RSS

Archivo de la etiqueta: seguros personales

RECLAMACIONES POR PRODUCTOS DEFECTUOSOS

RECLAMACIONES POR PRODUCTOS DEFECTUOSOS¿Recuerdas el problema de la batería explosiva del Samsung Galaxy Note 7? Supuso una auténtica crisis para la compañía, que se vio obligada a detener la producción del dispositivo y a pedir a sus clientes su devolución inmediata. Fue uno de los casos más sonados de retirada de producto de los últimos años, pero ni mucho menos el único, grandes empresas como Ikea, Mercadona, Johnson & Johnson, y un largo etcétera también se han visto implicadas en casos similares, algunos de los cuales incluso han generado gran alarma social y graves daños a la marca. Como consumidor debes saber cómo actuar ante un producto defectuoso, para poder así defender tus derechos y conocer cuáles son las posibles indemnizaciones que puedes reclamar. Un seguro de Protección Jurídica, por menos de 10 euros al mes, te resolverá los problemas legales.

El Real Decreto 1/2007, de 16 de noviembre define el producto defectuoso como “aquél que no ofrezca la seguridad que cabría legítimamente esperar, teniendo en cuenta todas las circunstancias y, especialmente, su presentación, el uso razonablemente previsible del mismo y el momento de su puesta en circulación”. También puntualiza que los defectos de seguridad podrán ser reclamados de manera independiente a la garantía frente al vendedor. Cualquier producto está sujeto a la garantía por fallos o defectos en su funcionamiento que son reclamables al establecimiento donde lo has adquirido, incluyendo los daños y perjuicios que de ellos pudieran derivarse. Sin embargo, los defectos de seguridad no se regulan por la normativa de garantías, sino por la normativa de productos defectuosos, en la que la reclamación debe dirigirse al fabricante o importador y no al establecimiento vendedor, siendo los plazos algo más amplios para reclamar. En estos casos, como consumidor debemos saber que tenemos derecho a solicitar la devolución del dinero, e incluso a reclamar por los daños que nos haya podido causar. Numerosas sentencias han condenado al pago de una indemnización al fabricante de un producto defectuoso por los daños producidos, generalmente lesiones físicas o enfermedades. El problema es que para lograr conseguir una indemnización se deberá demostrar primero, no sólo el defecto del producto y el daño sufrido, sino también la relación causa/efecto entre ambos, y esto no suele ser nada sencillo. Además, si el daño se ha producido por un mal uso de la víctima, ésta corre el riesgo de que la indemnización pueda reducirse o incluso puede perder el derecho a percibirla.

De acuerdo a la Ley de Consumidores y Usuarios Los plazos para reclamar son de 3 años desde que se produjo el daño. El vendedor o suministrador solo es responsable en caso de que el fabricante o importador no pueda ser identificado o si vendió el producto sabiendo que era defectuoso. En el caso de una retirada de producto, si no entregas el artículo defectuoso dentro de los plazos establecidos, deberás asumir tu responsabilidad en adelante y no tendrás derecho a posibles indemnizaciones por daños o lesiones causadas por su uso.

El Real Decreto 1/2007, de 16 de noviembre establece unos límites a la cuantía de la indemnización a raíz de los daños causados por un producto defectuoso:

  • Para hacer frente a los daños materiales ocasionados, se deducirá una franquicia de unos 390 euros.
  • La responsabilidad civil del productor por las lesiones o la muerte que hayan sido causadas por productos similares con el mismo defecto, tendrán como límite de indemnización unos 63 millones de euros.

Tus derechos como consumidor son, entre otros, una información correcta y adecuada, una protección frente a los riesgos que puedan afectar a tu salud o a tu seguridad y una indemnización de los daños y la reparación de los perjuicios que hayas podido sufrir. Las empresas tienen obligación de cumplir la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, así como de poseer un seguro responsabilidad civil que responda de su actuación y asuma el riesgo de indemnizar a terceros por los daños y perjuicios causados.

Fuentes: boe.es, legalitas.es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,

Crece un 3% el seguro de vida durante el primer trimestre de 2014

A pesar de las dificultades económicas y del temor ante el futuro, las personas sienten la necesidad de proteger a sus seres queridos, sin dejar de lado la reducción de costes. Precisamente por ello, muchos españoles deciden contratar un seguro personal queprocure el bienestar de los suyos.

Según datos de la patronal aseguradora Unespa, en la que están agrupadas la mayoría de las compañías de seguros, durante el primer trimestre del año 2014, el ahorro gestionado en contrataciones de una póliza de seguro de vida se ha elevado a 163.242 millones de euros. Esta cifra determina un incremento del 3,01% en la tasa interanual.

Asimismo, los planes de previsión asegurados (PPAs), que garantizan las prestaciones futuras mediante el ahorro como sistemas de previsión social regulados, han crecido un 34,99%, registrando más de un millón de asegurados por primera vez en su historia. Decisiones inteligentes de los ciudadanos que buscan seguridad y rentabilidad. Para la contratación suelen utilizar los servicios de profesionales como las Corredurías de Seguros.

Cabe contrastar estas cifras con los ingresos por primas del seguro no vida, que reflejan unos 8.215 millones de euros, esto ha supuesto una caída del 0,95% respecto al mismo periodo del año pasado, a pesar de las malas prácticas bancarias que obligan a los ciudadanos y empresas a contratar seguros no deseados.

Fuente: Europa Press Madrid 16.04.2014

 

Etiquetas: ,

Conocer la indemnización que te corresponde si sufres un accidente de tráfico

Soy un joven de 29 años y el pasado mes de Febrero de 2014 tuve un accidente de tráfico. Me dirigía a casa de unos amigos en mi moto, cuando mientras circulaba por una rotonda, otro vehículo no respetó la señalización de ceda el paso y se incorporó en mi carril golpeando mi moto y provocando que cayera al suelo fracturándome la tibia de la pierna derecha y lesiones múltiples en el codo y rodilla derechos. Mientras fui trasladado al Hospital, mis familiares cercanos, a los que avisé en el momento de ocurrir el accidente, se encargaron de recopilar los datos del seguro de coche del otro conductor.

Tras recibir el alta en el Hospital, me inquietaba conocer que indemnización me correspondería por parte de mi compañía aseguradora tras los hechos ocurridos (al tratarse de un accidente de tráfico con negligencia en seguridad vial).

Investigando e indagando en varios blogs de seguros personales (seguros de coche, seguros de moto, …) descubrí la existencia de varios sitios que contienen un apartado de comparativa de seguros, donde existe una calculadora virtual para calcular la indemnización en caso de accidente de tráfico, la cual estima con bastante precisión la indemnización que te corresponde en estos casos. Gracias  a esta herramienta, cualquier persona que haya sufrido un accidente de tráfico puede visualizar una estimación de la indemnización que le corresponde de forma sencilla, rápida y eficaz. Dicha indemnización será mayor cuanto más severas o graves sean las lesiones sufridas (valoradas por un informe médico especializado) y conforme a los siguientes criterios:

  • Días de baja durante la estancia hospitalaria.
  • Días de baja impeditivos (días en los que el accidentado se encuentra impedido no solo para trabajar, sino para realizar cualquier actividad: andar, comer …)
  • Días de baja no impeditivos (días que restaron para la total curación del accidentado). A mayor nº de días mayor indemnización.

Me ha sido de gran utilidad encontrar esta calculadora, es bastante fiable y las cifras que proporciona se ajustan a la realidad de la indemnización de tu seguro de moto o seguro de coche.

Amancio Ortega, estudiante de LADE

 

Etiquetas: , , , , ,

Dependencia asegurada

Soy hija única, casada, madre de dos hijas de 7 y 10 años y, además de las tareas domésticas, dedicándome a algo que siempre me apasionó, el diseño gráfico. Mi padre viudo, con enfermedad de Alzheimer ya agravada, vive en mi casa con mi familia. El día a día se hace duro. Me siento afortunada, pese a todo, porque mi marido comprende la situación y recibo tanto su ayuda como la del resto de la familia, cada uno a su medida.

Por la educación que recibí y mi estabilidad familiar a la hora de afrontar qué hacer con mi padre tuve claro que nunca le dejaría en una residencia, después de todo, no me pareció una buena forma de recompensarle por su dedicación y cariño.

La enfermedad de mi padre se agrava, como era de previsible, y hemos tenido que acudir a la ayuda de una persona con conocimientos en salud y enfermería para que pueda encargarse de él aquellos momentos que no estamos en casa y que nos permita también conciliar la vida familiar. El coste económico que se asume en estas situaciones es considerable y concienciados en el asunto, mi marido y yo, valoramos la opción de contratar un seguro de dependencia y asegurarnos el evitar que esta situación pueda repetirse  en un futuro con nosotros respecto a nuestras hijas. Decididos a ello buscamos, por varios medios, información sobre éste tipo de seguros, por cierto muy poco conocidos, recurrimos a varias compañías de seguros, amigos, internet, pero las dudas que nos surgieron sobre este tipo de seguros fueron muchas y variadas, como qué tipo de cobertura tiene, para qué tipo de enfermedades, si las cuotas a pagar dependen de la edad en que se contratan o de las condiciones físicas o si la contraprestación de estos seguros, si se da el caso de una situación de dependencia, consiste en dinero en efecto o en servicios prestados. En lugar de aclararnos las ideas, parecíamos más confusos con cada información que recibíamos, así que adoptamos el consejo de mi jefe de utilizar los servicios de una Correduría de Seguros, así fue como contactamos con un verdadero experto en la materia que con mucha paciencia y eficacia despejó cuantas dudas teníamos. La gran dependencia, la severa y la moderada, reguladas por la Ley de Promoción de la Autonomía personal y atención a personas, desgraciadamente con muy poco desarrollo por falta de medios y sensibilidad de nuestros gobernantes. Al mismo tiempo aprendimos a distinguir la dependencia económica de la física, la social o la cognitiva. Por cincuenta euros al mes estamos más tranquilos y mi marido que se ocupa de la declaración de la renta más contento porque puede deducir el importe del seguro.

Teresa Castro, diseñadora y ama de casa.

 

Etiquetas: , ,

“Me ha llamado Fernando Alonso”. Un caso real

Hace unos días Fernando Alonso (cliente real, nombre ficticio) se dirigió a mí para pedirme algo insólito. Sabe que me gusta escribir sobre mi trabajo y pensó que ambos podríamos contribuir a que otras personas no cometieran su mismo error. Después de meditarlo un rato acepté contar su experiencia con la condición de no citar nombres reales por cuestiones legales y criterio profesional.

Erase una vez un tal Fernando que vivía en una gran ciudad, y que desde el año 1997 llevaba siendo cliente nuestro, nos había presentado un amigo común y rápidamente establecimos una buena conexión, hasta el punto que nos confío sus pólizas de seguro, entre las cuales estaba la de su casa, un amplio piso en el centro de la ciudad. Fueron pasando los años y las pocas incidencias que tuvo se resolvieron satisfactoriamente, incluso, me reconoció, que generosamente.

Eran otros tiempos. Sin embargo, su coche lo mantenía asegurado en una mutua, de la que formaba parte desde que adquirió su primer vehículo, no le importada tener que desplazarse personalmente a realizar los trámites, porque el precio era realmente bueno, no hacían publicidad, no tenían agentes, ni trabajaban con Corredores, al menos esos eran los argumentos ante sus mutualistas. Pero llegaron unos vientos tormentosos y aquella tradicional mutua cambió radicalmente su estratega y comenzó una carrera de fórmula, para aumentar tamaño y cuota de mercado. Se lanzó a los 2×1 y a los descuentos al 50%, alcanzando cierto éxito, en el que se vio atrapado. Hace dos años, nuestro Fernando Alonso sucumbió a su canto de sirena y sin darnos muchas explicaciones  cambió el seguro de hogar, porque se ahorraba 100 euros al año. El virus de la crisis también le rondaba y pensó que si todas las pólizas son iguales para qué iba a pagar más con nosotros. Tratamos de explicarle que podría estar en un error, si nos permitía negociar su caso con la aseguradora actual, quizá encontrásemos una solución y seguir, que según dice el refrán, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. No tuvimos éxito y su decisión siguió firme.

En el mes de abril de éste año, sucedió lo que suele ser habitual, que al regresar el domingo de su chalet en la sierra se encontró el salón, la cocina, el cuarto de baño y el pasillo completamente anegados  de agua y un fuerte olor a humedad. En el suelo había una nota a mano en la que, el presidente de la comunidad, le informaba de lo sucedido. Se había roto una tubería en el entronque del piso superior, con el resultado de varios pisos afectados, entre los que podría estar el suyo. Así era, sin duda alguna. El lunes a primera hora comunicó el asunto a su mutua, donde una amable señorita tomó nota y le invitó a que hiciera las reparaciones necesarias porque su parquet, al ser tan antiguo y especial, seguramente sus reparadores tardarían en localizar uno similar. A las 48 horas acudió el perito que tomó nota de los daños y también el de la Comunidad de Propietarios, que por cierto no amparaba los daños estéticos, pero eso no le preocupaba porque la amable señorita, por teléfono, le había dicho que su póliza lo cubría todo. Pues manos a la obra, encargó los trabajos a una conocida empresa de reformas, envío los presupuestos a su mutua y al seguro de la comunidad de propietarios y esperó lo que suponía normal, dos semanas, para recibir la indemnización que por teléfono le habían prometido. ¡Sorpresa! primero recibió la visita del presidente de la comunidad que le informó, apesadumbrado, que la compañía pagaba los daños de su casa, pero la reparación estética, no (un salón de 35 metros cuadrados y el pasillo de 12 metros cuadrados). Bueno, pensó, menos mal que mi póliza tiene esa garantía… ¡sorpresa!, a los pocos días de llamar de nuevo a su número 902, ya llevaba unas cuantas, recibe un escrito de su mutua en la que escuetamente le informan que no pueden atender su reclamación porque el daño no está originado en sus instalaciones y que tampoco pueden atender la reclamación de los mismos, porque no contrató dicha garantía opcionalmente. Pasado el estupor inicial, alcanzó el grado de indignación y lo primero que le vino a su cabeza fue recordar la facilidad con que  llamaba a su Correduría de Seguros, nosotros, por supuesto al teléfono móvil, y pensó que, si todavía lo conservaba, podría hablar conmigo con libertad. Así sucedió. Estamos en julio y, aunque su problema no está resuelto todavía del todo, al menos conoce qué puede hacer y adonde debe dirigirse. Antes de colgar, recuerdo, me pidió que tomase nota de llamarle con tiempo para que me ocupara de cancelar esa póliza y hacerla de nuevo con nosotros. No lo pude evitar, tuve que responderle “Fernando, el que tiene que preocuparse de llamar eres tú, nosotros no vendemos pólizas, damos asesoramiento a quien demanda y confía en nuestros servicios”. Creo que no me había explicado tan claro con anterioridad, pero me confesó “tienes razón y voy a pedirte un favor, cuenta mi caso, porque no sabía muy bien la importancia de vuestro trabajo”.

 

Etiquetas: , , , ,

Hasta los famosos deberían tener un seguro multirriesgo

El pasado 30 de diciembre, una pareja de multimillonarios famosos cenaba en una mansión de lujo en Uruguay. Durante la cena, unos ladrones accedieron al edificio por una ventana y robaron joyas por valor de casi 4 millones de dólares y 25.000 € en metálico. La propietaria de las joyas no tiene renovada la póliza de seguroFuente: El País, 05-01-2013

Probablemente para los afectados,  siendo tan ricos, todo habrá quedado en una pequeña anécdota que contar a sus nietos, pero, ¿qué ocurre cuando no somos tan ricos?, ¿deberíamos tener una póliza? La respuesta es un rotundo sí, estar cubiertos con una póliza de seguro de hogar multirriesgo es una garantía si:

  • Ocurren sucesos provocados por causas naturales o humanas, incluyendo estancias largas fuera del hogar, viajes por el extranjero, o simplemente un fin de semana fuera.
  • Tu casa es muy especial o posees elementos muy valiosos.
  • Necesitas:
    asistencia en viaje,
    defensa jurídica,
    cobertura total para todo tipo de riesgo.

Si quieres sentirte seguro estés donde estés, Seguro Comparador, expertos en seguros personales, aconseja el seguro de hogar multirriesgo para tu seguridad, la de los tuyos y la de tus propiedades. No lo pienses más y respira tranquilo.

 

Etiquetas: , , , ,

Cómo afectan las nuevas Tasas Judiciales a personas y familias

Otro varapalo más para los ciudadanos, que ya estamos afectados por la crisis, es la entrada en vigor de la Ley de las Nuevas Tasas Judiciales de 21 de Diciembre de 2012, ya que incide en el trabajo, ocio, estudios, incluso hasta como consumidores. Afecta a las familias, parejas y profesionales, ya que se incrementan también las tasas de algunas Comunidades Autónomas.

Estas tasas se aplican en los 3 órdenes principales de la justicia, social, civil y contencioso, por lo que hasta una reclamación de deuda o un recurso ante la Administración supondrán un coste para el que la interponga. Incluso antes de iniciarse el proceso, el Secretario Judicial tiene potestad para comprobar si se ha realizado el pago inherente al mismo. Para ello es necesario disponer de un certificado electrónico identificativos o que se realice a través de un colaborador social.

Si hablamos de precios, vemos que lo “más barato” es interponer un juicio verbal como el de reclamación de pagarés con un coste de 200 €, una demanda incidental en procesos concursales es lo más asequible por 100 €. En cambio, una apelación cuesta 800 € y un recurso de casación por infracción procesal alcanza los 1.200 €. Además se añade un importe variable según la cantidad reclamada, de 0 a un millón de euros, se le añade el 0,5% y a partir del millón de euros, un 0,25%. Además, no se puede pagar a plazos ni compensar con otro importe que nos deba la Administración y sólo se podrá anular previa autorización de la Agencia Tributaria.

José Silva Correduría de Seguros, a través de Seguro Comparador, con una tarifa plana desde 75 € anuales, te ayudará a evitar casos de indefensión, a no tener miedo por no poder acceder al derecho de tutela judicial efectiva. Te aconsejamos esta póliza de Seguro de Protección Jurídica para familias y particulares, compatible con cualquier seguro multirriesgo de la vivienda o vehículo automóvil o motocicleta, bicicleta, embarcación, práctica de deportes, de cualquier aseguradora y te facilita la libre elección de letrados, para que ejerzas tu derecho a la justicia con profesionales de confianza. Te puedes permitir tener un abogado a tu disposición las 24 horas, por 20 céntimos al día.

 

Etiquetas: , , , , ,