RSS

Archivo de la categoría: plan de pensiones

CLAVES PARA AHORRAR DE CARA A LA JUBILACIÓN

CLAVES PARA AHORRAR DE CARA A LA JUBILACIÓNCuando nos referimos a ahorrar, los españoles compartimos los mismos objetivos: comprar una vivienda, cambiar de coche o realizar ese ansiado viaje que llevamos año tras año posponiendo, pero solemos olvidar un tema tan trascendental como es nuestra jubilación, bien por que todavía la apreciamos muy lejana, o por que los gastos del día a día nos impiden centrarnos en ella. Si bien es cierto que cuestiones como el aumento de la edad de jubilación, el cómputo de más años para el cálculo de la pensión y la precariedad del sistema público han generado en los últimos meses un aumento de la preocupación por nuestras futuras pensiones, la realidad es que en nuestro país la tasa de ahorro no ha dejado de descender desde el inicio de la recuperación económica, situándose muy por debajo de la media europea, y así queda reflejado en encuestas elaboradas por el Instituto Santa Lucia sobre “Jubilación y los Hábitos de Ahorro”, con datos como que ocho de cada diez españoles cree aconsejable ahorrar para la jubilación pero solo el 28% lo lleva a cabo.

Debemos ser conscientes que ahorrar para el futuro no es una opción sino una necesidad, y que si seguimos unos sencillas pautas conseguiremos vivir dignamente una vez abandonemos el mercado laboral:

Cuanto antes mejor: Una de las claves de cualquier estrategia de ahorro para lograr asegurarse un buen complemento a la pensión pública de jubilación es la anticipación. Debemos comenzar lo más pronto posible a guardar un porcentaje del sueldo mensual, aunque sea pequeño, ya que lo verdaderamente importante es empezar y adquirir el hábito y la constancia.

Regularidad: De poco sirve empezar a ahorrar tan pronto como se ingrese en el mercado laboral si falta constancia y disciplina, es mas conveniente aportar pequeñas cantidades de forma asidua que cantidades mayores de forma esporádica. Los seguros basan su éxito en la reinversión de los intereses, sin tener que tributar anualmente por las plusvalías.

Cuota: Los expertos recomiendan intentar ahorrar en torno a un 8 por ciento de los ingresos, pero debemos ser conscientes de que cuanto más tarde se comience, mayor deberá ser la cantidad de dinero destinada para poder asegurar una jubilación tranquila. Un millennials tendría que aportar 80 euros mensuales para vivir con dignidad cuando se jubile ¿ a qué es posible?

Motivación: Cuando todavía se ve muy lejana la llegada de la jubilación, resulta complicado apreciar la necesidad de ahorrar. Una forma sencilla de ayudarnos a cumplir nuestros objetivos es imaginarnos ahora cómo deseamos que sea nuestra vida una vez jubilados y ponerle cifras a esa forma de vida.

Inversión: Si se comienza a ahorrar a una edad temprana, y sobre todo si se hace con regularidad y perseverancia, llegará un momento en el que se dispondrá de un capital suficiente para invertir y así generar rentabilidad. Aunque existen numerosos productos para ello, destinados a distintos perfiles de ahorrador, sin duda los más recomendables son los planes de pensiones, que ofrecen un excelente tratamiento fiscal para el ahorro garantizado sin riesgo, y los seguros de inversión o jubilación, ideales para personas que desean un interés garantizado al ahorro que tenga como finalidad poseer en su jubilación un excelente complemento a la pensión de la Seguridad Social.

Queda claro que si deseamos tener una jubilación tranquila y sin complicaciones debemos ser precavidos y comenzar a ahorrar lo más pronto posible, de una manera regular y contando con una fórmula de ahorro de confianza. Para ello es necesario contar con un asesoramiento de calidad e independiente que ayude a planificar y llevar a cabo las medidas que garanticen alcanzar el objetivo planeado para nuestra jubilación. Acude a una Correduría de Seguros.

 

Fuentes: seg-social.es, institutossantalucia.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , ,

¿QUÉ ES LA JUBILACIÓN ACTIVA?

¿QUÉ ES LA JUBILACIÓN ACTIVA?Actualmente, una persona mayor de 65 años es una persona activa, socialmente conectada, habituada al uso de la tecnología, con múltiples aficiones, que se encuentra en buen estado de salud y posee una gran experiencia profesional, así como facilidad de compaginar vida familiar con laboral. Por todo ello, resulta lógico que todo jubilado que lo desee tenga la posibilidad de compatibilizar su pensión con un empleo, ya sea por cuenta propia o ajena, y así está establecido en el Real Decreto-Ley 5/2013, donde fue introducida la figura del pensionista activo, así como los requisitos que debe cumplir:

  • El acceso a la pensión deberá haber tenido lugar una vez cumplida la edad reglamentaria, no siendo admisibles jubilaciones acogidas a bonificaciones o anticipaciones de la edad.
  • Es necesario haber alcanzado la pensión máxima a la que pueda acceder cada trabajador.

El pensionista activo cobrará el 50 por ciento de la cuantía de la pensión que venía recibiendo, independientemente de la jornada que trabaje o la actividad que realice, aplicándose las revalorizaciones anuales correspondientes. Cuando se de por finalizada la actividad laboral se volverá a percibir la pensión de la jubilación integra, y no se modificará la pensión de jubilación por haber desarrollado actividad laboral. El trabajador cotizará a la Seguridad Social únicamente por incapacidad temporal y por contingencias profesionales, y además quedará sujeto a una cotización especial de solidaridad del 8 por ciento, no computable para las prestaciones.

Hay que tener en cuenta que a la figura del pensionista activo hay que sumar otras modalidades que ya existían con anterioridad y siguen manteniéndose tras la entrada en vigor del Real Decreto del 2013:

  • Jubilación Parcial: consiste en reducir la jornada laboral en los últimos años de vida laboral y cobrar proporcionalmente parte del sueldo y la pensión hasta jubilarse definitivamente.
  • Jubilación Flexible: permite compatibilizar la pensión ya reconocida, con la realización de un trabajo a tiempo parcial, dentro de los límites de jornada fijados, con carácter general, entre un 75% y un 25%.
  • Percibir la pensión y realizar trabajos por cuenta propia, cuyos ingresos anuales totales no superen el salario mínimo interprofesional, en cómputo anual.
  • Percibir la pensión y mantener la titularidad del negocio o establecimiento mercantil, siempre que no se lleve a cabo ningún trabajo que no sea el ejercicio de las funciones inherentes a dicha titularidad.

 

Vemos, por tanto, que es posible haber cumplido la edad ordinaria de jubilación y seguir trabajando, bien por cuenta ajena o propia, y al mismo tiempo recibir la pensión. ¿Te estás planteando esta posibilidad en tu futuro? Si es así, invertir ahora en un buen Plan de Pensiones te dará seguridad y tranquilidad. Para ello José Silva Correduría de Seguros te ofrece distintas alternativas, como son el Plan de previsión asegurado y plan de pensiones y el Seguro de inversión (medio y largo plazo) y seguro de jubilación, que sin duda nos harán disfrutar del mañana como merecemos.

Fuentes: seg-social.es, boe.es y elaboración propia.

 

 

Etiquetas: , ,

Ventajas del seguro para ahorrar frente a otros instrumentos de inversión

A la hora de preservar un capital, de cara a la jubilación o cualquier otro objetivo, puede optarse por un seguro de ahorro o plan de pensiones, o bien por instrumentos de inversión que ofrecen más rentabilidad.

Queremos hablar hoy sobre las ventajas que tiene el seguro de vida ahorro para este propósito. Partimos de la necesidad de preservar, proteger nuestro dinero, no generarlo, y para eso están diseñados los seguros, para proteger la integridad y el patrimonio de los riesgos que la vida y los negocios nos presentan.

Por eso, un seguro de vida o plan de pensiones no puede compararse con un instrumento de inversión, son productos diferentes. Y será lo más apropiado para acumular dinero, y poco a poco, reunir los recursos que nos permita realizar inversiones considerables (como comprar una vivienda) o destinarlo a nuestra jubilación.

Lo aconsejable será entonces ahorrar primero, y después invertir lo ahorrado para generar dinero. El seguro será el instrumento para echar a andar otros proyectos, de mayor riesgo y rendimiento, con la tranquilidad de saber que contamos con un soporte que nos hará fuertes en caso de que las cosas no resulten como esperamos.

Además de los seguros de ahorro tradicionales, los inversores conservadores podrán tener en cuenta dos tipos de productos como son los PPA (Planes de Previsión Asegurados) y PIAS (Planes Individuales de Ahorro Sistémico), que cuentan con ventajas fiscales que hay que tener presentes. En el caso de los PPA, son un instrumento de ahorro que garantiza un tipo de interés mínimo hasta su vencimiento y ofrece las mismas ventajas fiscales que los planes de pensiones: reducción de la base imponible del IRPF por el importe aportado. En el caso de los PIAS, priman fiscalmente que se mantenga la inversión en el largo plazo, y si se reembolsa el producto, en forma de renta vitalicia, las ganancias están exentas de impuestos.

Si quiere saber más sobre productos de ahorro e inversión, no dude en consultar con un asesor especializado y de confianza.

Fuente: elconfidencial.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , , , , ,

Cómo ahorrar para la jubilación

jubilados¿Un sueldo para toda la vida? Nosotros podemos explicarte la fórmula, y no, no es comprar muchos botes de café.

En esa fórmula se encuentran los planes de pensiones, o planes de previsión asegurado (PPA), y para poder elegir uno u otro o combinarlos te explicamos a continuación en qué consiste cada uno:

  • Plan de pensiones: es un fondo en el que se invierte conjuntamente con otros ahorradores (llamados partícipes) para acumular un ahorro. Dependiendo de la cantidad que se ponga corresponderá un trozo mayor o menor de ese fondo, dependiendo del resultado que den las inversiones.

Los denominado sistema individual son los que se  pueden adquirir como particular, y son de muchos tipos dependiendo del perfil inversor que se tenga: de renta fija, variable, mixtos, euro, internacionales, etc. Pero ninguno garantiza la devolución del capital invertido, es decir, se puede perder dinero con ellos. Si todavía te consideras joven, joven maduro o menos joven, te lo recomendamos.

  • El Plan de Previsión Asegurado: es un seguro de vida (el plan de pensiones no lo es), y dado que es un seguro, además de generar un ahorro para recuperar en el futuro ofrecen una indemnización adicional por fallecimiento o invalidez.

También se diferencia de los Planes de pensiones en que la ley obliga al PPA a ofrecer una garantía de tipo de interés a vencimiento, por lo que no puedes perder dinero con ellos, y como mínimo al jubilarte cobrarás lo aportado. Es ideal para cualquiera que piensa en ahorrar, no en invertir, especialmente si tienes un capital acumulado y quieres tenerlo asegurado, sin sobresaltos.

Como vemos son parecidos pero no iguales, aunque ambos son productos diseñados para quien desee ahorrar y procurarse unos ingresos en el momento de la jubilación, tienen ventajas fiscales, y son movilizables. De esta forma la mejor opción dependerá de la vocación inversora de cada uno, si estamos dispuestos a asumir riesgos y situarnos en el punto entre riesgo y rentabilidad que nos resulte más cómodo.

Es importante saber también que los dos son compatibles y se pueden adquirir a la vez, pudiendo traspasar en cualquier momento cantidades de plan de pensiones a un PPA, o viceversa, las veces que deseemos sin consecuencias fiscales. La aportación máxima permitida es de 8.000 euros y existen otros límites que pueden afectarte.

¿Cuál es tu perfil inversor? ¿Qué riesgo estás dispuesto a asumir? Si necesitas mas información para poder decidir estaremos encantados de asesorarte y poder darte la fórmula completa para asegurarte una jubilación tranquila. Ahora es el momento de hacer planes de verdad, ahora tienes la oportunidad de comenzar una buena acción, preparar un ahorro a medio plazo y contribuir a mejorar la estabilidad de nuestro país.

Fuente: estamos-seguros.es y elaboración propia

 

Etiquetas: , ,

Fiscalidad para el rescate de los planes de pensiones Renta 2015

En plena campaña de declaración de la Renta 2015, y teniendo en cuenta la cantidad de reformas fiscales que se aplican en este curso, vamos a centrarnos en aquellas que afectan al rescate de los planes de pensiones:

El Plan de Pensiones sigue siendo el mejor producto para combinar rentabilidad y fiscalidad, su rescate  tributa como un rendimiento del trabajo, es decir, como si se tratara de un salario. Esto quiere decir que los ingresos se computan en la base general para calcular el IRPF.  Las modificaciones fiscales realizadas tienen que ver tanto con la aportación, como con el rescate, y modifican las restricciones sobre la liquidez de los mismos y se benefician de la bajada de los tipos impositivos:

– El límite fiscal (lo máximo que podemos deducirnos), en 2014 era  10.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo o actividades económicas para menores de 50 años y 12.500 euros o el 50% de los rendimientos netos del trabajo o actividades económicas para mayores de 50 (la menor de las cantidades en ambos casos). A partir de 2015 la aportación máxima será 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo o actividades económicas independientemente de la edad (la menor de las cantidades).

– Para la declaración de la renta de 2015, los tipos van desde el 20%, para ingresos hasta 12.450 euros, hasta el 47%, para los ingresos que superen los 60.000 euros (puede ser más en algunas Comunidades Autónomas). El jubilado debe declarar los ingresos que cobra por la pensión pública, más el dinero que ha ido rescatando durante el año pasado de su plan de pensiones.

– Las aportaciones anteriores a 2006 que fuesen rescatadas en forma de capital (todo de golpe) tenían una reducción del 40%, que, a partir de 2015, se limita en el tiempo. Se han reducido los plazos para que los jubilados puedan seguir beneficiándose de esa ventaja, diferenciando en función de la edad de retiro:

  • Jubilados entre 2009 y 2014: tienen de plazo ocho ejercicios desde la fecha de su jubilación para rescatar el plan con este beneficio fiscal.
  • Jubilados antes de 2009: podrán aplicar la reducción del 40% si recuperan el dinero antes del 31 de diciembre de 2016.

Si tiene alguna duda sobre estas modificaciones en la declaración de la Renta que ha comenzado este mes de Abril no dude en contactar con su correduría de seguros para obtener información sobre este tipo de productos y otros seguros que desgravan en su Impuesto de la Renta de Personas Físicas.

Fuente: cincodias.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , ,

Necesidades y cuidados en la vejez

tercera edad vejezCuando hablamos de la vejez la concepción popular es de homogeneidad, de un estado de salud y calidad de vida degradados, pero la tercera edad se caracteriza en realidad por la heterogeneidad y las diferencias entre los individuos.  El aumento de la esperanza de vida ha hecho que se prolongue esta etapa y que cada vez haya más subgrupos con características y necesidades diferentes.  

Por eso cada subgrupo debe tener un tratamiento individualizado y centrado de manera íntegra en la persona. Teniendo esto en cuenta hablaremos de una serie de recomendaciones en  términos generales encaminadas a tener un estado de salud óptimo en esta etapa sin olvidar que hay que evaluar cada caso para adaptarlas en la práctica según características personales:

  • Ejercicio: Es importante que se realice diariamente ya que ayuda a tener buen estado de ánimo a través de liberación de endorfinas, siendo beneficioso para la parte cognitiva. El tipo de ejercicio tendrá que adaptarse para ayudar a mejorar el equilibrio, marcha y flexibilidad, dando mayor coordinación y estabilidad.El ejercicio puede generar alguna situación de riesgo que previamente identificada sea fácilmente controlado con pólizas de seguros de daños propios o a terceros.
  • Alimentación: La desnutrición y las enfermedades relacionadas con el sobrepeso (como la diabetes e hipertensión, por ejemplo) pueden evitarse con una alimentación equilibrada y una rutina de ejercicios físicos. Es frecuente que los mayores vayan perdiendo un poco el apetito unido, o por el contrario desarrollen una gran voracidad, lo que se explica en parte por los cambios hormonales.
  • Fomentar una vida socialmente activa: dotar de aquellos elementos necesarios para que ese desarrollo social se produzca y genere apoyo de calidad.  Las relaciones sociales pueden verse resentidas en ocasiones  por las limitaciones involucradas en diversas enfermedades. Un buen asesoramiento jurídico resulta necesario y por su bajo costo el seguro de Protección Jurídica es la solución más práctica.
  • Las bebidas alcohólicas de calidad y con moderación y evitar el tabaco.
  • Mantener un control médico regular y evitar la automedicación. El seguro de Salud o Enfermedad es una magnífica medida económica, para evitar gastos imprevistos.

Por otro lado en estas edades avanzadas algunas personas requieren una atención extraordinaria para enfrentarse solos al entorno que los rodea o una asistencia sanitaria diferente como resultado de la heterogeneidad que mencionábamos. Es recomendable informarse y planificar con anticipación las necesidades que cada individuo necesitará cubrir tras su jubilación y asegurar los medios necesarios para obtenerlos, normalmente con un seguro de jubilación o plan de pensiones que complementen a la prestación de jubilación del Estado que garantice un nivel de vida adecuado.

Fuente: informe21.com y elaboración propia

 

Etiquetas: ,

¿Qué significan las diferentes siglas en los productos de jubilación?

productos jubilaciónNos acercamos al cierre del ejercicio fiscal y es la mejor hora de hablar sobre productos de jubilación la nomenclatura nos puede despistar y saber qué podemos hacer realmente. Veamos qué tipos de planes de pensiones y planes de previsión existen, las siglas que los representan, y en qué consiste cada uno de ellos:

  • PPI (Plan de Pensiones Individual): da la posibilidad al cliente de ir realizando aportaciones periódicas, extraordinarias o únicas, en los plazos elegidos y desde pequeños importes con ventaja fiscal en origen: las aportaciones (hasta 8.000 euros) que en ellos se hacen, reducen los impuestos a pagar en la declaración anual de renta (IRPF).
  • PPA (Plan de Pensiones Asegurado): Se diferencian de los anteriores en que no juegan con la rentabilidad y el riesgo, garantizando una rentabilidad mínima para los inversores de perfil más conservador. El ahorro garantizado.
  • SIALP (Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo): También son conocidos como Planes 5 debido a que el número cinco determina muchas de sus condiciones financieras: se puede aportar a ellos hasta 5.000 euros al año, para tener ventajas fiscales (no pagar impuestos sobre las ganancias obtenidas), han de pasar cinco años y un día (pueden hacerse líquidos antes pero se pierden estos beneficios tributarios); y se garantiza como mínimo el 85% de la inversión (por tanto, se puede perder). La rentabilidad que hoy por hoy ofrecen se coloca en torno al 1%. Solo se puede contratar uno por entidad. El ahorro está garantizado más los rendimientos generados.
  • CIALP ( Cuenta individual de Ahorro a Largo Plazo): Es un depósito, son iguales que los anteriores pero comercializados por una entidad bancaria.
  • PIAS (Planes Individuales de Ahorro): con aportaciones anuales máximas de 8.000 euros (hasta 240.000 euros), no se pagarán impuestos (con variaciones en función de la edad) sobre sus rendimientos acumulados cuando se rescaten (en más de 5 años desde la primera aportación) en forma de renta vitalicia. Su rentabilidad tiene habitualmente dos componentes: un tipo de interés anual garantizado (hoy por hoy entre el 0,35% y el 1%) y un interés adicional, que está en función de los beneficios que obtiene la compañía que los comercializa. Es una estupenda forma de ahorrar para quien no desea reducir su base imponible en el IRPF.

Como lo ideal es complementar la jubilación percibida por la Seguridad Social combinando varios instrumentos de ahorro a largo plazo, ya explicamos en este otro artículo cuál es la mejor forma de hacerlo para cada perfil ahorrador, y como siempre lo más recomendable es dejarnos asesorar por una correduría.

Fuente: elpais.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , , , , , ,