RSS

Archivo de la etiqueta: Consorcio compensación de seguros

¿QUIÉN PAGA LOS DAÑOS OCASIONADOS EN MANIFESTACIONES?

El propósito fundamental de una manifestación es la transmisión pública de ideales, opiniones, intereses, problemáticas o reivindicaciones realizada por una parte de la población, constituyendo un cauce del principio democrático participativo. El artículo 21.1 de la Constitución española reconoce este derecho siempre que se haga de manera pacífica, y así queda reflejado en la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, Reguladora del Derecho de Reunión, que indica que sólo si existen razones fundadas de que puedan producirse alteraciones del orden público, con peligro para personas o bienes, podrá prohibirse una reunión o manifestación o, en su caso, proponer la modificación de la fecha, lugar, duración o itinerario.

Como venimos observando en las últimas semanas, en diversas manifestaciones se han producido numerosos disturbios y actos violentos contra bienes materiales, establecimientos, peatones o la policía, o incluso contra los mismos manifestantes, lo que está enturbiando este derecho fundamental y constitucional de manifestación, así como causando un alto grado de preocupación a la ciudadanía, que en muchos casos ha sufrido las consecuencias del vandalismo en sus negocios, vehículos o Comunidades de Propietarios.

Es normal que a la hora de reclamar la cuantía de estos destrozos perpetrados en manifestaciones violentas a bienes de nuestra propiedad nos asalten muchas cuestiones y dudas: ¿Quién paga los daños originados por vandalismo?, ¿A dónde debo dirigirme para reclamar?, ¿Se hará cargo el seguro?. La respuesta a estas cuestiones dependen del contexto en el que se haya producido el daño a un bien de nuestra propiedad, ya que cuando los actos vandálicos se realizan en grupo y con la intención de atentar contra el orden público, llegando a causar lesiones en las personas o daños materiales en los bienes y propiedades, estaríamos hablando de daños ocasionados por un tumulto popular, no de un hecho concreto y aislado, por lo que en este caso el seguro privado no es el encargado de indemnizar porque es una exclusión habitual en las pólizas de seguro. En estas ocasiones los destrozos a bienes privados como escaparates, negocios, ventanas, fachadas de edificios, coches, motos, etcétera, quedan cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Esta entidad, adscrita al Ministerio de Economía, tiene entre sus funciones cubrir riesgos extraordinarios, ya sean daños por catástrofes naturales (inundaciones, embates de mar, vientos fuertes, terremotos o tornados), como por actos violentos como terrorismo o tumultos.

Pero para que el Consorcio de Compensación de Seguros nos realice el pago de la indemnización por daños causados por tumulto en manifestaciones siempre será necesario que tengamos contratada una póliza con una aseguradora, que la prima del CCS esté pagada (figura en el recibo del seguro desglosada y es independiente de la prima neta a pagar por la cobertura del riesgo) y además concurran las circunstancias siguientes:

  • Que el riesgo extraordinario no esté amparado por la póliza de seguro emitida por la compañía de seguros.
  • Que, aún estando amparado, las obligaciones de la entidad aseguradora no pudieran ser cumplidas por declaración de estar en concurso judicialmente o por un procedimiento de liquidación intervenida o asumida por el Consorcio.

Siempre que se cumplan dichas condiciones, la solicitud de indemnización podrá ser realizada por el propio asegurado o, en su representación, su aseguradora o correduría de seguros (tiene capacidad de representación del Tomador y Asegurado), a través del teléfono gratuito 900 222 665 o en la página web del CCS, donde será necesario el DNI electrónico o un certificado electrónico para realizar esta gestión. Además habrá que aportar fotocopia de las condiciones generales, particulares y especiales de la póliza y el recibo de pago.

Distinta situación podemos encontrarnos si se trata de un caso puro de vandalismo, en cuyo supuesto los daños correrán directamente a cargo de la aseguradora. Por lo tanto debe quedarnos claro que en ambos casos, para estar protegidos de los daños que el vandalismo y los actos violentos, de las manifestaciones puedan ocasionar en nuestros bienes materiales debemos contar previamente con un seguro multirriesgo para nuestro negocio, hogar, automóvil o Comunidad de propietarios que disponga de cobertura para actos vandálicos y la prima del Consorcio esté abonada. Según las propias declaraciones del Director de Operaciones del Consorcio, sin duda la mejor solución es contar con la ayuda profesional de una correduría de seguros de confianza, que nos asesore y nos ayude a gestionar nuestras necesidades para percibir las indemnizaciones correspondiente, con todas las garantías profesionales y claridad en los contratos.

 

Fuentes: Constitución española, Boletín Oficial del Estado, Consorcio de Compensación de Seguros y elaboración propia.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Nueva cobertura del Consorcio de Compensación de Seguros también a vehículos que no estén asegurados a todo riesgo

siniestro cocheEn caso de catástrofe el Consorcio de Compensación de Seguros protegerá a todos los vehículos asegurados, independientemente del tipo de póliza de seguros que tengan, estén asegurados a todo riesgo o no. Esta iniciativa la recoge en un proyecto de Orden Ministerial aprobado el pasado 4 de noviembre, pero no entrará en vigor hasta el 1 de julio de 2016.

Los vehículos con un seguro más básico hasta ahora estaban desprotegidos ante supuestos extraordinarios como los efectos de las lluvias torrenciales, desbordamiento de ríos, granizo, terremotos, grandes temporales etc. Aunque a partir de ahora el consorcio se haga cargo de los daños causados por determinados supuestos de la naturaleza como ciclones, terremotos o inundaciones, también se pueden incluir al contratar el seguro de coche, para estar más protegidos.

Recordemos que el Consorcio es una entidad empresarial de naturaleza pública, dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda a través de la Dirección General de Seguros, que se hace cargo de los efectos derivados de acontecimientos político-sociales, como el terrorismo, responsabilidad civil de Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad del Estado y que no son asumidos por las aseguradoras privadas funcionando como asegurador directo. También ejerce labores de coaseguro y reaseguro en materias agrícolas, y funciona como asegurador subsidiario, fondo de garantía, entidad liquidadora, y realizador de planes de prevención.

Fuente: expansion.com y elaboración propia

 
 

Etiquetas:

Obligación de la aseguradora ante accidentes con clientes morosos implicados

accidente-traficoUna interpretación judicial afecta de nuevo a los contratos de seguros. Cuando hay impago por parte de un cliente en un seguro de responsabilidad civil, si se produce un accidente el Tribunal Supremo ha establecido el momento hasta el cual la compañía está obligada a asumir las indemnizaciones, que será hasta que la aseguradora haya notificado la resolución del contrato a su cliente. La sentencia del Tribunal Supremo fija como doctrina que para que la compañía quede liberada de la obligación de indemnizar al perjudicado es necesario que acredite haber enviado al tomador del seguro un correo certificado con acuse de recibo, “o por cualquier otro medio admitido en derecho”, por el que se notifique la resolución del contrato.

Esto siempre en el caso de que el asegurado no esté al corriente de pago de una póliza de seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor.

El fallo se refiere a un caso en el que el Consorcio de Compensación de Seguros  hizo frente a la indemnización porque la aseguradora del responsable consideró que la póliza que le cubría era nula por el impago de la prima.  El asegurado había suscrito con una compañía española, un contrato de una duración anual y pago fraccionado, que entró en vigor el 27 de abril de 2007 pero la aseguradora no pudo cobrar la primera prima por falta de fondos en la cuenta bancaria, un hecho que comunicó al Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA) para que diera de baja la póliza antes de que ocurriera el accidente que causó el litigio el 1 de agosto de ese año.

En este caso, la decisión adoptada en Pleno por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo rechaza un recurso interpuesto por la compañía aseguradora y confirma una sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra que condenó a esta entidad a pagar al Consorcio de Compensación de Seguros la indemnización de 369.062,34 euros abonada a los perjudicados por el accidente ocasionado.

Según la sentencia, la falta de pago de la primera prima antes de que ocurriera el siniestro “no libera al asegurador de su obligación de indemnizar”, sino que es necesario acreditar, frente a terceros además, “la comunicación dirigida al tomador del seguro, declarando resuelto y sin efecto alguno el contrato”, y que por lo tanto para resolver la póliza de seguro obligatorio no basta con acreditar la culpa del tomador en caso de impago de la prima. Con la lectura de la ley 50/1980 de Contrato de Seguro, resulta fácil deducir que la sentencia del Tribunal Supremo no resultaba necesaria, para quien sepa interpretarla, sin embargo la guerra de precios en esta modalidad y la banalización de algo tan serio como asegurar los riesgos de una máquina que puede matar, nos lleva a judicializar los asuntos.

Fuente: cuatro.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , , , ,