RSS

Archivos Mensuales: octubre 2015

¿ Necesito un seguro de decesos?

seguro de decesos

La respuesta válida puede ser el sí y el no, para descubrir la válida en tu caso, te contamos la realidad del  seguro de decesos, de larga tradición en España (en muchos casos es familiar y hereditario), es uno de los que tiene mayor capilaridad y penetración entre todos los que se venden en nuestro país. Según datos de la patronal de las aseguradoras españolas, Unespa, el 20,5 de los 46,5 millones de residentes en España estaban cubiertos por un seguro de decesos en 2014, lo que representa el 44 % de la población, es decir, que prácticamente uno de cada dos españoles tiene uno de estos seguros. A la vista de las estadísticas, parece que la respuesta se encamina afirmativamente.

Y según datos recogidos en la Memoria Social del Seguro de 2014 sobre  su distribución geográfica, estos seguros son más populares en el sur de la Península, ya que las dos comunidades con mayor penetración en los hogares son Extremadura (74 %) y Andalucía (67 %), seguidas de Canarias, Murcia y Asturias.

La memoria Social también revela que la contratación de un seguro de este tipo es inversamente proporcional al nivel de renta de la población, con una tasa de contratación más elevada en los tramos de ingresos más bajos. En concreto, el seguro de decesos está presente en los hogares donde el sustentador principal gana entre 500 y 1.000 euros. ¿Es ésta tu situación ?

Además de razones culturales, el motivo de su popularidad, lo podemos encontrar en que un seguro básico incluye los servicios funerarios, los gastos de tanatorio, entierro, flores, féretro y traslado del difunto entre otros costes que hay que asumir de golpe y de media superan los 4000 euros. Este desembolso no siempre es asumible, por eso con la contratación de este tipo de seguros se pretende proteger a nuestra familia de los costes y preocupaciones que surgen en este momento tan delicado. No importa si se trata de incineración o enterramiento, irse de éste mundo, no es gratuito.

Teniendo un seguro, la compañía aseguradora se encargará de todas las gestiones derivadas de organizar el sepelio, pero además de estas coberturas pueden ofrecer garantías adicionales que los hacen más atractivos:

  • Repatriación con sus gastos médicos y legales necesarios, si el suceso ocurre en el extranjero, muy costoso por cierto.
  • Servicio de gestoría que incluye trámites administrativos y burocráticos ante organismos oficiales, como puede ser la obtención del certificado de últimas voluntades o certificado de defunción. Pocos ánimos tienen los familiares para ocuparse de ellos.
  • Traslado, incineración, etc. Actualmente viajamos con frecuencia por trabajo, ocio, vacaciones y el regreso cuesta dinero.

En realidad lo que se presta es un gran servicio de calidad y además otro tipo de garantías adicionales al fallecimiento, este tipo de seguros ha evolucionado y ahora ofrecen coberturas similares a las que puede incluir también el seguro de vida, como pueden ser la asistencia a domicilio, teleasistencia, medicina predictiva y genética, centros de día o incluso cuidados paliativos con lo que es posible sacarle partido antes del fallecimiento.

Para saber más sobre el seguro de decesos y qué tenemos que tener en cuenta a la hora de contratarlo lo más recomendable es consultar y solicitar información en una correduría de seguros como José Silva.

Fuente: eldia.es y elaboración propia

Anuncios
 

Etiquetas: , ,

Los seguros de Ahorro ya tienen cerca su propia TAE

TAE seguro ahorroA partir del 14 de diciembre los seguros de Vida-Ahorro deberán disponer de algo parecido a la Tasa Anual Equivalente (TAE) por una orden ministerial de 2014 fijada por El Ministerio de Economía, que concedía un año de adaptación a la industria y cuyo plazo expira para dicha fecha. A partir de esa fecha la comparación de la rentabilidad de los mismos será más fácil y permitirá al ciudadano medio confiar en éstos productos para sus ahorros y jubilación.

La TAE del seguro, como se conoce coloquialmente, es un mandato de la Ley 2/2011 de Economía Sostenible, que quedó pendiente de desarrollo reglamentario, el cual establece que “en los seguros de Vida en que el tomador no asuma el riesgo de la inversión se informará de la rentabilidad esperada de la operación, considerando todos los costes” y  “en los seguros de Vida en los que el tomador asume el riesgo de la inversión se informará de forma clara y precisa acerca de que el importe que se va a percibir depende de fluctuaciones en los mercados financieros, ajenos al control del asegurador y cuyos resultados históricos no son indicadores de resultados futuros”.

Las Aseguradoras gestionan unos 140.000 millones de euros, la medida las obliga a detallar el rendimiento financiero a todos los seguros de ahorro, salvo aquellos de vida riesgo,rentas vitalicias puras y los que no garantizan una rentabilidad (unit linked).

Con ella los contratantes podrán realizar una comparación de un parámetro tan importante, entre varios seguros de Ahorro, ya que el cálculo de la rentabilidad esperada será el mismo para todos, sin duda será mucho más sencillo tomar una decisión a la hora de contratar un producto de ahorro con ayuda de nuestra correduría de seguros, ya que será uno de los primeros datos que nos tendrán que aportar las Compañías de Seguros que operan en éste ramo y pretendan alcanzar una cuota de mercado relevante.

Fuente: eleconomista.es y elaboración propia

 

Etiquetas: ,

Necesidades y cuidados en la vejez

tercera edad vejezCuando hablamos de la vejez la concepción popular es de homogeneidad, de un estado de salud y calidad de vida degradados, pero la tercera edad se caracteriza en realidad por la heterogeneidad y las diferencias entre los individuos.  El aumento de la esperanza de vida ha hecho que se prolongue esta etapa y que cada vez haya más subgrupos con características y necesidades diferentes.  

Por eso cada subgrupo debe tener un tratamiento individualizado y centrado de manera íntegra en la persona. Teniendo esto en cuenta hablaremos de una serie de recomendaciones en  términos generales encaminadas a tener un estado de salud óptimo en esta etapa sin olvidar que hay que evaluar cada caso para adaptarlas en la práctica según características personales:

  • Ejercicio: Es importante que se realice diariamente ya que ayuda a tener buen estado de ánimo a través de liberación de endorfinas, siendo beneficioso para la parte cognitiva. El tipo de ejercicio tendrá que adaptarse para ayudar a mejorar el equilibrio, marcha y flexibilidad, dando mayor coordinación y estabilidad.El ejercicio puede generar alguna situación de riesgo que previamente identificada sea fácilmente controlado con pólizas de seguros de daños propios o a terceros.
  • Alimentación: La desnutrición y las enfermedades relacionadas con el sobrepeso (como la diabetes e hipertensión, por ejemplo) pueden evitarse con una alimentación equilibrada y una rutina de ejercicios físicos. Es frecuente que los mayores vayan perdiendo un poco el apetito unido, o por el contrario desarrollen una gran voracidad, lo que se explica en parte por los cambios hormonales.
  • Fomentar una vida socialmente activa: dotar de aquellos elementos necesarios para que ese desarrollo social se produzca y genere apoyo de calidad.  Las relaciones sociales pueden verse resentidas en ocasiones  por las limitaciones involucradas en diversas enfermedades. Un buen asesoramiento jurídico resulta necesario y por su bajo costo el seguro de Protección Jurídica es la solución más práctica.
  • Las bebidas alcohólicas de calidad y con moderación y evitar el tabaco.
  • Mantener un control médico regular y evitar la automedicación. El seguro de Salud o Enfermedad es una magnífica medida económica, para evitar gastos imprevistos.

Por otro lado en estas edades avanzadas algunas personas requieren una atención extraordinaria para enfrentarse solos al entorno que los rodea o una asistencia sanitaria diferente como resultado de la heterogeneidad que mencionábamos. Es recomendable informarse y planificar con anticipación las necesidades que cada individuo necesitará cubrir tras su jubilación y asegurar los medios necesarios para obtenerlos, normalmente con un seguro de jubilación o plan de pensiones que complementen a la prestación de jubilación del Estado que garantice un nivel de vida adecuado.

Fuente: informe21.com y elaboración propia

 

Etiquetas: ,

¿Qué significan las diferentes siglas en los productos de jubilación?

productos jubilaciónNos acercamos al cierre del ejercicio fiscal y es la mejor hora de hablar sobre productos de jubilación la nomenclatura nos puede despistar y saber qué podemos hacer realmente. Veamos qué tipos de planes de pensiones y planes de previsión existen, las siglas que los representan, y en qué consiste cada uno de ellos:

  • PPI (Plan de Pensiones Individual): da la posibilidad al cliente de ir realizando aportaciones periódicas, extraordinarias o únicas, en los plazos elegidos y desde pequeños importes con ventaja fiscal en origen: las aportaciones (hasta 8.000 euros) que en ellos se hacen, reducen los impuestos a pagar en la declaración anual de renta (IRPF).
  • PPA (Plan de Pensiones Asegurado): Se diferencian de los anteriores en que no juegan con la rentabilidad y el riesgo, garantizando una rentabilidad mínima para los inversores de perfil más conservador. El ahorro garantizado.
  • SIALP (Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo): También son conocidos como Planes 5 debido a que el número cinco determina muchas de sus condiciones financieras: se puede aportar a ellos hasta 5.000 euros al año, para tener ventajas fiscales (no pagar impuestos sobre las ganancias obtenidas), han de pasar cinco años y un día (pueden hacerse líquidos antes pero se pierden estos beneficios tributarios); y se garantiza como mínimo el 85% de la inversión (por tanto, se puede perder). La rentabilidad que hoy por hoy ofrecen se coloca en torno al 1%. Solo se puede contratar uno por entidad. El ahorro está garantizado más los rendimientos generados.
  • CIALP ( Cuenta individual de Ahorro a Largo Plazo): Es un depósito, son iguales que los anteriores pero comercializados por una entidad bancaria.
  • PIAS (Planes Individuales de Ahorro): con aportaciones anuales máximas de 8.000 euros (hasta 240.000 euros), no se pagarán impuestos (con variaciones en función de la edad) sobre sus rendimientos acumulados cuando se rescaten (en más de 5 años desde la primera aportación) en forma de renta vitalicia. Su rentabilidad tiene habitualmente dos componentes: un tipo de interés anual garantizado (hoy por hoy entre el 0,35% y el 1%) y un interés adicional, que está en función de los beneficios que obtiene la compañía que los comercializa. Es una estupenda forma de ahorrar para quien no desea reducir su base imponible en el IRPF.

Como lo ideal es complementar la jubilación percibida por la Seguridad Social combinando varios instrumentos de ahorro a largo plazo, ya explicamos en este otro artículo cuál es la mejor forma de hacerlo para cada perfil ahorrador, y como siempre lo más recomendable es dejarnos asesorar por una correduría.

Fuente: elpais.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , , , , , ,

Obligación de la aseguradora ante accidentes con clientes morosos implicados

accidente-traficoUna interpretación judicial afecta de nuevo a los contratos de seguros. Cuando hay impago por parte de un cliente en un seguro de responsabilidad civil, si se produce un accidente el Tribunal Supremo ha establecido el momento hasta el cual la compañía está obligada a asumir las indemnizaciones, que será hasta que la aseguradora haya notificado la resolución del contrato a su cliente. La sentencia del Tribunal Supremo fija como doctrina que para que la compañía quede liberada de la obligación de indemnizar al perjudicado es necesario que acredite haber enviado al tomador del seguro un correo certificado con acuse de recibo, “o por cualquier otro medio admitido en derecho”, por el que se notifique la resolución del contrato.

Esto siempre en el caso de que el asegurado no esté al corriente de pago de una póliza de seguro obligatorio de responsabilidad civil en la circulación de vehículos a motor.

El fallo se refiere a un caso en el que el Consorcio de Compensación de Seguros  hizo frente a la indemnización porque la aseguradora del responsable consideró que la póliza que le cubría era nula por el impago de la prima.  El asegurado había suscrito con una compañía española, un contrato de una duración anual y pago fraccionado, que entró en vigor el 27 de abril de 2007 pero la aseguradora no pudo cobrar la primera prima por falta de fondos en la cuenta bancaria, un hecho que comunicó al Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA) para que diera de baja la póliza antes de que ocurriera el accidente que causó el litigio el 1 de agosto de ese año.

En este caso, la decisión adoptada en Pleno por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo rechaza un recurso interpuesto por la compañía aseguradora y confirma una sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra que condenó a esta entidad a pagar al Consorcio de Compensación de Seguros la indemnización de 369.062,34 euros abonada a los perjudicados por el accidente ocasionado.

Según la sentencia, la falta de pago de la primera prima antes de que ocurriera el siniestro “no libera al asegurador de su obligación de indemnizar”, sino que es necesario acreditar, frente a terceros además, “la comunicación dirigida al tomador del seguro, declarando resuelto y sin efecto alguno el contrato”, y que por lo tanto para resolver la póliza de seguro obligatorio no basta con acreditar la culpa del tomador en caso de impago de la prima. Con la lectura de la ley 50/1980 de Contrato de Seguro, resulta fácil deducir que la sentencia del Tribunal Supremo no resultaba necesaria, para quien sepa interpretarla, sin embargo la guerra de precios en esta modalidad y la banalización de algo tan serio como asegurar los riesgos de una máquina que puede matar, nos lleva a judicializar los asuntos.

Fuente: cuatro.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , , , ,