RSS

Archivo de la etiqueta: hipoteca

Conflictos que se pueden presentar en torno a los seguros de vida

seguro de vidaSegún datos sectoriales, el año pasado había más de 28 millones de seguros de vida contratados en España, la mayoría contratados por particulares de forma individual. Esta acertada decisión de adquirir un patrimonio, a bajo precio, como salvaguarda ante la incertidumbre, requiere tener en cuenta varias cuestiones a fin de evitar posibles conflictos en el momento de cobrar la póliza por parte de los beneficiarios.

Uno de los problemas más comunes de las demandas que se realizan  en España por esta cuestión surge cuando el particular se dirige al banco a pedir una hipoteca y éste impone la apertura del seguro de vida (suele ir ligada a una aseguradora vinculada al banco) como medida de garantía. La declaración de salud es uno de los numerosos documentos que se firman al momento y el único relevante y la clave de esta cuestión.

La declaración de salud del asegurado se firma en la misma oficina del banco, sin medios suficientes para acreditar que la versión del particular es cierta. En un contexto de ajetreo muy propicio para que se produzca cualquier clase de descuido, siendo el bancario quien valida la declaración de salud en lugar de un médico, y el Tomador/Asegurado apremiado por obtener el dinero del préstamo cuanto antes.

Pongamos como ejemplo un caso real: una señora se olvida de mencionar, o no le preguntan, que es portadora del virus de la hepatitis desde 1991 al firmar la hipoteca con la declaración de salud incluida. Nadie en la oficina del banco se ocupó de comprobar su historial de salud, y 10 años después le diagnosticaron un cáncer de hígado y falleció. Los herederos reclamaron que el seguro se hiciera cargo de la hipoteca y éste se negó alegando ocultación de información. Varios años después, el juzgado de primera instancia condenó a la aseguradora a pagar 78.000 euros a los reclamantes.

Como éste, otros muchos otros casos de conflictos, en los que las aseguradoras se amparan en la existencia de supuestos probados judicialmente con una voluntad defraudatoria evidente por parte del asegurado. La DGSFP (Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones) a través de su Servicio de Quejas y Reclamaciones emite veredictos no vinculantes, registró un total de 824 reclamaciones por seguros de vida en 2014, siendo algo más del 50% de los mismos favorables a las aseguradoras, por lo que hay un equilibrio entre ambas partes.

El problema es que en muchos de los conflictos los afectados no tienen el dinero suficiente como para costear un abogado que los defienda y el particular prefiere no asumir el riesgo. Por eso recordamos la importancia de firmar este tipo de pólizas informándonos debidamente, en un ambiente apropiado y preferiblemente contando con la asesoría de un corredor de seguros, para no tener que vernos en una situación como las anteriores en un futuro. El seguro de vida es algo muy serio y que no es fácil de cambiar cada año.

Fuente: economiadigital.es y elaboración propia

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

MOTIVOS PARA NO ACEPTAR EL SEGURO QUE ME IMPONE EL BANCO

firma hipoteca bancoEs un mensaje repetido hasta la saciedad: no es obligatorio suscribir ningún seguro con las hipotecas, pero sigue siendo cada vez más frecuente que las entidades financieras exijan, a quien pide un préstamo o línea de crédito, productos adicionales, entre ellos los seguros de vida y hogar, además donde el propio banco es el beneficiario, para garantizarse el cobro del préstamo, si fallece el deudor. Esta práctica está denunciada en todos los sitios posibles, pero, salvo algunas anecdóticas situaciones, ninguna administración ha puesto fin a estas prácticas abusivas para el consumidor que, además de soportar tal ignominia, tiene que enfrentarse a las consecuencias:

  • Para comenzar, el precio (la prima) del seguro suele ser más alta de la que se pagaría si se busca otro canal de distribución, como los Corredores de Seguros. Razones para éste encarecimiento hay muchas, pero la principal, es precisamente la falta de competencia por la imposición de la entidad financiera.
  • Muchas veces la “rebaja” en el tipo de interés que ofrecen las entidades financieras no compensa la diferencia del costo del seguro. El abuso, en algún caso que tuvimos ocasión de observar, fue el cargo de una prima única por el importe de todas las anualidades futuras.
  • Si el banco se constituye como beneficiario, en caso de fallecimiento del Asegurado, es él quien cobra la indemnización y cancela el préstamo. El Tomador y Asegurado pierden todo derecho sobre lo que pueda tener que pagar la Aseguradora.  Se pueden ver las consecuencias de una situación semejante en el terremoto de Lorca y cuyos desgarradores testimonios se publicaron en la prensa, por ejemplo en este artículo.
  • Los familiares de la persona fallecida no perciben la prestación del seguro, pero sí reciben la cancelación de la deuda por parte del banco y tienen que declararla en su Base General del IRPF (Impuesto de la Renta de Personas Físicas) como una ganancia patrimonial y tributar al tipo marginal. Se pueden visualizar ejemplos en la Agencia Tributaria.
  • El cónyuge superviviente queda liberado total o parcialmente  del pago de la deuda y debe incluir la ganancia en su Renta. Por ejemplo si fuese una hipoteca y la cantidad pendiente 200.000 euros, el viudo o viuda incluirá en su declaración una ganancia igual a la mitad de esa cantidad, pero no han recibido ni un euro. Esto en lenguaje castizo se denomina “ quedarse con el culo al aire”
  • Sin embargo si, como medida de previsión familiar, se contrata el seguro fuera del banco y el titular del préstamo (Tomador de la póliza), designa beneficiarios a su cónyuge o hijos, el capital correspondiente al seguro tributaría por el Impuesto de Sucesiones y se beneficiaria de la reducción prevista en la Ley, como mínimo de 9.195,49 euros y puede alcanzar una cifra mayor, en función a la Comunidad Autónoma en que resida; en algunas el cónyuge y los hijos apenas pagan impuestos.
  • En el seguro de daños, por ejemplo el seguro del hogar, tendremos situaciones tan peculiares como que el banco se pueda quedar la indemnización percibida por un incendio que dañó los muebles de cocina, a pesar de ser un contenido que no fue hipotecado, ni tampoco garantía del préstamo, pero  como le hemos nombrado beneficiario, es quien cobra. ¡! Te lo imaginas ¡¡
  • La conclusión es clara, NO SE DEBE CONTRATAR EL SEGURO CON EL BANCO y por supuesto NO SE LE DEBE NOMBRAR BENEFICIARIO.

¿Qué podemos hacer entonces?  Si el préstamo hipotecario ha sido titulizado, existe la obligación de asegurar el inmueble que sirve de garantía, pero se hace una Reserva de Dominio, que consiste en una cesión de derechos a favor de la entidad financiera, es decir un derecho preferente del banco sobre aquella parte de la indemnización sobre la que pueda tener algún tipo de privilegio legal (el Continente normalmente), pero mantenemos a los beneficiarios que libremente podemos elegir.

La cesión de derechos es mucho más limitada que la declaración de beneficiarios. Por ejemplo, en el seguro de hogar no tendría derechos sobre un daño parcial o que afecte al contenido. Por si alguien todavía tiene dudas sobre estos aspectos, la fuente legal se encuentra en el regulador, concretamente en este criterio del Servicio de Reclamaciones de la DGSyFP  cuya lectura es clarificadora; de lo que se trata es de garantizar que el dinero de la indemnización sirva para reparar o reconstruir la vivienda y no que se lo quede el banco.

Por éstas y otras razones, la asistencia profesional en seguros es imprescindible y el profesional más cualificado para dar asesoramiento y realizar un Análisis Objetivo, desde el interés del Asegurado, es la Correduría de Seguros. Con un seguro mal hecho, el consumidor o empresario se juegan mucho, es necesario que espabilen y comprendan que el fuego quema y plegarse a las exigencias bancarias no le resulta rentable.

 

Etiquetas: , , ,

¿Es obligatorio contratar un seguro para que me concedan una hipoteca o un crédito?

acuerdo-bancoA la hora de lanzarnos a solicitar un crédito o una hipoteca, hoy en día en cualquier banco al que nos dirijamos, su propuesta irá ligada a la contratación de un seguro pero, ¿realmente estamos obligados a contratarlos?

Gran parte de los usuarios que se hayan visto en esta situación responderán que sí, pero no estarán en lo correcto. La contratación de un seguro es siempre un ejercicio de responsabilidad, libre y voluntario, al que nadie puede ser obligado, excepto en casos muy puntuales que detallaremos a continuación.

Cuando se solicita un préstamo, lo más frecuente es la vinculación con seguros de vida y seguros de accidente, a pesar de que según la Ley 26/2006 de mediación de seguros y reaseguros privados, los mediadores privados no pueden imponer directa o indirectamente la contratación de ningún seguro. Incluso en caso de que se llegue a contratar, se tiene derecho a anular este seguro según la Ley 50/1980 del Contrato de Seguro, en un plazo de 31 días, sin que ello suponga penalización alguna. En caso de que se sobrepasara ese plazo, habría que estudiar los trámites de anulación según las condiciones estipuladas en cada seguro.

Si lo que estamos solicitando es una hipoteca, lo que nos van a proponer será un seguro de hogar, e igualmente no tenemos la obligación de contratarlo excepto en un solo caso: que la hipoteca sea titulizada, es decir, que se emitan bonos de esa hipoteca a terceros. Incluso en este caso se podría cuestionar si sería el banco, y no el consumidor, el que necesitaría un seguro para protegerse frente a terceros. En cambio si hablamos de una hipoteca no titulada, la conclusión vuelve a ser clara: no existe obligación de contratar ningún seguro para obtener la hipoteca.

Como decíamos al inicio, contratar un seguro debe ser una acción deliberada y voluntaria, nunca impuesta por un tercero, con traición y alevosía. Si estudiamos el mercado, adaptamos el seguro a nuestras necesidades y comparamos las prestaciones de las diferentes pólizas ayudados por una Correduría de Seguros, sin duda conseguiremos la opción más ventajosa, personalizada y competitiva del mercado. De los estudios comparativos realizados en el sector y propio análisis podemos afirmar que los seguros vinculados a préstamos o líneas de crédito que proponen las entidades financieras es un 35 % superior al precio medio sectorial. ¿ por qué entonces acepta usted unas condiciones que no le convienen? Son tiempos de cambio, usted también puede hacerlo y vivirlo.

Fuente: Cincodias.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , ,

El cliente frente a los seguros vinculados a hipotecas

El pasado 6 de marzo, la prensa informaba de las manifestaciones de Soledad Becerril, Defensora del Pueblo. En su informe anual de la institución, recomendaba que no se obligue al cliente a contratar un seguro cuando se suscribe una hipoteca y que, en cualquier caso, las pólizas deben ser redactadas con mayor claridad para evitar discrepancias de interpretación. También cuestiona la utilidad del Servicio de Reclamaciones, porque, aunque el supervisor les da la razón, esto “no constituye la base para incoar ningún expediente sancionador a entidad financiera alguna, por graves que sean las consecuencias”. Por eso, pone en duda la eficacia del Servicio de Reclamaciones del Banco de España. Aun cuando queda acreditada la mala práctica de un banco a un cliente, “no consigue ejercer la protección que pretende ante los clientes”, ya que no evita que los ciudadanos tengan que acudir a un procedimiento judicial o de arbitraje para ver reconocido su derecho, o desistir, dado el coste que supondría éste. También aquí se manifiesta lo injusto de las Tasas Judiciales y la necesidad de contratar un seguro de Protección Jurídica Familiar, a fín de que el Consumidor pueda disponer de alguna herramienta que le proteja de los abusos de las entidades financieras.

Cada vez más la Banca intermedia en la contratación de seguros con medios de presión,  a veces engaño o  fórmula de chantaje para obtener alguna financiación de consumo o línea de crédito, actuaciones reiteradamente denunciadas ante el Organismo Supervisor. Entonces, ¿cuál es la fórmula más fiable de contratar la mejor póliza en base a tus necesidades reales? Una Correduría de Seguros basa su asesoramiento en los siguientes pilares profesionales:

  1. Comparativa objetiva:seleccionan pólizas entre las aseguradoras de primer nivel que cuenten con las coberturas que, a su criterio de expertos, realmente necesitas, basando su recomendación en un equilibrio calidad-precio.
  1. Solvencia: dan soporte postventa tras la contratación de la póliza, en el momento vital de un seguro, cuando ocurre el siniestro y el consumidor necesita consejo, cercanía y apoyo profesional ante la apabullante superioridad de la Compañía de Seguros.
 

Etiquetas: , ,