RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2016

Sistema de jubilación en los autónomos

jubilacion_autonomo_vidacaixa_750x400.jpg

Infografía: La Caixa

La semana pasada reflexionábamos sobre la preocupación creciente en torno a la jubilación y la sostenibilidad de las pensiones en este artículo, preocupación que en el caso de los trabajadores autónomos es sensiblemente mayor, debido a que la mayoría de los autónomos que llegan a la edad de jubilación obtienen unas pensiones menores a las de los jubilados que han estado contratados por cuenta ajena, diferencia que el Ministerio de Empleo cuantifica en 463 euros mensuales.

Pero, ¿cuál es el sistema de jubilación actual de los autónomos? Tras la reforma del sistema de pensiones en 2013, las condiciones de jubilación del autónomo en el nuevo sistema se calculan en base a las mismas normas genéricas que afectan a todos los trabajadores:

  • Edad de jubilación del autónomo: 65 años y un mes, que se aumentará de forma paulatina hasta los 67 años hasta el año 2027.
  • Se establece la jubilación anticipada voluntaria para los trabajadores por cuenta propia a partir de los 63 años y con al menos 35 años cotizados.
  • Período mínimo de cotización: 15 años, de los cuales al menos 2 deberán estar comprendidos dentro de los últimos 15 años de trabajo.
  • Cuantía: dependerá de la cantidad que se haya cotizado en la cuota de autónomos y del número de años cotizados.

Así que para calcular la pensión habrá que realizar las estimaciones en base a los criterios aprobados en la reforma de las pensiones. No es tan sencillo de hacer, ya que depende de los años trabajados, del salario que se haya tenido en cada momento y de diversos factores más.

Una práctica habitual antes de esta reforma, con objeto de incrementar sustancialmente su pensión, consistía en aumentar la cotización a la Seguridad Social a partir de los 48 años. Sin embargo, una de las consecuencias más importantes para los autónomos de la reforma de las pensiones es que para conseguir la pensión máxima tienen que incrementar a partir de los 42 años sus cuotas a la seguridad social hasta aproximadamente 500 o 600 euros. Además deberán cotizar ininterrumpidamente desde los 30 años.

Por lo tanto, para conseguir una pensión digna deben incrementar su base de cotización antes de los 47 años conforme a las bases y tipos de cotización vigentes en 2016, de manera que a partir de los 48 años la cuota mensual de autónomos ascendiese al menos a entre 500 y 600 euros, con objeto de incrementar la Base de cálculo, dependiendo de si optan o están obligados a cotizar por cese de actividad y/o accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. La pensión pública futura es compatible con otros métodos de ahorro privado, seguros y rentables.

Ante esta situación, para tener una pensión digna es especialmente aconsejable en el caso de los autónomos complementar la pensión del estado siguiendo las recomendaciones de una correduría de seguros especializada.

Fuente: infoautonomos.eleconomista.es y elaboración propia

Anuncios
 
 

Resultados de la evolución de los ingresos por primas del sector en el primer semestre de 2016

lic11.jpg

Recientemente se han hecho públicos los resultados de la evolución de los ingresos por primas del sector en el primer semestre de 2016. Según los datos recogidos por ICEA (servicio de estadísticas y estudios del sector seguros en España) el sector acelera su evolución y crece a un ritmo del 13% en el primer trimestre del año. Es un sector sólido.

Este aumento de la facturación total es consecuencia del fuerte tirón en los ingresos del ramo de  Vida. Desde enero hasta ahora, estos productos han captado un total de 13.300 millones de euros, 4.000 más que en el mismo periodo de 2015, creciendo la venta casi un 40% con respecto a los mismos meses del año pasado.

Las estadísticas reflejan, asimismo, que el ahorro gestionado en productos de seguro de Vida, medido a través de las provisiones técnicas, alcanzó los 173.005 millones de euros al cierre del primer semestre del año. Una cantidad nada desdeñable que supone un incremento interanual del 4,73%, un 3,29% más desde enero. Los españoles nos parecen más a nuestros vecinos europeos, confiamos más en el seguro que en la banca.

Los seguros de vida ahorro, como otro tipo de pólizas, sufrieron un descenso de contratación durante estos años de crisis económica. Pero poco a poco se han ido recuperando y actualmente se han convertido en un producto muy demandado, no solo por personas que quieren garantizar la estabilidad económica de su familia, sino también por inversores que quieren sacar una rentabilidad a su dinero en una coyuntura de bajos tipos de interés y a los incentivos fiscales que tienen asociados este tipo de productos. Entre este tipo de seguros se incluyen los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), las rentas vitalicias o los seguros individuales de ahorro a largo plazo (Sialp). Distintas opciones de medio y largo plazo para circunstancias personales diferentes.

Por otro lado, el negocio de No Vida mantiene las tasas de crecimiento en torno al 4%. Todas las modalidades evolucionan en positivo, siendo el dato más significativo la evolución de seguros de coche, que no solo confirma su recuperación sino que, con un incremento de las primas del 4,8%, es el negocio de No Vida que más ha incrementado su negocio en el semestre.

Fuente: inese.es y elaboración propia

 
 

Derechos de los consumidores a la hora de contratar seguros con hipoteca

estoy-obligado-a-contratar-seguro-de-vida-con-la-hipoteca.jpg

Es bastante desconocido por la mayoría de los ciudadanos que la banca no puede obligar a ningún particular ni a ninguna empresa a contratar un seguro cuando le vende otros productos financieros como, por ejemplo, una hipoteca.

Sin embargo, los seguros están muy presentes en toda la oferta hipotecaria, por eso, veamos qué derechos tienen los consumidores a la hora de contratar seguros con la hipoteca:

  • Según la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) del Ministerio de Economía, la legislación vigente no obliga a contratar ningún seguro junto con la hipoteca, salvo el seguro de hogar, solamente si está titulizado y puede contratarse con cualquier compañía, que ofrecerá mejor precio y condiciones.
  • Aunque el seguro de vida no es obligatorio, en caso de contratarlo, el asegurado debe saber que la ley le da el derecho de dar marcha atrás en todo seguro de vida de duración superior a seis meses sin tener que dar explicación alguna. El tomador del seguro tendrá derecho a la devolución de la prima que hubiera pagado, salvo la parte correspondiente al periodo de tiempo en que el contrato hubiera tenido vigencia.
  • Podemos elegir entre un seguro de prima única financiada (PUF) o un seguro de pago anual. Los seguros PUF, son los seguros vinculados a una hipoteca que no se pagan en cuota anual, sino que el banco suma su coste al monto del préstamo, de forma que el coste del seguro se paga de forma diluida en la cuota mensual que pagamos al banco. Los seguros PUF pueden ser una ventaja para el recién hipotecado que acaba de dar una entrada importante, ya que le ahorra un desembolso inicial, pero a la larga acabaremos pagando mucho más por el seguro de lo que pagaríamos si lo hiciéramos al principio a tocateja o en cuotas anuales ya que le tendremos que sumar el interés que nos aplican en la hipoteca.
  • Los seguros PUF no pueden contratarse a más de 10 años. De acuerdo con el artículo 22 de la Ley 50/1980, el plazo máximo que pueden alcanzar estos seguros es de 10 años, aunque pueden realizarse prórrogas de una duración anual o inferior. Además, si hemos firmado un seguro PUF de diez años y amortizamos la hipoteca antes de tiempo, el banco debe devolvernos la diferencia correspondiente.

Es muy posible que al firmar dicha hipoteca en el banco no informen ni orienten adecuadamente, de hecho no son profesionales ni tampoco independientes. Sabiendo qué seguros son obligatorios y cuales recomendables, y que tenemos derecho a contratar el que mejor se adapte a lo que necesitamos, es conveniente contrastar entre toda la oferta aseguradora y no quedarnos sólo con la aseguradora que trabaja para el banco que nos concede la financiación. Ahí entra la figura de nuestro asesor en la materia, ya que la correduría de seguros es la figura que mejor conoce las necesidades del cliente y la oferta existente.

Fuente: helpmycash.com y elaboración propia

 
 

¿Qué excluyen las pólizas de seguros de accidentes?

tumblr_mqqdea1Xak1s5tlmxo1_500.png

En un capítulo de Los Simpsons (que retrata las disparatadas vivencias de una familia estadounidense pero en cierta manera es un reflejo de aquella sociedad), una Marge preocupada por quedarse viuda y a cargo de tres hijos, debido a los continuos accidentes que sufre su marido Homer por sus continuas torpezas, le aconseja hacerse un seguro de vida. Homer acepta y al día siguiente ambos van a solicitarlo, pero Homer es calificado como “No Asegurable” al declarar que ha sufrido varias embolias, infartos y fumar para “parecer un hombre de mundo”.

Aunque se trata ficción, en la realidad hay ciertos factores de riesgo valorables que condicionan la póliza de accidentes y su cálculo como el riesgo de salud, de edad, moral, financiero, riesgo subjetivo (situación socio-económica, personal o familiar, hábitos, moralidad, antecedentes personales) que influirá en el estudio del riesgo, el riesgo ocupacional (principal concepto a tener en cuenta en el seguro de accidentes) y riesgo extra-profesional, que incluye toda la información necesaria sobre aficiones, deportes que practica, etc. Cuando se trata de hacer un seguro de 24 horas. Si Homer existiera en la vida real seguramente sería rechazado por todas las aseguradoras al valorar todos los factores anteriores con un nivel de riesgo altísimo, o en el supuesto más benévolo tendría que pagar una sobreprima por ser “un riesgo agravado”.

Es muy difícil llegar al nivel de Homer Simpson, pero sí existen ciertos factores de riesgo que hacen a las personas no asegurables, en principio, bajo las normas de suscripción de las Aseguradoras. Sería un impedimento para otorgar una póliza padecer o haber padecido enfermedades graves de tipo neurológicas, cardiovasculares y oncológicas. Sin embargo no es limitativo en todos los casos, y dependerá de la evaluación médica, de la información que proporcione el médico, del estado de salud actual de la persona y su estilo de vida, factor que tiene un gran peso, por ejemplo conducir motocicletas, trabajar en horario nocturno, tener sobrepeso, practicar esgrima, utilizar armas.

Afortunadamente nadie es como Homer Simpson en cuanto a riesgos se refiere, aunque más de una vez nos hayamos sentido identificados con él en otros aspectos mientras veíamos algún capítulo.

Fuente: canalasegurador.es y elaboración propia