RSS

¿POR QUÉ DAR DE ALTA A MI NIÑERA O CUIDADOR?

11 Jul

Desde que la mujer está incorporada al mundo laboral por cuenta ajena o propia, la conciliación familiar precisa de ayuda externa altruista o remunerada. Si tenéis niños pequeños, seguro que en más de una ocasión habéis tenido que hacer uso de una niñera o “canguro”. Algunas familias también tienen a tiempo completo a sus cuidadores varios días a la semana, o incluso como internas. Aunque a veces no se considere como tal, es un trabajo reconocido, al igual que el de cualquier otro empleado del hogar, y por tanto debe darse de alta en la Seguridad Social por parte de las familias empleadoras. Esto tiene tres ventajas: el beneficio económico propio y de la sociedad, la seguridad en el hogar y los derechos del empleado.

Desde el punto de vista del beneficio económico, no todo el mundo sabe que se puede desgravar el 15% de la cuota fija de la Seguridad Social hasta un máximo de 250 euros, y es posible una reducción del 20% de la cotización de la Seguridad Social si se contrata a una persona que no hubiera estado dada de alta en el Régimen Especial de Empleados del Hogar a tiempo completo en 2011, pudiendo llegar dicha reducción hasta el 45% en el caso de las familias numerosas. Las familias están más seguras si tienen los papeles en regla. Actualmente, en España hay 700.000 empleados del hogar aproximadamente y de esos, solo el 60% están dados de alta en la Seguridad Social. Si esas personas cotizaran, el gobierno podría recaudar unos 640 millones de euros anuales, cantidad equivalente a la prestación por desempleo de 60.000 personas en un año.

Los empleados del hogar y entre ellos las niñeras, por supuesto hombres o mujeres, también tienen derechos: prestación sanitaria en caso de accidente, optar a una jubilación, cobrar prestación por baja por enfermedad o accidente, cobrar el salario mínimo interprofesional y derecho a vacaciones y descansos legales. Además de estos derechos regulados por ley, es muy recomendable que el seguro de hogar familiar incluya la garantía de responsabilidad civil familiar o general, para que cualquier daño causado por el empleado del hogar sea cubierto por el seguro (si no se incluye esta cobertura, sería el empleador quien tenga que hacerse cargo de cualquier desperfecto o accidente ocasionado por el empleado de hogar, mientras actúe siguiendo sus instrucciones o esté en su horario laboral).

Por último, queremos hablar de un caso cada vez más frecuente que también debe ser considerado: el de las “madres de día”, que acogen y cuidan a niños en el propio hogar del cuidador. En este caso es importante contar con un seguro de responsabilidad civil profesional, que cubre a la persona por los posibles daños causados a un tercero como consecuencia de una acción u omisión negligente durante el ejercicio de la actividad laboral. Si ya se cuenta con un seguro de hogar, se puede acudir a la correduría de seguros para ampliarlo y poder cubrir esta nueva actividad laboral sin tener que contratar un seguro nuevo.

En definitiva, tener todo en regla es una garantía de seguridad y una tranquilidad .Trabajar con niños es gratificante pero de alto riesgo.

Fuentes: cincodías.elpais.com y elaboración propia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: