RSS

Archivos Mensuales: abril 2015

Seguros para nuestros hijos

Portrait of happy family with young kidsEn España, todavía está muy extendida la opinión de que “ los que vengan atrás que arreen” y “ a mi eso no me pasará” Esta visión “de la calle”, aparte de lo que descubren las estadísticas sectoriales, están entre los motivos por los cuales la contratación de un seguro  parece no ser necesario, al considerar que la actividad cotidiana y profesional no entraña riesgos o no tener bienes significativos que asegurar permiten estar despreocupados. La cosa cambia, al menos parcialmente, cuando tenemos hijos; entonces ya no se trata sólo de una persona individual y sus riesgos, sino que entra en juego toda la seguridad y estabilidad de la familia.

Sin duda la llegada de los hijos, produce cambios en nuestras preferencias y pasan a ocupar un puesto relevante, son el bien más preciado que podemos tener, y nuestra obligación es cuidarlos, guiarlos y darles afecto. Cuidarlos, velar por su seguridad,protegerlos para que nada malo les ocurra y tengan todas sus necesidades garantizadas. Esta protección tiene dos fases bien definidas: Menores de Edad y Mayores de Edad.

A los Menores de Edad debemos protegerles en la salud y los estudios fundamentalmente:

  • Seguro de salud. Aunque contamos con una de las sanidades públicas más avanzadas del mundo, su saturación y disminución de recursos pueden hacer que la atención para los niños no sea todo lo inmediata que necesitaríamos ante una urgencia, o ante una visita rutinaria o para acceder a un especialista. Para garantizar la mejor atención en el momento necesario la única solución es la contratación de un seguro médico para toda la familia.
  • Seguro de accidente. Muchas de las actividades de los niños, por inofensivas que parezcan, pueden desembocar en un accidente: correr, hacer deporte, saltar… Incluso si el accidente llega a ser grave, podría crearle una incapacidad para continuar su vida normal y sus estudios. Cubrir estas eventualidades puede salvar la economía y estabilidad familiar.
  • Planes de previsión y ahorro. Los planes de ahorro, por su rentabilidad y condiciones fiscales, son una excelente opción para reservar una parte de nuestros recursos para el futuro, pudiendo cubrir así las necesidades económicas de nuestros hijos en el futuro. Uno de los destinos más útiles para este ahorro puede ser la educación, ya que afrontar los gastos universitarios, postgrados, etc. y especialmente si se opta por centros privados, puede suponer un desembolso muy importante para la unidad familiar.

Los Mayores de Edad, incrementan sus necesidades con la práctica deportiva profesional o como aficionados (caza, pesca, hípica, vela, bicicleta, montañismo, golf, carreras, esquí, snowboard…), ocio activo y pasivo (senderismo, voluntariado, plataformas de participación ciudadana, ONG, manifestaciones, compras online, uso de redes sociales). Viajes al extranjero por estudios, becas, prácticas profesionales, intercambios. Uso de Vehículos a Motor que necesitan obligatoriamente seguro para circular, tales como automóviles, motos, vuelo con y sin motor, coches de golf, patines motorizados.  Sin duda los hijos deben ocupar un lugar muy importante a la hora de contratar un seguro. Pensar en ellos es también garantizar nuestra tranquilidad y estabilidad en el futuro. Asunto tan complejo debe confiarse a una empresa de Correduría de Seguros.

Fuente: abcdelbebe.com y elaboración propia

 

Anuncios
 

Etiquetas: ,

Factores que afectan al precio del seguro médico

Ahorro en seguro médicoEn España  ya somos más de 9 millones las personas que tenemos contratado un seguro de salud,  la mayoría particulares con familiares a su cargo. Si comparáramos con otros países occidentales o concretamente con EE.UU., veríamos que, en nuestro país, la penetración de este tipo de productos y servicios sanitarios es muy baja, debido en gran medida a que contamos  con uno de los sistemas sanitarios más competentes a nivel mundial. Sin embargo, los usuarios que buscan un servicio médico-hospitalario más rápido (las listas de espera en el sistema público pueden poner en riesgo nuestra salud y afectan al rendimiento en la empresa) y con acceso directo a especialistas, buscan la atención ágil y personalizada para su salud.

A la hora de contratar un seguro de salud, existen factores que afectan al precio que pagamos por nuestra póliza, entre los que señalamos los más relevantes:

  • La edad: es prácticamente el factor más importante. El mejor momento para contratar una póliza es la juventud/madurez, ya que las visitas al médico suelen ser más reducidas y por tanto la cuota también. Sin embargo, a partir de los 65-70 años puede incluso resultar complicado encontrar una aseguradora. También si hay un bebé en la unidad familiar el coste aumenta, al implicar bastantes gastos pediátricos.
  • El sexo: ya no es un factor diferenciador , sin embargo , el precio del seguro para una mujer en edad de tener hijos es mayor, debido al coste que puede tener la atención al embarazo y el parto, es decir presenta un mayor riesgo, de forma idéntica en el caso del hombre a partir de los 50 años de edad. Hay compañías de seguros que permiten contratar ésta cobertura de forma opcional porque la mujer tiene derecho a decidir sobre su maternidad.
  • El historial médico: también si el asegurado tiene un historial médico con alguna enfermedad preexistente, aquellas manifestadas antes de contratar el seguro, o que requiera seguimiento, el precio de la póliza será mayor al prever una mayor cantidad de visitas y gastos médicos. Esta circunstancia representa el mayor riesgo cuando se toma la decisión de cambiar de aseguradora, sin el asesoramiento profesional de una Correduría de Seguros.
  • La zona geográfica: en España el precio de la póliza varía considerablemente en función de la región en la que residimos; así, por ejemplo, mientras que en Navarra la media por un seguro es de 159€/mes, en Asturias podemos obtener el mismo servicio por 85€. En éstas diferencias están contempladas servicios y coberturas distintas.

Obviamente también la solvencia de la compañía aseguradora elegida será un factor influyente en el precio de la póliza. Al identificar estos elementos diferenciadores a tener en cuenta, lo más eficaz para contar con un seguro que se adapte a todas nuestras necesidades y al mejor precio, es contar con el servicio de una Correduría de seguros, que en función de nuestro perfil y del análisis objetivo del mercado ayudará a elegir la mejor opción.

Fuente:Expansion.com y elaboración propia

 

Etiquetas:

¿Por qué el inquilino también necesita un seguro?

seguro inquilinoCuando hablamos de contratar un seguro para una vivienda arrendada, se suele pensar que es sólo el arrendador quien debe hacerlo, al ser el propietario de la vivienda y necesitar además cubrir el  riesgo del impago  por parte del inquilino. Vamos pues a derrumbar tal mito, también el arrendatario o inquilino y hasta el usuario habitual, necesita una póliza que le proteja sus bienes, así como la posible responsabilidad civil en caso de que la vivienda sufra algún daño o se produzcan daños a terceros. Así lo establece el Código Civil, quien causa un daño tiene que responder por el mismo.

Despejadas las dudas, si acaso existían, analizaremos a continuación el tipo de seguro que necesita un inquilino y los servicios a contratar. Para ello haremos un resumen de los principales elementos y situaciones que deben contemplarse en la póliza de un arrendatario:

  1. Responsabilidad civil. Si algún daño en la vivienda es responsabilidad del inquilino, la póliza del arrendador no se hará cargo, y el inquilino debería reparar el daño de su propio bolsillo. Si se incluye en la póliza del inquilino la responsabilidad civil, se podrá cubrir tanto la responsabilidad civil locativa (daños ocasionados en la vivienda) como la responsabilidad civil familiar (daños ocasionados a terceros).
  1. Contenido. Incluso si el piso que se alquila tiene mobiliario del propietario, en la vivienda habrá también pertenencias del inquilino (enseres, equipamiento electrónico, dinero, joyas, tarjetas de crédito, etc.) que en caso de robo no estarían cubiertas por la póliza del propietario. El inquilino debe declarar sus pertenencias en su propia póliza, y asegurarse que su valor esté actualizado.
  1. Continente. También pueden surgir situaciones en que el arrendatario sufra daños en la propia vivienda, o en reformas o modificaciones que haya hecho en ella, y que no son cubiertas por el arrendador, por ejemplo papel pintado, elementos decorativos fijos etc.

Las situaciones en que un inquilino puede necesitar una póliza del seguro (ya que en caso contrario la aseguradora del propietario le reclamará todos los gastos) pueden ser muy variadas: desde un incendio ocasionado por un electrodoméstico o un descuido del arrendatario, pasando por un problema de humedad o inundación ocasionado por el inquilino, hasta un daño ocasionado por un animal de compañía de su propiedad. Son muchos y variados los casos y situaciones en los que puede verse afectado e involucrado el arrendatario y que pueden tener consecuencias críticas para su economía o incluso para su familia en aquellos supuestos de estudiantes o hijos no emancipados oficialmente. Aquí exponemos algunos, pero  sobran motivos para recomendar que el inquilino también contrate su propio seguro para la vivienda que durante un tiempo determinado será su hogar. Con un seguro de responsabilidad civil que tiene un costo de 90 euros al año se pueden ahorrar muchos disgustos.

 

Fuente: Blog de David Torío y elaboración propia

 

Etiquetas:

Aumento alarmante del fraude al seguro

fraude al seguroEl fraude y la picaresca en nuestro país quedó inmortalizado en la literatura y es una característica por la que nos identifican en el exterior, también ahora para beneficiarse del seguro, por tanto no es algo nuevo; Desde el inicio de la crisis aumentó exponencialmente, y ya no sólo a nivel particular, sino también mediante tramas organizadas para este tipo de estafas, o a través de profesionales  que idean el fraude para obtener parte del beneficio. Las estadísticas del sector asegurador las elabora ICEA( Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras). En el último ejercicio hubo más de 160.000 intentos de engaño y la inversión de las aseguradoras en investigar posibles frauden superó los 11 millones de euros.

Los fraudes más frecuentes podrían clasificarse en tres tipos:

  • El oportunista, que aprovecha un siniestro para introducir daños anteriores. Es el más frecuente (57% de los casos), aunque el que implica menores cantidades.
  • El premeditado, donde se idea un accidente o daño (incendio, robo…) con el único objetivo de beneficiarse del seguro.
  • El profesional, aunque el que menor volumen supone es el más preocupante, al implicar cantidades mayores y ser más difícil de detectar; por ejemplo, tramas dedicadas a la compra de automóviles para fingir robos o accidentes.

El seguro que concentra más intentos de fraude con diferencia es el seguro de coche, además de los seguros multirriesgo. Las empresas ya presentan intentos de fraude por encima del 30 % sobre el total descubierto y además está teniendo mayor incidencia en las regiones donde se padecen mayores dificultades económicas, especialmente en Ceuta y Andalucía. En un reciente caso, un cliente nuestro recibió una reclamación de una anciana por una caída en un centro comercial, previamente había rociado el suelo con agua. Hoy las cámaras lo ven todo.

A pesar de este aumento de la pillería, la gran mayoría de los casos son detectados y el estafador no consigue su objetivo. Otro motivo más para no pensar en jugar con el seguro, ya que las consecuencias posteriores a nuestro intento de estafa pueden tener consecuencias muy negativas sobre nuestra seguridad y la de nuestros seres queridos.

Fuente: elmundo.es y elaboración propia

 

Etiquetas: , ,