RSS

Archivo de la etiqueta: señalización

EL TRÁFICO EN ZONAS RESIDENCIALES

EL TRÁFICO EN ZONAS RESIDENCIALESTodos sabemos que cuando estemos circulando por vías de uso común, debemos cumplir las normas establecidas en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, pero, ¿ocurre lo mismo cuando conducimos por las calles de una urbanización o zona residencial privada?. La respuesta es afirmativa, los preceptos de la Ley también serán de aplicación cuando las carreteras, aun siendo privadas sean utilizados por una comunidad indeterminada de personas. Tanto es así que los propietarios y usuarios de este tipo de vías tienen el derecho de formular ante los agentes de la policía local las correspondientes denuncias por incumplimientos de la normativa vial, aunque este tipo de denuncias tendrán el carácter de voluntarias y por lo tanto, sometidas a un proceso donde la carga de la prueba corresponde al denunciante.

Conviene apuntar que son los propietarios de una urbanización o zona residencial privada los que tienen la obligación de señalizar correctamente los viales de su propiedad, incorporando en ellos aquellas señales específicas que están recogidas en el Reglamento General de Circulación de las vías y terrenos. Los usuarios de estas vías tienen la obligación de cumplir con las señales existentes, circulando y estacionando sus vehículos en la forma establecida.

Los agentes de la Policía Local no podrán sancionar por iniciativa propia en este tipo de carreteras, salvo que hayan sido requeridos expresamente por los propietarios de la vía o el terreno donde se encuentre el vehículo infractor, pero a la hora de determinar la posible responsabilidad por un accidente, siempre prevalecerán las disposiciones de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial en lo relativo a la conducta mantenida por los implicados.

Una mención especial requiere la señal S-28 o señal de calle residencial, cuyo significado desconocen muchos conductores. Se trata de una señal vertical cuadrada con fondo azul y varios iconos de color blanco que indica las zonas de circulación especialmente acondicionadas que están destinadas en primer lugar a los peatones. Si observas esta señal en una calle debes saber que en ella se aplican unas normas especiales de circulación, que son las siguientes:

  • La velocidad máxima de los vehículos no puede exceder los 20 km/h.
  • Los conductores deben conceder prioridad a los peatones.
  • Los vehículos sólo pueden estacionarse en los lugares designados por señales o marcas viales.
  • Los peatones pueden utilizar toda la zona de circulación, pero no deben estorbar a los conductores.
  • Los juegos y deportes están autorizados en la vía.

En las calles residenciales el conductor debe extremar las precauciones, ya que los peatones tienen siempre la prioridad y pueden ocupar la calzada, lo que puede ocasionar que se desplacen de un modo imprevisto y que tal vez no vean al vehículo. Por ello, es siempre recomendable adaptar la velocidad, mantener una distancia apropiada y, al aproximarse a los peatones, adoptar las medidas necesarias para su seguridad, especialmente cuando se trate de niños, ancianos o personas con movilidad reducida.

 

Otro aspecto importante de las vías privadas es su mantenimiento. Las Comunidades de Propietarios de la urbanización o zona residencial privada serán quienes deban hacerse cargo de la rehabilitación de los viales de su propiedad, lo que supone una obra importante y para la cual es necesario contar con un Seguro especializado, que garantice el conjunto de los trabajos y la posible responsabilidad de la Comunidad, que se convierte en este caso en promotora de las obras.

Fuentes: boe.es, dgt. es y elaboración propia.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , ,