RSS

Archivo de la etiqueta: PPI

¿Qué significan las diferentes siglas en los productos de jubilación?

productos jubilaciónNos acercamos al cierre del ejercicio fiscal y es la mejor hora de hablar sobre productos de jubilación la nomenclatura nos puede despistar y saber qué podemos hacer realmente. Veamos qué tipos de planes de pensiones y planes de previsión existen, las siglas que los representan, y en qué consiste cada uno de ellos:

  • PPI (Plan de Pensiones Individual): da la posibilidad al cliente de ir realizando aportaciones periódicas, extraordinarias o únicas, en los plazos elegidos y desde pequeños importes con ventaja fiscal en origen: las aportaciones (hasta 8.000 euros) que en ellos se hacen, reducen los impuestos a pagar en la declaración anual de renta (IRPF).
  • PPA (Plan de Pensiones Asegurado): Se diferencian de los anteriores en que no juegan con la rentabilidad y el riesgo, garantizando una rentabilidad mínima para los inversores de perfil más conservador. El ahorro garantizado.
  • SIALP (Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo): También son conocidos como Planes 5 debido a que el número cinco determina muchas de sus condiciones financieras: se puede aportar a ellos hasta 5.000 euros al año, para tener ventajas fiscales (no pagar impuestos sobre las ganancias obtenidas), han de pasar cinco años y un día (pueden hacerse líquidos antes pero se pierden estos beneficios tributarios); y se garantiza como mínimo el 85% de la inversión (por tanto, se puede perder). La rentabilidad que hoy por hoy ofrecen se coloca en torno al 1%. Solo se puede contratar uno por entidad. El ahorro está garantizado más los rendimientos generados.
  • CIALP ( Cuenta individual de Ahorro a Largo Plazo): Es un depósito, son iguales que los anteriores pero comercializados por una entidad bancaria.
  • PIAS (Planes Individuales de Ahorro): con aportaciones anuales máximas de 8.000 euros (hasta 240.000 euros), no se pagarán impuestos (con variaciones en función de la edad) sobre sus rendimientos acumulados cuando se rescaten (en más de 5 años desde la primera aportación) en forma de renta vitalicia. Su rentabilidad tiene habitualmente dos componentes: un tipo de interés anual garantizado (hoy por hoy entre el 0,35% y el 1%) y un interés adicional, que está en función de los beneficios que obtiene la compañía que los comercializa. Es una estupenda forma de ahorrar para quien no desea reducir su base imponible en el IRPF.

Como lo ideal es complementar la jubilación percibida por la Seguridad Social combinando varios instrumentos de ahorro a largo plazo, ya explicamos en este otro artículo cuál es la mejor forma de hacerlo para cada perfil ahorrador, y como siempre lo más recomendable es dejarnos asesorar por una correduría.

Fuente: elpais.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , , , , , ,