RSS

¿ES RESPONSABLE EL TUTOR DE LOS DAÑOS QUE CAUSE UN MENOR?

¿ES RESPONSABLE EL TUTOR DE LOS DAÑOS QUE CAUSE UN MENOR?Padres, madres, responsables de custodia, custodia compartida, abuelos. Maestros, profesores, formadores, instructores. Los valores cívicos, el conjunto de conductas que se consideran positivas para el desarrollo de una comunidad, tienen la particularidad de que deben ser transmitidos a través de las generaciones para que el desarrollo de la sociedad sea continuo y positivo. Estos valores son necesarios para que los menores se formen como ciudadanos responsables, respetuosos y honestos, y por lo tanto han de ser inculcados por sus tutores, tanto de manera verbal como a través del ejemplo que se les brinda. La responsabilidad es uno de estos valores, y se refiere al cumplimiento de las obligaciones o el cuidado al tomar decisiones, pero este término se utiliza también para referirse al deber de responder ante un hecho. Todos tenemos la obligación de reparar el daño causado a otros, ya sea por culpa o negligencia, pero esta responsabilidad no se ciñe a responder de los actos propios, sino también de los que realicen aquellas personas que estén bajo nuestra tutela, y así lo establece el Código Civil:

  • “Los padres son responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda” (art. 1903.2).
  • “Los tutores lo son de los perjuicios causados por los menores o incapacitados que están bajo su autoridad y habitan en su compañía” (art. 1903.3).

El Código Civil describe de una forma algo obsoleta cuáles son las obligaciones del tutor: “debe comportarse con la diligencia de un buen padre de familia”. Este concepto hunde sus orígenes en el Derecho Romano, y, actualizándolo, obtenemos algo tan sencillo como que el tutor debe proporcionarle al menor todas las atenciones básicas necesarias y educarlo con una formación integral y unos valores correctos.

Los padres o tutores legales de un menor deberán de responder civilmente de los accidentes, gamberradas o incluso actos vandálicos que éste cause . Se trata de la denominada culpa propia de los progenitores por omisión de los deberes de vigilancia y control. Esta responsabilidad por culpa in vigilando tiene la particularidad de que obliga a los padres o tutores a ser los que acrediten las pruebas de que adoptaron todas las medidas de prudencia exigibles a fin de evitar que el menor cometiera el hecho ilícito, así como el fin de no dejar desatendidos a los perjudicados por los actos de éste. Por lo tanto, son los responsables del menor los que deben probar que el daño ocasionado no pudo evitarse aunque hayan obrado de manera diligente, conforme a las circunstancias concretas del caso y en particular de las personas, del tiempo y del lugar, algo que en la mayoría de los casos resulta muy complicado de demostrar. A veces el inocente uso de un patín, de una bicicleta, de un patinete eléctrico o de un dron de forma lúdica puede causar daños a terceros en las personas y en las cosas.

En los casos de separación o divorcio de los padres o tutores del menor, la responsabilidad no recaería sólo en el que le tuviese a su cuidado el día de los hechos, sino que sería solidaria de ambos, y el perjudicado tendría la capacidad de reclamar frente a los dos.

Conviene apuntar que la cobertura de estos riesgos no se suele contratar individualmente, sino que se concierta conjuntamente en un seguro global de responsabilidad civil familiar, o en pólizas de Seguros de hogar multiriesgo. No existen dos pólizas iguales, recuerda que si comparas precios, preocúpate de conocer en profundidad lo que contratas. Entre otras coberturas, estos seguros cubren distintos tipos de accidentes causados por los menores y la posible protección jurídica de sus tutores.

Si estás interesado en un seguro de este tipo o deseas tener más información no dudes en contactarnos en la Correduría de Seguros JOSÉ SILVA.

Fuentes: Código Civil y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

¿DEBEN LOS RESTAURANTES POSEER CARTA DE ALÉRGENOS?

¿DEBEN LOS RESTAURANTES POSEER CARTA DE ALÉRGENOS?El 30% de la población española padece algún tipo de enfermedad alérgica y en 20 años ese porcentaje se elevará al 50% . El simple contacto, ingestión o inhalación de un alérgeno podría provocarles desde reacciones leves como erupciones, urticarias, tos, diarrea o vómitos a reacciones graves o muy graves que van desde la dificultad respiratoria, asma, hipotensión, opresión torácica, palpitaciones o mareo, hasta un shock anafiláctico con riesgo de muerte.

Es un hecho contrastado que la mayoría de las reacciones alérgicas alimentarias ocurren fuera del hogar del afectado, y por ello desde el año 2015 se dispone tanto en el Reglamento Europeo 1169/2011 sobre información al consumidor, como en el texto del Real Decreto 126/2015, que establecimientos como bares, restaurantes, hospitales, comedores escolares, y comercios minoristas deberán poseer información detallada y por escrito sobre la presencia de algunos de los 14 alérgenos de declaración obligatoria en los alimentos no envasados que sirvan, así como conocer también las medidas necesarias para evitar contaminaciones cruzadas entre los distintos platos. Esta norma obliga a que el personal del establecimiento posea nociones sobre alergias e intolerancias alimenticias y conozca qué alimentos las producen, y al empresario el deber de implementar sistemas de información, como cartas de alérgenos, para no enfrentarse a sanciones que podrían oscilar entre los 5.000 y los 600.000 euros.

Desde la entrada en vigor de la Ley, los establecimientos se han ido adaptando a marchas forzadas, con poca formación, y en muchos casos incumpliéndola, alegando falta de información o capacidad para adaptarse a ella. Pero ésto no es excusa, ya que es obligación de los restaurantes y bares informar sobre los alérgenos al consumidor y conviene subrayar que esta información ha de ser detallada y clara. No es suficiente avisar de que todos los alimentos que se ofrecen en la carta pueden contener trazas de alguno de los 14 alérgenos.

Pero, ¿qué sucede cuando un consumidor sufre una reacción alérgica por comer un ingrediente al que es intolerante y éste no estaba indicado?. Podría reclamar la responsabilidad civil por los daños y perjuicios sufridos cuando la culpa no sea exclusiva de la víctima, pero no en el caso de que los empleados del establecimiento no hubieran podido prevenir el daño y por lo tanto, evitarlo, como por ejemplo cuando el cliente desconoce que es alérgico a un alimento o no informa de ello previamente.

El plazo para una reclamación de este tipo suele ser de 3 años, aunque puede variar dependiendo la comunidad autónoma donde haya ocurrido. Es recomendable denunciar ante sanidad, ya que cursará un informe, que puede ser un elemento probatorio de especial relevancia tanto en la reclamación extrajudicial como en la judicial. Como siguiente medida, conviene que trate de llegar a un acuerdo con el establecimiento por vía extrajudicial, si no se consiguiese se iniciará la vía judicial civil, donde el perjudicado deberá probar la relación de causalidad. Para ello, necesitará aportar con la reclamación un informe médico, un ticket o factura de la comida, testigos si los hubiese y el citado informe de sanidad.

En resumen, nos debe quedar claro que un establecimiento de hostelería tiene la obligación de informar precisa y detalladamente al cliente sobre la presencia de alérgenos en sus platos y el consumidor el derecho a la reclamación sino se le ofrece esta información o si sufre una reacción alérgica por la ingestión de un ingrediente no indicado. Para este tipo de reclamaciones siempre es aconsejable que el perjudicado posea un Seguro de protección jurídica familiar. En el caso del empresario, un Seguro de responsabilidad civil resulta imprescindible. No dudes en asesorarte en José Silva Correduría de Seguros si tienes alguna duda al respecto.

Fuentes: Boe.es, eur-lex.europa.eu, immunitasvera.org y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

RECLAMACIONES POR PRODUCTOS DEFECTUOSOS

RECLAMACIONES POR PRODUCTOS DEFECTUOSOS¿Recuerdas el problema de la batería explosiva del Samsung Galaxy Note 7? Supuso una auténtica crisis para la compañía, que se vio obligada a detener la producción del dispositivo y a pedir a sus clientes su devolución inmediata. Fue uno de los casos más sonados de retirada de producto de los últimos años, pero ni mucho menos el único, grandes empresas como Ikea, Mercadona, Johnson & Johnson, y un largo etcétera también se han visto implicadas en casos similares, algunos de los cuales incluso han generado gran alarma social y graves daños a la marca. Como consumidor debes saber cómo actuar ante un producto defectuoso, para poder así defender tus derechos y conocer cuáles son las posibles indemnizaciones que puedes reclamar. Un seguro de Protección Jurídica, por menos de 10 euros al mes, te resolverá los problemas legales.

El Real Decreto 1/2007, de 16 de noviembre define el producto defectuoso como “aquél que no ofrezca la seguridad que cabría legítimamente esperar, teniendo en cuenta todas las circunstancias y, especialmente, su presentación, el uso razonablemente previsible del mismo y el momento de su puesta en circulación”. También puntualiza que los defectos de seguridad podrán ser reclamados de manera independiente a la garantía frente al vendedor. Cualquier producto está sujeto a la garantía por fallos o defectos en su funcionamiento que son reclamables al establecimiento donde lo has adquirido, incluyendo los daños y perjuicios que de ellos pudieran derivarse. Sin embargo, los defectos de seguridad no se regulan por la normativa de garantías, sino por la normativa de productos defectuosos, en la que la reclamación debe dirigirse al fabricante o importador y no al establecimiento vendedor, siendo los plazos algo más amplios para reclamar. En estos casos, como consumidor debemos saber que tenemos derecho a solicitar la devolución del dinero, e incluso a reclamar por los daños que nos haya podido causar. Numerosas sentencias han condenado al pago de una indemnización al fabricante de un producto defectuoso por los daños producidos, generalmente lesiones físicas o enfermedades. El problema es que para lograr conseguir una indemnización se deberá demostrar primero, no sólo el defecto del producto y el daño sufrido, sino también la relación causa/efecto entre ambos, y esto no suele ser nada sencillo. Además, si el daño se ha producido por un mal uso de la víctima, ésta corre el riesgo de que la indemnización pueda reducirse o incluso puede perder el derecho a percibirla.

De acuerdo a la Ley de Consumidores y Usuarios Los plazos para reclamar son de 3 años desde que se produjo el daño. El vendedor o suministrador solo es responsable en caso de que el fabricante o importador no pueda ser identificado o si vendió el producto sabiendo que era defectuoso. En el caso de una retirada de producto, si no entregas el artículo defectuoso dentro de los plazos establecidos, deberás asumir tu responsabilidad en adelante y no tendrás derecho a posibles indemnizaciones por daños o lesiones causadas por su uso.

El Real Decreto 1/2007, de 16 de noviembre establece unos límites a la cuantía de la indemnización a raíz de los daños causados por un producto defectuoso:

  • Para hacer frente a los daños materiales ocasionados, se deducirá una franquicia de unos 390 euros.
  • La responsabilidad civil del productor por las lesiones o la muerte que hayan sido causadas por productos similares con el mismo defecto, tendrán como límite de indemnización unos 63 millones de euros.

Tus derechos como consumidor son, entre otros, una información correcta y adecuada, una protección frente a los riesgos que puedan afectar a tu salud o a tu seguridad y una indemnización de los daños y la reparación de los perjuicios que hayas podido sufrir. Las empresas tienen obligación de cumplir la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, así como de poseer un seguro responsabilidad civil que responda de su actuación y asuma el riesgo de indemnizar a terceros por los daños y perjuicios causados.

Fuentes: boe.es, legalitas.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

OBRAS Y REFORMAS EN UN PISO DE ALQUILER

OBRAS Y REFORMAS EN UN PISO DE ALQUILEREl mercado del alquiler vive su mejor momento. Cada vez son más los españoles que se decantan por esta modalidad de acceso a la vivienda y, del mismo modo, aumentan las cuestiones en torno a la política de obras o reformas en una vivienda arrendada: ¿puede un inquilino hacer reformas en una vivienda de alquiler?, ¿con cuánta antelación debe avisar el propietario a su inquilino en caso de querer hacer obras?, ¿son del inquilino las causadas por el desgaste en el uso ordinario?…

Siguiendo las pautas establecidas en la Ley de Arrendamientos Urbanos del 94 y en la Ley de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas del 2013, intentaremos aclarar estos asuntos, pero para ello debemos saber primero cuáles son los tipos de obra existentes:

  • Obras de conservación: son las obras de reparación necesarias para mantener la vivienda en un estado idóneo para que pueda ser habitada.
  • Obras de mejora: no son indispensables para el mantenimiento de la vivienda sino que únicamente aumentan la calidad y comodidad del inmueble y aquellas otras que con motivo de una disposición legal (rehabilitación del edificio, revocación de la fachada, etc.), han de ser realizadas en un plazo concreto que puede exigir que sea durante un contrato de arrendamiento.
  • Obras a cargo del inquilino: Son aquellas pequeñas reparaciones que exija la vivienda por el desgaste en el uso ordinario.

En el caso de las obras de conservación, el propietario está obligado a realizar las reparaciones necesarias para conservar la vivienda en condiciones habitables, siempre que el deterioro no sea responsabilidad del arrendatario y sin aumento de la renta al inquilino. Es obligación del arrendatario comunicar al arrendador, lo antes posible, la necesidad de llevarlas a cabo y si la obra supera los 20 días de duración, el propietario está obligado a disminuir el importe del alquiler al inquilino. Los daños a terceros a causa de las mismas (colindantes, vehículos aparcados, zonas comunes etc) son asegurables mediante una póliza de responsabilidad civil del promotor.

El arrendador debe notificar por escrito al inquilino con al menos tres meses de antelación en el caso de querer realizar obras de mejora, indicando la naturaleza de la reparación, la fecha de comienzo de obra, la duración y el coste previsto. El inquilino podrá negarse a la realización de las obras siempre y cuando pueda demostrar que no son justificables o que pueden ser pospuestas. Si decide soportarlas, tendrá derecho a una reducción en la renta proporcional a la parte de la vivienda que no esté disfrutando, así como a una indemnización de los gastos que las obras le puedan ocasionar. Conviene subrayar que el arrendador que realice las obras de mejora una vez transcurridos los tres primeros años de duración del contrato tendrá derecho a elevar la renta. La correspondiente subida del alquiler se producirá en el mes siguiente al de la finalización de las obras.

En el caso del inquilino, éste está autorizado a realizar algunas obras, sin necesidad de consentimiento del propietario. Son las obras urgentes de conservación, las pequeñas reparaciones o, incluso, las reformas de adaptación o acondicionamiento de la vivienda necesarias para convertirla en una vivienda accesible. Sólo en el caso de las obras que implican una modificación de los elementos estructurales de la vivienda el arrendatario necesitará del consentimiento previo y por escrito del arrendador. En éste caso suelen tener la calificación de “obra menor” y los daños a terceros (la propia vivienda, colindantes, etc) pueden estar amparados por el seguro multirriesgo hogar del inquilino.

Por último, quizás te interese saber que para todos los contratos de arrendamiento celebrados a partir del 6 de junio de 2013, la LAU establece en su artículo 17.5 que “podrá acordarse libremente por las partes que, durante un plazo establecido, la obligación del pago de la renta pueda reemplazarse total o parcialmente por el compromiso del arrendatario de reformar o rehabilitar el inmueble en los términos y condiciones pactadas”. Conviene aclarar que al finalizar el arrendamiento, el arrendatario no podrá pedir en ningún caso compensación adicional por el coste de las obras realizadas en el inmueble. El incumplimiento por parte del inquilino de estos términos “podrá ser causa de resolución del contrato de arrendamiento”, fija esta ley.

Si tanto eres arrendador como arrendatario de una vivienda y tienes planeado realizar obras de rehabilitación o reforma, es sumamente necesario que poseas un seguro todo riesgo rehabilitación, que te garantice el conjunto de los trabajos. No dudes en pedir asesoramiento en tu correduría de seguros de confianza y no aceptes de buen grado cualquier póliza que te proponga una entidad financiera.

Fuentes: Boe.es, idealista.com y elaboración propia.

 

VIVIENDA PARA PERSONA DEPENDIENTE

VIVIENDA  PARA PERSONA DEPENDIENTEEl hogar es nuestro refugio, ese lugar donde nos sentimos cómodos y protegidos. En nuestra casa pasamos la mayor parte del tiempo, en ella creamos nuestro propio ambiente y desarrollamos nuestras relaciones interpersonales más cercanas. Por eso, debemos garantizar la autonomía, la seguridad, la dignidad y el confort de las personas que viven en ella, y de quienes la visitan. Nuestros mayores, así como las personas con discapacidad, deben poseer una vivienda con las características adecuadas a su situación, es decir, que cumpla los requisitos de accesibilidad y usabilidad:

  • En primer lugar hay que tener en cuenta la entrada a la vivienda. Debe ser lo suficientemente ancha, a ambos lados de la puerta de acceso debe existir un espacio libre a nivel del suelo que permita inscribir un círculo de un diámetro de 1,50 m, para la maniobra de sillas de ruedas. Los tiradores de la puerta y el timbre deben ser manejables y no estar colocados a mucha altura. El seguro de Dependencia incluye una partida de gastos para adaptar la vivienda.
  • Ya en el interior de la vivienda, las estancias deben contar con entradas suficientemente amplias y puertas accesibles. Deben estar conectadas a través de pasillos anchos, que permitan la circulación de una persona con movilidad reducida o en silla de ruedas. Los enchufes y termostatos deben estar instalados a una altura adecuada y disponer de un piloto luminoso que permita localizarlos en la oscuridad. Por último conviene que las ventanas no invadan las áreas de circulación, no sean pesadas, que sean de fácil apertura y que las persianas sean motorizadas.
  • El baño debe poseer suelo antideslizante y se recomienda sustituir la bañera por el plato de ducha con barreras de apoyo. No deben existir elementos o mobiliario que obstaculice la aproximación frontal de una silla de ruedas al lavabo.
  • La distribución de los muebles de la cocina en forma de L permite tener siempre un punto de apoyo durante los desplazamientos. Se debe evaluar la iluminación, las condiciones de seguridad y la utilización de mandos a distancia para los electrodomésticos.
  • En el dormitorio se debe suprimir cualquier elemento que obstaculice la aproximación frontal de la silla a la mesilla, escritorio, armario, etc. Se debe garantizar la utilización del mobiliario a través de la instalación de adecuados cajones, tiradores, puertas, etc. También puede ser necesario instalar elementos que ayuden a la incorporación desde la cama.
  • El salón debe ser espacioso, sin mobiliario que obstaculice la movilidad de una silla de ruedas. Los aparatos eléctricos deben poseer mando a distancia.
  • Es altamente recomendable la instalación de sistemas de domótica en la vivienda, que permitan controlar los electrodomésticos y la iluminación mediante mandos a distancia, sensores del movimiento, de voz o de forma automática. Los daños eléctricos es una garantía opcional en los seguros de hogar muy recomendable en viviendas adaptadas.

En el caso de que la vivienda esté situada en un edificio comunitario, éste debe cumplir todas las normas de accesibilidad vigentes, establecidas en la Ley 15/1995 de límites al dominio sobre inmuebles para eliminar barreras arquitectónicas. Entre otras, éstas son:

– la existencia de rampas para evitar escalones,
– la correcta altura del videoportero automático, de los interruptores y del buzón,
– la accesibilidad de la puerta del portal,
– la existencia de ascensor,
– la correcta iluminación de sus zonas comunes, etc

Si estás planeando realizar reformas en tu vivienda con el propósito de adaptarla a las necesidades de una persona dependiente, seguro que te interesará conocer que desde comienzos del presente año puedes acogerte a las ayudas y subvenciones para la rehabilitación de viviendas enfocadas a la mejora de la eficiencia energética, la accesibilidad o la regeneración urbana, incluidas en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021.  Recuerda que antes de comenzar las obras que convertirán tu hogar en un lugar accesible, que garantice la autonomía y seguridad de cualquier persona que habite en ella, siempre es aconsejable poseer un seguro para la rehabilitación que cubra los gastos ocasionados por imprevistos propios de este tipo de obras. No dudes en pedir asesoramiento en tu correduría de seguros de confianza.

Fuentes: imserso.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , ,

NUEVAS AYUDAS PÚBLICAS PARA LA REHABILITACIÓN DE VIVIENDAS

NUEVAS AYUDAS PÚBLICAS PARA LA REHABILITACIÓN DE VIVIENDAS

La mejor inversión es mejorar la propia vivienda. La edad media de vida en España ya supera los 80 años de edad y nos gusta nuestra casa. Tanto los propietarios de viviendas unifamiliares como las Comunidades de Propietarios podrán acogerse a partir de este año a las ayudas y subvenciones para la rehabilitación de viviendas enfocadas a la mejora de la eficiencia energética, la accesibilidad o la regeneración urbana, incluidas en el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021. Las ayudas podrán aplicarse no solo a la fachada, exteriores y zonas comunes, sino también al interior de las viviendas del edificio y los principales requisitos que se deben cumplir son que la construcción no sea posterior a 1996 y que la residencia sea el domicilio habitual de sus propietarios o arrendatarios, siempre con un año de antelación al momento de solicitar la ayuda. En cuanto a los edificios, el 70% de su superficie debe estar sobre rasante y al menos el 50% de los pisos deben ser vivienda habitual. Cabe reseñar que es obligatorio presentar un Informe de Evaluación del Edificio o la ITE actualizada, el acuerdo en Junta de Propietarios y aportar el proyecto de las actuaciones a realizar.

En cuanto a la cuantía de las ayudas, el plan contempla unos límites, que el Gobierno ha fijado en 8.000 euros en el caso de los pisos y de 12.000 euros en el de las viviendas unifamiliares. En el caso de que el inmueble esté catalogado como un Bien de Interés Cultural (BIC), la ayuda sube otros 1.000 euros adicionales, mientras que se sitúa en 10 euros/m2 en el caso de las superficies de uso comercial.

Ante el escenario prometedor que se abre a la rehabilitación y para promover los criterios de sostenibilidad, dados los bajos índices de España en este tipo edificación frente a otros países europeos, el nuevo documento incluye importantes novedades, como que son subvencionables todas las actuaciones relacionadas con la mejora de la eficiencia energética de la vivienda:

  • Mejora de la envolvente térmica.
  • Instalación de sistemas de calefacción, refrigeración, producción de agua caliente sanitaria y ventilación para el acondicionamiento térmico, o el incremento de la eficiencia energética de los ya existentes.
  • Establecimiento de equipos de generación o que permitan la utilización de energías renovables.
  • Aplicación de mejoras que protejan del ruido.
  • Instalación de sistemas que contribuyan a reducir la contaminación interior del inmueble.

Debemos ser conscientes de que realizar este tipo de rehabilitación, además de contribuir al cuidado del medio ambiente, conlleva unas ventajas añadidas como son el ahorro en las facturas, el aumento del valor de la vivienda y que el inmueble reformado gana en seguridad y durabilidad.

Por último, cabe subrayar que las obras en viviendas unifamiliares no podrán exceder de los 12 meses desde la fecha de la concesión de la licencia municipal correspondiente y en el caso de los edificios, el plazo no podrá exceder de los 16 meses, aunque si afecta a más de 40 viviendas se puede ampliar el plazo a 18 meses. Es por ello que si decidimos solicitar alguna de estas subvenciones y realizar obras en nuestra vivienda o edificio, siempre es necesario poseer un seguro todo riesgo rehabilitación que nos proteja ante cualquier imprevisto que pueda mantener paralizado el proyecto.

Fuentes: fomento.gob.es y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , ,

COMO DETECTAR LA SUPLANTACIÓN DE IDENTIDAD EN INTERNET

COMO DETECTAR LA SUPLANTACIÓN DE IDENTIDAD EN INTERNET

Es un hecho: España ocupa el primer puesto en casos de suplantación o robo de identidad en la red, según la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), convirtiéndose así en el país de la Unión Europea con más víctimas. Según su informe, el 7% de los usuarios españoles de Internet ha sufrido el robo o abuso de datos personales o información privada durante los últimos 12 meses, una cifra que se sitúa por encima del 4% de media del resto de países del organismo comunitario. Estos datos también reflejan que una persona tarda una media de 5,4 meses en percatarse de que está siendo víctima de este tipo de delito.

Cada día generamos una cantidad ingente de información cuando enviamos y recibimos mensajes mediante aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp o Telegram, interactuamos con otros usuarios a través de redes sociales como Facebook o Twitter, o nos comunicamos por medio de servicios de correo electrónico como Gmail. Debemos tener claro que todos estos datos forman parte de nuestra intimidad y privacidad, están protegidos por la ley y cualquier intento de usurpación o espionaje por parte de un tercero, es un delito tipificado en el código penal (artículo 197) que puede ser castigado con penas de hasta cuatro años. Es un asunto muy serio, no son pocas las sentencias en las que se condena por espiar el móvil de otra persona, a través de aplicaciones espías para acceder a las conversaciones de WhatsApp, a los mensajes en el Messenger de Facebook o del correo electrónico, ya sea para conocer datos personales, curiosear, gastar una broma pesada o, directamente para suplantar una identidad en cualquier red social.

Para evitar esta posible vulneración de nuestra intimidad existen una serie de comprobaciones que podemos realizar en nuestros dispositivos para conocer si estamos siendo víctimas de alguno de estos delitos:

Aunque WhatsApp ha mejorado notablemente la seguridad en sus comunicaciones desde que introdujo el cifrado de extremo a extremo, nadie está a salvo de sufrir una intromisión o de que alguien pueda espiar nuestra conversaciones. Una manera sencilla de comprobación es activar las notificaciones de seguridad. Para ello, desde la misma aplicación accede a su menú principal y dirígete a Ajustes-Tu Cuenta-Seguridad y activa la opción Mostrar notificaciones de seguridad. La función de estos avisos es mostrarte variaciones de los códigos de seguridad, ya que estos son únicos en cada usuario y cualquier modificación (un cambio de dispositivo por ejemplo) te será notificado con un aviso tal y como se detalla en la ayuda de WhatsApp.

Facebook también tiene opciones para detectar si alguien está utilizando tu cuenta sin permiso. Despliega el menú de opciones y selecciona Configuración, en la pestaña de la izquierda debes elegir la opción Seguridad e inicio de sesión y allí encontrarás información útil como desde qué equipos y ubicación se ha iniciado sesión con tu cuenta, así como la configuración de opciones extra de seguridad. Entre estas opciones te recomendamos que elijas la opción Recibir alertas sobre inicios de sesión no reconocidos y así cada vez que alguien acceda a tu cuenta recibirás un correo electrónico o un mensaje a tu móvil. En caso de que confirmes tus sospechas, Facebook dispone de un servicio de denuncias en el que puedes alertar de lo que está pasando.

Si crees que alguien ha podido acceder a tu cuenta de Twitter sin permiso, puedes comprobarlo accediendo al menú Configuración y seleccionando la opción Seguridad y Privacidad. Una vez que lo hayas hecho mira en la pestaña de la izquierda y pincha en la penúltima opción Tus datos de Twitter. A partir de aquí puedes acceder a la información de los dispositivos desde los que se ha entrado en tu cuenta e incluso acceder a un historial de inicio de sesión. Al igual que Facebook, Twitter también dispone de un servicio de denuncias para alertar sobre posibles casos de suplantación de identidad.

Una sencilla forma de saber si alguien entró en tu cuenta de Gmail sin permiso es acceder a la opción de Información detallada en la que podrás comprobar desde qué dispositivos, conexiones, lugares y horas se han producido inicios de sesión en tu cuenta de Gmail. Para el resto de las cuentas de Google, siempre tienes la opción de My Activity que también te ofrece información de seguridad y dispositivos en cualquier cuenta vinculada, ya sea de Google+ o Youtube.

Recuerda que en Internet, el mejor sistema de seguridad eres tú mismo. Realiza estas comprobaciones habitualmente y en el caso de detectar un supuesto caso de suplantación o robo de identidad, informa con la máxima premura a la operadora correspondiente. La mejor solución para evitar las consecuencias no deseadas que pueden conllevar este tipo de malas prácticas es estar cubierto por un seguro de ciberriesgo, del que te podrán informar en tu correduría de seguros de confianza.

Fuentes: Eurostat, noticias jurídicas.com y elaboración propia.