RSS

Archivo de la etiqueta: seguro menores de edad

¿ES RESPONSABLE EL TUTOR DE LOS DAÑOS QUE CAUSE UN MENOR?

¿ES RESPONSABLE EL TUTOR DE LOS DAÑOS QUE CAUSE UN MENOR?Padres, madres, responsables de custodia, custodia compartida, abuelos. Maestros, profesores, formadores, instructores. Los valores cívicos, el conjunto de conductas que se consideran positivas para el desarrollo de una comunidad, tienen la particularidad de que deben ser transmitidos a través de las generaciones para que el desarrollo de la sociedad sea continuo y positivo. Estos valores son necesarios para que los menores se formen como ciudadanos responsables, respetuosos y honestos, y por lo tanto han de ser inculcados por sus tutores, tanto de manera verbal como a través del ejemplo que se les brinda. La responsabilidad es uno de estos valores, y se refiere al cumplimiento de las obligaciones o el cuidado al tomar decisiones, pero este término se utiliza también para referirse al deber de responder ante un hecho. Todos tenemos la obligación de reparar el daño causado a otros, ya sea por culpa o negligencia, pero esta responsabilidad no se ciñe a responder de los actos propios, sino también de los que realicen aquellas personas que estén bajo nuestra tutela, y así lo establece el Código Civil:

  • “Los padres son responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda” (art. 1903.2).
  • “Los tutores lo son de los perjuicios causados por los menores o incapacitados que están bajo su autoridad y habitan en su compañía” (art. 1903.3).

El Código Civil describe de una forma algo obsoleta cuáles son las obligaciones del tutor: “debe comportarse con la diligencia de un buen padre de familia”. Este concepto hunde sus orígenes en el Derecho Romano, y, actualizándolo, obtenemos algo tan sencillo como que el tutor debe proporcionarle al menor todas las atenciones básicas necesarias y educarlo con una formación integral y unos valores correctos.

Los padres o tutores legales de un menor deberán de responder civilmente de los accidentes, gamberradas o incluso actos vandálicos que éste cause . Se trata de la denominada culpa propia de los progenitores por omisión de los deberes de vigilancia y control. Esta responsabilidad por culpa in vigilando tiene la particularidad de que obliga a los padres o tutores a ser los que acrediten las pruebas de que adoptaron todas las medidas de prudencia exigibles a fin de evitar que el menor cometiera el hecho ilícito, así como el fin de no dejar desatendidos a los perjudicados por los actos de éste. Por lo tanto, son los responsables del menor los que deben probar que el daño ocasionado no pudo evitarse aunque hayan obrado de manera diligente, conforme a las circunstancias concretas del caso y en particular de las personas, del tiempo y del lugar, algo que en la mayoría de los casos resulta muy complicado de demostrar. A veces el inocente uso de un patín, de una bicicleta, de un patinete eléctrico o de un dron de forma lúdica puede causar daños a terceros en las personas y en las cosas.

En los casos de separación o divorcio de los padres o tutores del menor, la responsabilidad no recaería sólo en el que le tuviese a su cuidado el día de los hechos, sino que sería solidaria de ambos, y el perjudicado tendría la capacidad de reclamar frente a los dos.

Conviene apuntar que la cobertura de estos riesgos no se suele contratar individualmente, sino que se concierta conjuntamente en un seguro global de responsabilidad civil familiar, o en pólizas de Seguros de hogar multiriesgo. No existen dos pólizas iguales, recuerda que si comparas precios, preocúpate de conocer en profundidad lo que contratas. Entre otras coberturas, estos seguros cubren distintos tipos de accidentes causados por los menores y la posible protección jurídica de sus tutores.

Si estás interesado en un seguro de este tipo o deseas tener más información no dudes en contactarnos en la Correduría de Seguros JOSÉ SILVA.

Fuentes: Código Civil y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

Seguros para nuestros hijos

Portrait of happy family with young kidsEn España, todavía está muy extendida la opinión de que “ los que vengan atrás que arreen” y “ a mi eso no me pasará” Esta visión “de la calle”, aparte de lo que descubren las estadísticas sectoriales, están entre los motivos por los cuales la contratación de un seguro  parece no ser necesario, al considerar que la actividad cotidiana y profesional no entraña riesgos o no tener bienes significativos que asegurar permiten estar despreocupados. La cosa cambia, al menos parcialmente, cuando tenemos hijos; entonces ya no se trata sólo de una persona individual y sus riesgos, sino que entra en juego toda la seguridad y estabilidad de la familia.

Sin duda la llegada de los hijos, produce cambios en nuestras preferencias y pasan a ocupar un puesto relevante, son el bien más preciado que podemos tener, y nuestra obligación es cuidarlos, guiarlos y darles afecto. Cuidarlos, velar por su seguridad,protegerlos para que nada malo les ocurra y tengan todas sus necesidades garantizadas. Esta protección tiene dos fases bien definidas: Menores de Edad y Mayores de Edad.

A los Menores de Edad debemos protegerles en la salud y los estudios fundamentalmente:

  • Seguro de salud. Aunque contamos con una de las sanidades públicas más avanzadas del mundo, su saturación y disminución de recursos pueden hacer que la atención para los niños no sea todo lo inmediata que necesitaríamos ante una urgencia, o ante una visita rutinaria o para acceder a un especialista. Para garantizar la mejor atención en el momento necesario la única solución es la contratación de un seguro médico para toda la familia.
  • Seguro de accidente. Muchas de las actividades de los niños, por inofensivas que parezcan, pueden desembocar en un accidente: correr, hacer deporte, saltar… Incluso si el accidente llega a ser grave, podría crearle una incapacidad para continuar su vida normal y sus estudios. Cubrir estas eventualidades puede salvar la economía y estabilidad familiar.
  • Planes de previsión y ahorro. Los planes de ahorro, por su rentabilidad y condiciones fiscales, son una excelente opción para reservar una parte de nuestros recursos para el futuro, pudiendo cubrir así las necesidades económicas de nuestros hijos en el futuro. Uno de los destinos más útiles para este ahorro puede ser la educación, ya que afrontar los gastos universitarios, postgrados, etc. y especialmente si se opta por centros privados, puede suponer un desembolso muy importante para la unidad familiar.

Los Mayores de Edad, incrementan sus necesidades con la práctica deportiva profesional o como aficionados (caza, pesca, hípica, vela, bicicleta, montañismo, golf, carreras, esquí, snowboard…), ocio activo y pasivo (senderismo, voluntariado, plataformas de participación ciudadana, ONG, manifestaciones, compras online, uso de redes sociales). Viajes al extranjero por estudios, becas, prácticas profesionales, intercambios. Uso de Vehículos a Motor que necesitan obligatoriamente seguro para circular, tales como automóviles, motos, vuelo con y sin motor, coches de golf, patines motorizados.  Sin duda los hijos deben ocupar un lugar muy importante a la hora de contratar un seguro. Pensar en ellos es también garantizar nuestra tranquilidad y estabilidad en el futuro. Asunto tan complejo debe confiarse a una empresa de Correduría de Seguros.

Fuente: abcdelbebe.com y elaboración propia

 

 

Etiquetas: ,