RSS

Archivos Mensuales: mayo 2016

Cómo elegir un seguro de hogar para la segunda residencia

segunda_viviendaLa segunda residencia suele ser para el verano o para pasar los fines de semana (el apartamento de la playa o la montaña, la casa en el pueblo, etc.) por lo que suelen estar varios meses al año desocupadas. El seguro de hogar para esta segunda vivienda no es obligatorio, pero igual que para la habitual, es conveniente protegerla, aún más si tenemos en cuenta que si ocurre un siniestro o avería eléctrica, fugas de agua o cualquier otro incidente su detección es tardía y los daños pueden incrementarse e incluso los robos son más habituales en este tipo de viviendas.

A la hora de contratarlo hay que tener en cuenta que el valor del continente puede ser fácilmente tasable pero el contenido varía mucho de una a otra vivienda, también la zona en la que está situada determinará los riesgos a cubrir. Nuestro consejo es contratar las coberturas esenciales o básicas y valorar la posibilidad de añadir otras, en función a nuestra economía. Dentro de estas coberturas básicas encontramos:

– Incendio, explosión, autoexplosión y caída de rayos (muy frecuente en áreas boscosas y de montaña).

– Daños eléctricos, especialmente si la vivienda tiene cocina y calefacción por electricidad.

– Actos de vandalismo o malintencionados, si el inmueble está situado en zona de ocio.

– Lluvia, viento, nieve o pedrisco, si la ubicación geográfica está catalogada como de riesgo alto.

– Impacto, humo, inundación, si se encuentra en zona de lagos o ríos con urbanizaciones recientes.

– Choque de vehículos y caída de astronaves.

– Daños por agua canalizada, especialmente en viviendas construidas antes del año 2005

– Rotura de cristales, si dispone de grandes vistas y situada en plantas bajas.

– Responsabilidad Civil. Relativa a la vivienda y a las personas, imprescindible en todos los supuestos.

– Robo, daños por robo, hurto y expoliación. Especialmente si el lugar no dispone de vigilancia o alarma.

– Inhabitabilidad temporal de la vivienda, sería muy desagradable arruinar unas vacaciones por un siniestro.

Pudiendo añadir otras coberturas específicas como el desplazamiento por vacaciones o viaje, para asegurar bienes durante su desplazamiento temporal, los daños que sufran los equipajes en el transcurso del viaje y el robo de equipaje en el interior del vehículo ( riesgo muy elevado en desplazamientos vacacionales y que no aseguran los seguros del automóvil).

En el caso de que ya contemos con un seguro en la vivienda habitual es importante comprobar que no se repiten coberturas con el seguro que ya tengamos contratado ni con el seguro de la comunidad de propietarios, así se evitará la duplicidad y pagaremos sólo por los servicios que se necesitemos. Además, en algunos casos podemos beneficiarnos de algún descuento si agrupamos todas las viviendas a través de un corredor de seguros independiente que le guie en la búsqueda del mejor seguro para las características de su segunda residencia.

Fuente: elaboración propia

Anuncios
 

Tipos de seguros de decesos: prima natural, prima nivelada o mixta

seguro de decesosLa prima de los seguros de decesos (el precio que se paga por estos seguros) es uno de los aspectos que los diferencian unos de otros. Las aseguradoras suelen fijar el precio de estas primas en función de la zona de residencia, que puede hacer variar considerablemente los costes del servicio funerario ( oscila entre  2.500-6.000 euros), y también tienen en cuenta la edad del asegurado ya que, lógicamente, a mayor edad, mayor riesgo de fallecimiento.

Podemos encontrar tres tipos diferentes de primas, según la forma en la que los titulares del seguro compensan esos riesgos con el paso del tiempo:

  • Prima nivelada: En estos seguros de decesos el importe de la prima se mantiene en el tiempo. Tiene un coste constante y no se producen subidas en el pago anual, independientemente de la edad, aunque puede tener ligeros incrementos por la subida del nivel general de vida y de los costes funerarios en concreto. De esta manera, el asegurado paga algo más al inicio del seguro, pero paga menos cuando han pasado varios años.
  • Prima natural: también conocida como prima anual renovable, es la modalidad más extendida, en la que la prima se va incrementando conforme el asegurado va cumpliendo años y los costes del servicio prestado se encarecen bastante a partir de los 60 o 65 años. Al principio, se paga muy poco, pero cuando el asegurado tiene cierta edad el coste es mucho mayor que en las otras modalidades y nunca se nivela.
  • Modalidad mixta: Es una combinación entre los productos anteriores, de forma que en los primeros años la prima tiene unas subidas estipuladas hasta que el asegurado tiene una edad, normalmente sobre los 70 años, en que la prima es nivelada y las subidas son mínimas.
  • Prima única: la Aseguradora percibe de una sola vez el pago por el futuro servicio a prestar, suelen contratarlo personas de edad avanzada.

Además de la diferencia de la prima no todos los seguros de decesos son iguales, hay un amplio abanico de servicios asociados que las aseguradoras ya tienen incluidos en sus ofertas, y que es importante conocer a la hora de contratarlo. El asesoramiento especializado de una correduría de seguros nos ayudará a elegir la más adecuada para cada persona.

Fuente: Que.es y elaboración propia

 

Etiquetas:

Seguros de Enfermedades Graves

seguro de enfermedad graveExiste una modalidad de seguro, el Seguro de Enfermedad Grave, que cubre habitualmente los riesgos de padecer unas determinadas patologías que amenazan la vida de una persona: infarto de miocardio, accidente cerebro-vascular o un trasplante de órganos, pero principalmente el cáncer.

Estas pólizas en España están incluidas en algunos seguros de vida, aunque, como en otros países, ya se han comenzado a comercializar por separado. Esta tendencia está llegando desde Europa y EEUU , por lo que explicaremos en qué consiste.

El objetivo de esta póliza es proteger al asegurado una vez que le es diagnosticada una dolencia de gravedad cubriendo los gastos derivados de su padecimiento o mediante el cobro de la prestación. Incluso el Alzhéimer o una situación de coma se pueden asegurar, apareciendo incluso productos específicos para casos concretos como puede ser el cáncer de mama.

Para esto la Asociación Española de Gerencia de Riesgos y Seguros (Agers), trabajó en desarrollar las primeras tablas actuariales en España para la enfermedad grave, un proyecto bautizado como Biomedicina del Seguro que arrancó en 2014, con el fin de tarificar la cobertura tomando como referencia tasas ya calculadas en otros países.

Para este tipo de afecciones, las coberturas específicas de los Seguros de Enfermedades Graves independientes y algunas pólizas de Salud dependen de la aseguradora con la que se contrate, pero las más habituales son:

– Gastos médicos: incluidos los de hospitalización y tratamientos especiales así como los gastos extra-hospitalarios precisados con motivo de la enfermedad.

– Servicio internacional: cobertura de atención internacional para que sus usuarios puedan acceder a centros hospitalarios fuera de su país para que confirmen o rechacen su diagnóstico o bien identifiquen la solución óptima para el caso concreto.

– Asistencia en viaje.

– Segunda opinión médica.

En el caso de ser una cláusula de los seguros de Vida además del riesgo de fallecimiento y/o invalidez se ofrece el anticipo de la suma asegurada si se detecta una enfermedad grave en el Asegurado. También existe la posibilidad de un monto adicional para los beneficiarios del asegurado. Este tipo de polizas aporta seguridad de poder superar una enfermedad y obtener calidad de vida.

¿Contiene tu seguro de vida esta cláusula? Tener un seguro para Enfermedades Graves te permite acceder a la mejor medicina en cualquier lugar del mundo. A la hora de contratarlo hay que tener en cuenta que pueden incorporar un periodo de carencia dependiendo de la enfermedad concreta que padezca el asegurado. Por eso es aconsejable buscar, comparar y analizar entre toda la oferta aseguradora con el asesoramiento de un corredor de seguros especializado.

Fuente: cincodias.com y elaboración propia

 

Etiquetas: , ,

¿Tiene exclusiones el seguro de vida?

seguro de vidaLos seguros de vida riesgo garantizan el pago de una indemnización a los beneficiarios designados en la póliza en caso de fallecimiento del Asegurado ( que puede ser distinto del Tomador) por cualquier causa, casi podríamos afirmar que se trata de “un todo riesgo”. No obstante, este tipo de seguros también tiene períodos de carencia y exclusiones, por ejemplo:

El suicidio durante el primer año de vigencia del contrato: esta cláusula se encuentra presente prácticamente en todos los contratos de vida y viene recogida en el artículo 93 de la Ley 50/1980 de Contrato de Seguro: “Salvo pacto en contrario, el riesgo de suicidio del asegurado quedará cubierto a partir del transcurso de un año del momento de la conclusión (formalización, mediante su firma y pago del recibo en curso) del contrato. A estos efectos se entiende por suicidio la muerte causada consciente y voluntariamente por el propio asegurado.”

Las enfermedades o lesiones preexistentes que pudieran tener relación con la causa del fallecimiento y fueron ocultadas intencionadamente en el cuestionario médico. Esta es una de las causas más frecuentes de rehúse de indemnización en los seguros vinculados a préstamos personales o hipotecarios, por la presión que ejercen las entidades financieras.

Contratar varios seguros con distintas aseguradoras sin informar a las posteriores de tal circunstancia.

En el supuesto de que el fallecimiento del asegurado sea causado intencionadamente por su único beneficiario, de manera dolosa, es decir, de manera voluntaria por éste. En ese caso, la aseguradora integrará la suma asegurada en el patrimonio del tomador del seguro. Si hay varios beneficiarios, el monto asegurado se reparte entre ellos, excluido el causante del siniestro.

– Deportes o actividades de riesgo:  muerte y/o invalidez del asegurado a raíz de su participación en determinados deportes y pruebas que conllevan un riesgo agravado, como carreras de motos o de coches, alpinismo, escalada y otras actividades similares a título profesional o aficionado. Revisa tu seguro porque las exclusiones o limitaciones son distintas en cada contrato. Para obtener estas coberturas sería necesaria la contratación de seguros específicos o la inclusión de la actividad expresamente, por ejemplo la mera conducción de motos.

– Los accidentes ocurridos por el riesgo de aviación, salvo que el Asegurado realice el vuelo como simple pasajero en líneas comerciales regulares, en vuelos charter o en aparatos civiles provistos de un certificado de navegabilidad debidamente autorizado y tripulados por personas provistas del título de piloto necesario para ello.

– Las situaciones que provocan lesiones o invalidez en el asegurado e incluso su fallecimiento como:

  • Fenómenos de la naturaleza: inundaciones, terremotos, maremotos, erupciones volcánicas, tempestad ciclónica atípica y caídas de cuerpos siderales y aerolitos.
  • Hechos violentos: terrorismo, rebelión, sedición, motín y tumulto popular.
  • Actuaciones de las Fuerzas Armadas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en tiempo de paz.

En estas situaciones el  Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) será el encargado de pagar, en algunas ocasiones, las indemnizaciones derivadas de los siniestros extraordinarios no cubiertos por la compañía siempre que tengan contratado un seguro de Vida o Accidentes y pagada la prima correspondiente al Consorcio.

Una persona normal, sin riesgos agravados, está expuesta a más de 300 situaciones de riesgos de fallecimiento por enfermedad o accidente, por eso la contratación de un seguro de vida, es una acertada y muy económica fórmula de adquirir un patrimonio para proteger a la familia, el negocio o la empresa. En las condiciones generales que se entregan al contratar las pólizas se pueden consultar todas las garantías y exclusiones de los seguros. Es muy recomendable leerlos con detenimiento y dejarse asesorar para contratar el mejor seguro de vida riesgo.

Fuente: elaboración propia

 

Etiquetas:

Deducciones para el propietario y el inquilino de una vivienda

alquiler de viviendaDeducciones para el inquilino

Deducción estatal: Una de las novedades de la campaña de la renta de 2015 es el fin de la deducción estatal por alquiler de una vivienda para uso habitual para contratos de arrendamiento firmados a partir del 1 de enero de 2015.

Se mantiene por lo tanto la deducción del 10,05% para contratos firmados con anterioridad a esa fecha y para los casos en los que se produce una prórroga de un contrato celebrado con anterioridad a 1 de enero de 2015 durante los periodos impositivos en los que continúe la vigencia del contrato.

Deducción autonómica: esta deducción es más elevada que la estatal y puede incluirse en la declaración de la renta independientemente de cuándo se haya firmado el contrato (Baleares, Murcia y La Rioja son las únicas comunidades autónomas que no contemplan ningún tipo de beneficio fiscal en este sentido).

Deducciones para el propietario 

El propietario de una vivienda también puede beneficiarse de una serie de desgravaciones si tiene alquilado algún inmueble incluyendo como rendimientos del capital inmobiliario los ingresos obtenidos. Podrá deducir los gastos necesarios para la obtención de esos ingresos recogidos en el informe del REAF:

  • Los intereses producidos por créditos que se abonen por la compra de la vivienda.
  • Los tributos que incidan sobre los rendimientos o sobre la vivienda (el IBI, la tasa de basuras, el alumbrado, etc.)
  • Impagos: aunque el inquilino no satisfaga la renta, el arrendador debe computar como rendimiento íntegro las cantidades exigibles correspondientes al arrendamiento. En el caso de que la deuda fuera cobrada posteriormente a su deducción como gasto, deberá computar el ingreso en el año en que se produzca dicho cobro.
  • Los gastos de formalización del arrendamiento y los de defensa de carácter jurídico.
  • Los gastos de conservación y reparación (que no incluyen las cantidades destinadas a la ampliación o mejora de la vivienda).
  • Los contratos de seguro (de responsabilidad civil, incendio, robo, rotura de cristales u otros de naturaleza análoga).
  • Las cantidades destinadas a servicios o suministros (luz, agua, gas, teléfono).
  • El importe que se destine a la amortización de la vivienda, siempre que responda a su depreciación efectiva. Su cálculo se realiza aplicando el porcentaje del 3% sobre el mayor de los siguientes valores: el coste por la compra de la vivienda o el valor catastral, ambos sin incluir el valor del suelo.

Una vez deducidos los gastos los caseros podrán beneficiarse de una reducción del 60%. Esta reducción no puede aplicarse a los alquileres de temporada o a los alquileres con servicios de hostelería.

Por último, para la tranquilidad de los arrendatarios, queremos señalar la existencia de seguros de alquiler que cubren las situaciones detalladas anteriormente como el impago de rentas o suministros, actos vandálicos y defensa jurídica.

Fuente: libremercado.com y elaboración propia

 

Etiquetas: ,