RSS

Archivos Mensuales: marzo 2019

¿VAMOS IGUAL DE SEGUROS EN TAXI O VTC?

VAMOS IGUAL DE SEGUROS EN TAXI O VTCUn cliente nuestro sufrió unas lesiones cuando ocupaba un vehículo VTC que colisionó con otro taxi de forma casual. Ambos automóviles circulaban con pasajeros en su interior. Su duda es razonable porque el primero no tiene la condición de transporte público y el segundo la tiene. Las compañías de seguros contemplan como un riesgo agravado el uso del automóvil para transporte público y por lo tanto el propietario del vehículo paga una sobreprima por ello.

Aunque en este momento parece que los ánimos están más calmados, el presente año comenzó con duras movilizaciones y huelgas del sector del taxi en varias ciudades de nuestro país, en protesta por la “competencia desleal” que, a su juicio, representan las plataformas de empresas de vehículos de alquiler con conductor como Uber y Cabify . Si bien es cierto que de un tiempo a esta parte existe un conflicto entre taxistas y VTC, debemos recordar que ambos sectores estuvieron una larga temporada conviviendo de manera pacífica, y no fue hasta que estos últimos dejaron de operar de manera residual (prestando servicios para hoteles que contratan vehículos, novios que alquilan una limusina el día de su boda, personas que necesitan un coche fúnebre para un entierro…) y comenzaron a ofertar sus servicios a cualquier particular que necesitase un desplazamiento, cuando se originó el enfrentamiento que ahora todos conocemos. Esta irrupción de las VTC en un mercado tradicionalmente exclusivo del taxi provocó que ambos sectores entrasen en competencia directa y que las asociaciones de taxistas acusaran a estas empresas de ilegalidad en sus licencias, organizando por esta causa paros y movilizaciones que originaron grandes colapsos de tráfico y no pocos problemas de desplazamiento a los ciudadanos.

Sin embargo, al margen de los inconvenientes que estos hechos nos puedan originar, muchos de nosotros no conocemos las diferencias y similitudes existentes entre estos sectores que tanto están dando de que hablar últimamente. En primer lugar, debemos aclarar el significado de las siglas VTC, que hacen referencia a los vehículos de transporte con conductor o vehículos de turismo con conductor. En cuanto a su actividad, que es similar a la que desde siempre han empleado los chóferes y las limusinas, está basada en licencias que les dan la autorización de recoger pasajeros que pueden elegir tanto el punto de partida como el destino. Ello los diferencia de otros medios públicos de transporte con chófer, que suelen tener determinados puntos de recogida asignado y paradas concretas durante el trayecto, y al alquiler de vehículos, donde uno mismo es el conductor. Aunque según esta definición los taxis son también vehículos de transporte con conductor, se utiliza el término VTC para hablar del resto de servicios de vehículos con conductor diferentes al taxi. Otra característica de los VTC es que deben tener como distintivo una pegatina que siempre ha de ser visible desde el exterior del vehículo. El diseño de estas pegatinas depende de cada comunidad autónoma, y por ejemplo en Madrid, Valencia o Cataluña deben llevar el signo autonómico. Además, según la nueva Orden Ministerial PCI/810/2018, publicada el pasado julio, tanto taxis como VTC deberán poseer una matrícula trasera de color azul con los números y letras en color blanco.

Ahora que ya tenemos claras las similitudes entre taxis y vehículos VTC como Uber o Cabify , pasemos a las diferencias, que principalmente radican en el modo en el que se contratan y se cobran ambos servicios. Mientras los VTC poseen un servicio prepago y tarifas que se calculan antes de su contratación (variables según oferta y demanda mediante un algoritmo), los taxis tarifan por medio del taxímetro, un aparato de medida electrónico que calcula el importe a cobrar en relación a dos medidas: la distancia recorrida y el tiempo transcurrido. Cuando el taxi está parado, funciona por tiempo, cuando circula, funciona por kilómetros recorridos, y esta es la información que finalmente se convierte en la tarifa regulada por los Ayuntamientos o Comunidades Autónomas. Además, los taxis pueden ser contratados en vía pública (el típico gesto de levantar la mano), solicitados mediante una llamada telefónica o mediante aplicación móvil, mientras que los VTC no pueden buscar clientes en la calle, y únicamente pueden ser contratados a través de una aplicación móvil (con ella comenzó ésta guerra entre ambos servicios) en la que se estipulará el punto de recogida o llamada telefónica a su base.

En el caso comentado anteriormente estamos seguros de que el usuario del taxi tiene sus lesiones cubiertas, sin embargo el pasajero del VTC desconoce cual es el grado y alcance de su cobertura, salvo lo que establece la ley de Seguridad vial.

Lo que de momento sigue siendo una incógnita es cómo será la convivencia de ambos sistemas de movilidad en las ciudades, en los próximos años, y si conseguirán continuar coexistiendo . De lo que no tenemos duda es que el uso del vehículo privado seguirá siendo el gran pilar de movilidad para millones de usuarios, y el Seguro de automóvil una pieza fundamental para garantizar la seguridad de todos ellos. Si estás buscando un buen Seguro para tu coche o moto, o vas a renovar el que ya posees, te recomendamos que primero visites la Correduría Jose Silva, donde estudiarán tu caso particular para ofrecerte una póliza de seguros a tu medida y con todas las garantías profesionales.

Fuentes: dgt.es, boe.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , ,