RSS

Consecuencias del fraude a los seguros

05 Nov

fraude.jpg

Ya hemos tratado en otras ocasiones el asunto de las estafas a las aseguradoras y cuál es el perfil y modo de actuar de estos defraudadores.  Sabemos, según el estudio anual de Unespa, la patronal del sector, que en 2014 hubo unos 413.000 fraudes, y esto supone un engaño a las aseguradoras cada minuto y 16 segundos, y unos 1.600 millones de euros de pérdidas, por lo que las compañías están invirtiendo muchos recursos en investigar y localizar esos casos de fraude.

El ramo o tipo de seguro que más intentos de fraude concentró en 2014 fue, como es habitual, el de autos, con más del 67%, seguido de multirriesgos (hogar, comercio y oficinas y comunidades), con más del 25% que fue también el que más creció y en ramos personales salud, accidentes y vida con más del 7%.  Sin ir más lejos, esta misma semana han sido detenidas 65 personas en Murcia por estafar a aseguradoras con accidentes simulados, una actividad que llevaban haciendo más de un año. El ‘modus operandi’, según elconfidencial.com, era el siguiente: ir con dos coches viejos a un polígono poco transitado y hacerlos chocar entre sí. Después, simular diversas lesiones con la ayuda de un médico cómplice, que les proporcionaba supuestos partes falsos, y de un abogado que les “asesoraba”. Con la coartada de la lesión y la fachada del coche dañado, presentaban un parte al seguro y se llevaban una suculenta indemnización, que variaba en función del daño elegido desde los 3.500 a los 17.500 euros. Al vecino que le había tocado ser parte “culpable” de la fingida colisión, se le daría en otro momento la oportunidad de ser afectado. Así la red se extendió hasta llegar a los 400 partes periciales presuntamente fraudulentos.

El captador de la organización era el responsable de la búsqueda de personas que se encontraban en una situación económica precaria para ofrecerles ganar dinero en pequeñas cantidades, y las clínicas médicas y de fisioterapia, algunas propiedad de los abogados de la trama o con vínculos económicos y/o personales con alguno de ellos, eran las que ofrecían el servicio sanitario y la cobertura documental.

Varias aseguradoras se han visto muy perjudicadas por este fraude, pero nos atañe a todos, ya que este tipo de trampas inciden en el coste final de todas las pólizas. En caso de descubrirse el fraude, las consecuencias para el defraudador podrían ser las siguientes:

– Rescisión de la póliza de seguro: Además será marcado internamente por su compañía y todas las compañías que trabajan en un sistema global de intercambio de datos de las personas fraudulentas. En el futuro pueden verse en serias dificultades para poder contratar una póliza de seguro de cualquier modalidad.

– Pérdida del derecho a la indemnización por el siniestro.

– Consecuencias penales: delito de estafa, con pena de cárcel.

– El fraude beneficia a unos pocos, perjudica a muchos.

Fuente: Medios sectoriales y elaboración propia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: