seremos atendidos de esta misma forma.

La posibilidad de mantener estas prestaciones en el extranjero tiene un límite de 90 días debido a que pasar más de 90 días fuera de España implica que se pasa a ser residente de ese país y el ciudadano debe solicitar la cobertura sanitaria del país que le acoja. Esta medida afecta sobre todo a ciudadanos en paro que viajan a otro país a buscar trabajo, si esa búsqueda de empleo se prolonga durante más de 90 días perderían su cobertura sanitaria. También afectaría a personas que realicen estudios no reglados en otro país. Si los estudios son reglados, como es el caso de las becas Erasmus, no perderían la tarjeta sanitaria transcurrido ese plazo.

En el caso de haber perdido la tarjeta sanitaria se puede recuperar al volver a España. Para hacerlo hay que acreditar estar trabajando como asalariado o autónomo, ser pensionista, cobrar una prestación o subsidio o haber agotado una prestación y estar dado de alta como demandante de empleo en una oficina de empleo. Alguna de las situaciones descritas pueden resultar imposibles de alcanzar por la débil situación económica de nuestro país.

Por último, es importante recordar que no es una alternativa al seguro de viaje ya que la tarjeta sanitaria:

  • No cubre la asistencia sanitaria privada ni costes tales como el vuelo de regreso a su país de origen o la pérdida o sustracción de sus pertenencias.
  • No cubre sus gastos si viaja con la finalidad expresa de recibir tratamiento médico.
  • No garantiza la gratuidad del servicio. Como los sistemas de asistencia sanitaria de cada país son diferentes, los servicios que en España son gratuitos pueden no serlo en otros.

De nuevo el seguro privado resuelve situaciones de riesgo por un precio absolutamente asequible a cualquier economía familiar porque por un euro al día se puede viajar tranquilo.

Fuente: arag.es y elaboración propia

 

Un seguro de viaje para estudiantes

estudiantes.jpg

Se acabó el curso y llega el momento de aprender un idioma, cursar un máster , explorar otras vías laborales, ante la situación económica de nuestro país o realizar prácticas laborales en empresas extranjeras son los motivos más frecuentes por los que muchos jóvenes realizan un desplazamiento temporal a otro país. Para este colectivo existen los seguros de viaje y seguros médicos para estudiantes, los cuales se pueden contratar normalmente por un periodo máximo de un año y pueden cubrir todos los aspectos que las embajadas y universidades solicitan como requisitos al asegurado dependiendo del destino. La cobertura de nuestro sistema público de salud o las pólizas médicas privadas dejan de dar cobertura a partir de los 90 días de estancia en el extranjero.

La cobertura principal y de gran utilidad en estos viajes es la de gastos médicos. Si el destino se encuentra en Europa hay que tener en cuenta que la tarjeta sanitaria europea sólo permite acudir a determinados centros y no cubre traslados ni gastos de repatriación. Precisamente por ello la suscripción de éste seguro se hace imprescindible para cubrir los gastos médicos y quirúrgicos, de hospitalización y farmacéuticos derivados de la enfermedad o accidente sufrido durante el viaje, y dependiendo de la modalidad de seguro también puede cubrir traslados al hospital o estancia del asegurado y un acompañante, gastos odontológicos, envío de medicamentos o servicio de traducción entre otras coberturas.

Además este tipo de seguro suele tener las mismas coberturas que las de un seguro de viaje normal:

  • Gastos de anulación, con la posibilidad de recuperar el dinero que haya invertido si no puede realizar su viaje por algún motivo contemplado en la póliza.
  • Interrupción del viaje, porque los imprevistos generan gastos y se vive al día.
  • Gastos por repatriación, en caso de tener que volver a casa de urgencia, los vuelos que no están previstos con mucha antelación son caros.
  • La pérdida o robo de equipaje.
  • Gastos de asistencia jurídica, cada vez resulta más complejo y costoso organizar una defensa jurídica fuera de nuestras fronteras
  • Responsabilidad civil privada, especialmente si el viaja comprende países anglosajones, EE.UU, Canadá o países poco desarrollados.
  • Indemnización por accidente, especialmente si previamente no se realizado una previsión personal o familiar.

Podemos encontrar también que algunas aseguradoras ofrecen coberturas muy específicas como la compensación económica en caso de que el medio de transporte utilizado sufra un retraso o una cancelación que le impida ir a clase.

Lo más importante para contratarlo es informarse antes de mudarse sobre la situación del país de destino y prever qué necesitaremos cubrir, ya que una vez allí pueden surgir percances en los que la forma de vida, de organización y el idioma supongan una barrera. Si vamos protegidos viviremos esta grata experiencia con la tranquilidad y el respaldo que proporciona un buen seguro.

Fuente: elaboración propia

 

Seguros de la vivienda deducibles en la declaración de la renta

seguro-hogar.jpgEstamos en período de renta y a la hora de hacer la declaración siempre nos asalta la duda de si se nos habrá olvidado incluir alguna deducción que nos permita reducir la factura fiscal. Es una cuestión importante, ya que puede suponer una diferencia que cambie el resultado de nuestra declaración en mayor o menor medida a nuestro favor. Ya sabemos que Hacienda somos todos, excepto algunos.

Algunos seguros pueden ser desgravables. La ley de IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) establece cuáles y cuándo son aplicables:

El seguro de hogar

En el caso de haber adquirido una vivienda, deducen los seguros de hogar vinculados a la contratación del crédito hipotecario que están condicionados a la concesión del préstamo .

Si has contratado una hipoteca, únicamente es obligatorio tener un seguro de hogar con la cobertura de daños, si la misma está titulizada (el único caso en el que este tipo de protección es obligatoria por ley). Según la ley de IRPF sólo es posible deducir de la parte de la prima de seguro que representa el seguro obligatorio que asegura la vivienda que es garantía de la hipoteca. No hay que dejarse engañar por las presiones que ejercen los empleados de banca.

El seguro de vida riesgo

El seguro de vida que está ligado a la hipoteca tiene la misma consideración que el resto de gastos originados por la compra de la casa que se incluirán en la declaración de la renta junto con el resto del dinero que hayamos destinado al pago de la casa.

Es decir, son deducibles los seguros que el banco impuso a la firma de la hipoteca y que están exclusivamente vinculados y conectados al préstamo hipotecario. Si se firmaron a la vez que la hipoteca y fueron preceptivos para su concesión, podrás desgravar por ellos en tu declaración. Sin embargo hay que tener presente que estos seguros son más caros que cuando se contratan libremente en el mercado asegurador, entre un 30 y un 70 % lo que puede anular la ventaja de la deducción fiscal.

Fuente: ahorrocapital.com y elaboración propia

 

Seguro de viaje para países en conflicto

soldado-museo-egipcioEl mundo es global en todos los aspectos y viajar forma parte de nuestra planificación cotidiana, especialmente con motivo de vacaciones, pero cada vez resulta más complicado elegir un destino seguro que no convierta el viaje en una pesadilla. Otras veces no es posible elegir el destino cuando se trata de  otro tipo de viajes, los de negocios, y debemos visitar países en conflicto.

Yemen, Nepal, Afganistán, República Centro africana, Guinea, Libia, Mali, Papúa- Nueva Guinea , Ruanda, Siria, Somalia, e Irak constituyen la lista de destinos más peligrosos, según el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, que actualiza periódicamente la información relativa a todos los países.

El gran riesgo actual está en el terrorismo. Exteriores señala 11 países a los que desaconseja viajar bajo cualquier circunstancia -Afganistán, Centroáfrica, Guinea, Libia, Mali, Yemen, Nepal, Papúa Nueva Guinea, Ruanda, Siria y Somalia- y otros 15 a los que desaconseja viajar salvo por razones de extrema necesidad -Irak, Arabia Saudi, Burundi, Chad, Congo-Kinhasa, Corea del Norte, Egipto, Eritrea, Guinez Bissau, Haiti, Niger, Nigeria, Pakistán, Sierra Leona y Sri Lanka-.

Otros riesgos que amenazan al turista y al viajero:

  • Los falsos policías, funcionarios o taxistas, dispuestos a robar e incluso a matar por algo de dinero, son un grave riesgo en algunos países.
  • En Burundi hay que tener cuidado con los cocodrilos e hipopótamos y en Rumanía con los perros salvajes y con no gritar en el bosque, para evitar que el ataque de un oso.
  • La homosexualidad, incluso en el ámbito privado, está duramente castigada en un buen número de países de África y Asia.
  • En Bolivia y Jamaica está penalizado el consumo de drogas blandas.
  • En China una persona puede estar detenida hasta 30 días sin necesidad de probarse su culpabilidad, y transcurrido ese plazo, puede ampliarse el tiempo de investigación hasta un máximo de 150 días.
  • Enfermedades como el ébola en África, el zika en Brasil (donde se celebrarán los Juegos Olímpicos en el mes de agosto) y el síndrome respiratorio por coronavirus en Oriente Próximo.

Para no tener sorpresas desagradables en nuestros desplazamientos , ya sean por negocios o placer, las autoridades actualizan periódicamente la información relativa a todos los países, con recomendaciones para viajar seguro, consejos prácticos relativos a cada destino (vacunas, costumbres, horarios) y numerosas sugerencias y observaciones.

Es importante preparar minuciosamente nuestro viaje, evitando al máximo los riesgos y las improvisaciones. Es muy recomendable facilitar a un familiar o amigo los datos del viaje que realicemos, y suscribir seguros de vida, accidentes y seguros de viajes,  nos pueden evitar numerosos problemas a nosotros y a los familiares o empresa.

Fuente: lagranepoca.com y elaboración propia